Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comEn setiembre de 1993, Argentina era favorita para vencer a Colombia en Buenos Aires y clasificar directamente a Estados Unidos 1994. El 0-5 fue el resultado más sorprendente que muchos podemos recordar. ¿Pero qué pasaba si Valderrama, Asprilla y compañía no eran tan irreverentes?

 

”El partido está 1-0 a favor de Colombia en 42 minutos del primer tiempo. El autor del gol: Freddy Rincón (…) Asprilaaa [sic] señoras y señores, en cinco minutos el partido está 2-0. El autor del gol: el jugador Faustino Asprila (…) El ‘Tren’ Valencia que no alcanza, Rincóoon: señoras y señores, el partido está 3-0 en 28 minutos 30 segundos (…) En estos momentos hay que evitar que Colombia haga otro gol y que Paraguay lo haga en Lima. Arranca otra vez Asprila: señoras y señores el partido está 4-0 en 30 minutos (…) Este es Asprilla, la pedía por adentro Valencia: el partido está 5-0 en 39 minutos del segundo tiempo (…) Final del encuentro aquí en el estadio Monumental de la República Argentina: el seleccionado local acaba de caer frente a Colombia por 5-0.”

Era imposible que creyera el más fanático de los colombianos -o cualquier aficionado del fútbol en el mundo- antes de que se jugara ese partido, el 5 de setiembre de 1993, que el resultado final pudiera ser ese. Sufrieron, en la cancha, los argentinos Goycochea, Saldaña, Borelli, Ruggeri, Altamirano, Zapata, Redondo (luego Acosta desde los 69’), Simeone, Leonardo Rodríguez (luego Claudio García desde los 54’), Medina Bello y Batistuta. El técnico, Alfio Basile, también lo hizo al igual que todo su país. Los que lo gozaron fueron Oscar Córdoba, Herrera, Perea, Alexis Mendoza, Wilson Pérez, Leonel Alvarez, Gabriel Gómez, Carlos Valderrama, Freddy Rincón, Faustino Asprilla y Adolfo Valencia; ninguno de ellos fue cambiado por el entrenador Francisco Maturana. Once nombres grabados en letras doradas, para siempre, en la memoria del pueblo colombiano.

 

El más pesimista de los argentinos jamás habría imaginado que su selección, por entonces bicampeona de América y subcampeona del mundo, podía caer de un modo tan humillante en cancha propia como nunca antes había sucedido en la historia. Ni siquiera frente a los más poderosos rivales, por las Eliminatorias a un Mundial. A ese partido, Colombia llegó con ocho puntos y Argentina, con siete; se esperaba el triunfo local, que lo colocaba directamente en Estados Unidos 1994 y a los colombianos, en el repechaje frente a Australia. Al final, como se oye en la narración, Argentina terminó rogando que Paraguay no derrotara a los peruanos para poder jugar esos partidos de ida y vuelta frente a los de Oceanía, en otro resultado que también habría podido cambiar la historia. Pero habría sido más lógico que Batistuta, goleador en la Copa América de Chile 1991 y segundo artillero de Ecuador 1993, les marcara uno o dos goles a los cafeteros y que el agua pelotera siguiera su cauce de siempre. ¿Cómo así pudo cambiar específicamente la historia del 0-5 más célebre del fútbol sudamericano?

Sin bandeja, paisa

El 'Tino' Asprilla corre tras abrir el marcador en cancha de River. Fue la primera estocada de una jornada histórica. (Foto: revista El Gráfico)En el camerino colombiano, tras aquel 0-5 había una sola cara que no cuadraba con todas las demás, más que justificadamente jubilosas. Era la de Hernán Darío Gómez y fue advertida por Maturana; cuando el técnico le preguntó a su asistente a qué se debía, el ‘Bolillo’ le respondió: “Nos jodimos, Pacho; ahora tenemos que ser campeones del mundo”. Muy sabio, Gómez; no se equivocó, pues en Colombia se desató una euforia desconocida que improbablemente vuelva a repetirse. En Bogotá, Cali o Barranquilla, se encontraba a la gente confiada en que su selección se consagraría en Estados Unidos.

De no haberse dado semejante resultado, la selección cafetera no entraba al mapa de los favoritos. No habría habido esa esperanza que se quebró tan tristemente en Norteamérica con cada gol de los rumanos. Esa tristeza no fue tan grande como la que tuvo el universo fútbol al enterarse que Andrés Escobar fue asesinado por haber marcado ese maldito autogol ante el local. Sin el 0-5, quizá hoy Andrés estaría en Argentina como miembro del cuerpo técnico de su país.

¿Adónde habría llegado esta generación colombiana con un resultado menos estrepitoso? (Foto: revista El Gráfico)Los jugadores, quizá, no hubieran tenido el destino cómodo que tuvieron. Solo los puertos a los que llegaron fueron simpáticos, pues sus historias no estuvieron a la altura. El ‘Tren’ Valencia se descarriló en el Atlético de Madrid; Freddy Rincón llegó al Real Madrid, donde lo mandaron a su apellido, con orejas de burro por sus malas actuaciones; Faustino Asprilla no fue ni la quinta parte de lo que alcanzó a ser Solano en el Newcastle United; y el ‘Pibe’ Valderrama, bueno, él es intocable siempre. A la mayoría de esos colombianos le fue mal adonde llegó. La excepción más notable fue Óscar Cordoba, campeón de todo con Boca Juniors, pero quizá nunca habría sido xeneize si su selección no hubiera hecho ese inolvidable partido.

Incluso hoy día, 18 años después, se sigue viendo el resultado de aquel "vale" en Buenos Aires. Cualquier jugador colombiano es figura en el campeonato argentino. Los gauchos, que hasta antes de ese partido no mostraban respeto por el fútbol de nadie sino solo por el propio, ahora endiosan a los cafeteros y les dan cabida (quizás exagerada) en su medio.

El barrilete se quedaba en su planeta

Goycochea fue la víctima culpabilizada de arremetidas como la de Rincón; ¿y el resto de la Argentina, qué? (Foto: revista El Gráfico)De no haber existido nunca el 0-5, jamás se habría podido comprobar que el barrilete cósmico no vino de ningún otro planeta. Diego Armando Maradona, aunque a muchos aún nos duela haberlo descubierto, es un ser humano. Un mortal como usted o como yo. A él lo llamaron para apagar el incendio que se generó a partir de aquella goleada. Se instaló la desconfianza en un plantel que había reinado en América -sin él- y en el mundo entero -con él-. Le respondió a su gente; fue el líder en ese repechaje frente a aquella Australia que todavía no era lo que es ahora.

Empezó a esbozar un retorno magnífico con el empate en Sidney y el triunfo ajustado en Buenos Aires, pero eso debió ser un indicio de que ya no estaba para la gran competencia. Sin el 0-5, Maradona no hubiera tenido que regresar de un retiro que debió ser el definitivo; no habría fabricado ilusiones de papel en la repesca y no habría escrito las líneas más penosas de su historia en Estados Unidos 1994. Allí empezó bien, hasta con un gol a los griegos, pero se fue por las patas de los caballos por meter la suya hasta el fondo con esa efedrina maligna.

Maradona no habría estado ante Australia, quizá, de no haber mediado el 0-5. (Foto: statictvazteca.com)Sin ese 0-5, ese buen equipo argentino no se habría vuelto maradonadependiente como sucedió. Habría seguido siendo un equipo. No se habría asesinado a gritos ni abucheos a los que llevaron las ‘10’ albiceleste inmediatamente después (pregúntenle a Marcelo Gallardo si el numerito no pesaba su valor en toneladas) y quizá Argentina podría haber hecho al menos un Mundial más decente que los que hizo desde entonces hasta aquí. Vive a la sombra del recuerdo de uno de los más grandes jugadores de la historia y continúa así esperando al heredero, a un 'Messías'.

Todo gira en torno de Diego Armando; si se hubiera quedado en el retiro, sería comentarista y no técnico de fútbol. No habria estado al frente de la selección de su país en Sudáfrica. Ese lugar debió ocuparlo un director técnico con mayor capacidad; quizá Alfio Basile a quien reemplazó en el puesto y que, lo que son las cosas, fue el último entrenador que le dio indicaciones con la albiceleste sobre el pecho.

La única verdad es la realidad

La gran pregunta es cuál de los dos seleccionados acabó trastabillando más con aquel resultado del 5 de setiembre de 1993. (Foto: futbolred.com)Lo cierto es que el 0-5 se dio. Colombia se agrandó sin ser grande y Argentina se achicó sin ser chico. Cambiaron las mentalidades de ambas naciones después de ese partido, pero el brillo de las estrellas no combina con los colores de Colombia. La arrogancia argentina se está evaporando y dudan de sus capacidades, que son superiores a los resultados obtenidos desde entonces.

El crecimiento de Colombia está bien, pero debe sostenerlo en el tiempo. Argentina debe entender que el fútbol no se juega con uno solo y diez a su alrededor para acompañarlo. Ambas selecciones pueden conseguir logros mucho más altos, pero siguen afectados por un partido jugado hace ya mucho. Que lo superen: de otro modo habrá que reconocer que mejor habría sido que toda la belleza de ese partido inolvidable del 'Pibe' Valderrama, el 'Tino' Asprilla y demás no hubiera existido jamás.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com

Fotos: revista El Gráfico; futbolred.com; statictvazteca.com

Comentarios (7)add
...
escrito por carlo , julio 06, 2011
bien escrito. y pensar que el estilo de aquella seleccion colombia como le llaman los cafeteros nos traia los mejores recuerdos de el peru de los 70's 80's. Quiza otro equipo endiosado en su momento...
...
escrito por Memo , julio 06, 2011
Es de lo mejor que han publicado recientemente, felicitaciones y muchas gracias.
...
escrito por danfer , julio 08, 2011
Es cierto, la soberbia los mató a los colombianos en el 94 justo por este resultado, cuando al final se consiguió poco -o nada, en materia de títulos-; recuerdo aún cuando en una transmisión de futbol local a Luis Arias Schreiber le preguntaron sobre el desempeño de los cafeteros, y -si no me equivoco- respondió que era un estilo antiguo para jugar el futbol para ese entonces, que debía ser más tecnico y dinámico; no lo creí en un inicio, pero al ver lo que los rumanos le hicieron e incluso los americanos - dirigidos por B Milutinovic- no le faltaba razón, como no le faltó razón al "Bolillo" al sentenciar el futuro del equipo. Por otro lado, que duda cabe, no estuviera Argentina aún sufriendo de maradonadependencia. Felicitaciones por el artículo, muy bueno en verdad
...
escrito por Raul , julio 08, 2011
Muy buen articulo , ese magnífico partido de los colombianos creo que aún marca un antes y un después en la historia de aquellas selecciones. Lamentablemente fué tanta la expectativa que generaron los colombianos en el Mundial del 94 que fue un golpe durisimo de asimilar para ellos la eliminacion en primera ronda en ese campeonato. Saludos y felicitaciones.
...
escrito por Julio Cesar , julio 08, 2011
Saludos a todos. El tope maximo de toda la historia del futbol colombiano. Una generacion de futbolistas irrepetibles desde la aparicion del Pibe Valderrama y depues se fueron sumando otros jugadores y fueron armando un equipo compacto y homogeneo desde la Copa America del 87 , del 89 , Italia 90, Copa America del 91 y 93. El 0-5 fue algo que quedara para siempre en toda Colombia como nos pasa a nosotros con el 2-2 con Argentina en el 69 o el 1-2 a Uruguay en el 81. Jose Sanffilipo le dio con todo a Goycochea despues del partido culpandolo de todos los goles porque segun el se comio todos los amagues. Opinion que no comparto porque si la defensa argentina no agarraba nada Sanffilipo solo busco un chivo expiatorio que fue el Goyco. Parece que Sanffilipo solo busco figuretear porque en el programa que vi en youtube no alabo la superioridad colombiana. Me acuerdo de la final de Francia 98 y todos decian que mal jugo Brasil pero no dicen que Francia fue superior y lo gano bien. Si vemos bien el video del 0-5 , en mi opinion los dos goles de Rincon estan bien elaborados , en los dos de Asprilla en el primero me deja la sensacion de que este se pudo evitar , el segundo es falla de Borelli y el quinto nada que hacer como le paso a Argentina en el ultimo mundial despues del 3-0 se fue con todo para descontar y Alemania le hace el cuarto. Recuerdo el 6-0 con Argentina en el 78 y Quiroga no tuvo culpa en los goles y uno de Luque en la linea me parece off side hasta el dia de hoy. Goyco no tapo en el Mundial del 94 parece que el 0-5 lo quemo. Cuando contratamos a Maturana para las eliminatorias del 2,002 el periodista Fernando Niembro comento que con Maturana de entrenador nuestro juego se volveria predecible, coincidencia o no, no nos fue bien y Maturana se tuvo que ir. Una correccion el la foto despues del titulo Sin bandeja paisa el autor del gol es Rincon. Muchas gracias por su atencion.
...
escrito por lolo de caujul , julio 11, 2011
No es la primera goleada de Colombia ante Argentina, recordemos el 3-0 de la copa América 99 que paso a la historia con los tres penales errados de Palermo. Pero desde aquel 5-0, Colombia se convirtio en una piedra en el zapato de Argentina. Cuanta razon la del bolillo Gomez, no solo Colombia, todo Sudamérica los veia favoritos en 1994 pero la verdad de una eliminatoria no es la verdad del mundial. La Argentina de Bielsa se paseo en la liguilla sudamericana en el 2001 y regresaron eliminados a las primeras de turno del mundial asiatico. Paso lo mismo con esa generacion colombiana que supo dominar a los cuadros sudamericanos con ese famoso toque aplaudido y sacralizado aqui pero que fracaso estrepitosamente ante el mejor futbol de los rumanos que destrozaron a todo un estilo en el Rose Bowl de Los Angeles, el 18 de junio de 1994.
...
escrito por Julio Cesar , junio 22, 2013
Saludos para todos. Voy a compartir dos anecdotas que lei referen- te a este equipo. En este partido historico en el minuto 86 fueron a disputar de cabeza Simeone y el Tren Valencia y el argentino le propino un codazo para roja directa al Tren Valencia, el partido estuvo parado varios minutos y mientras atendian a Valencia sus companeros Perea , Wilson Perez y Leonel Alvarez le reclamaban al juez uruguayo Ernesto Filippi que lo expulse a Simeone. Se le acerca al juez Gabriel "Barrabas" Gomez y le dice al oido :- No lo vaya a echar Sr. Juez , no lo vaya a sacar del partido porque despues dicen que les ganamos porque tenian 10 hombres. No nos vaya a hacer eso. El juez uruguayo le contesto con el orgullo de la celeste y para desfiar la arrogancia argentina le respondio :
- No lo echo pero haganles otro gol a esos HijosDP.

La otra anecdota es del pibe Valderrama que en los 80's cuando jugaba con las medias abajo y no habia tanta regla estricta con las medias un periodista le pregunto:- Porque juega Ud. con las medias abajo ? ; y el pibe respondio : - Porque soy un jugador de clase media baja. Gracias por su atencion.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy