Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.comEn las eliminatorias de 1993, Perú hizo un papel lamentable. Sin embargo, contra lo pensado, empató ante Paraguay en la última fecha, lo que permitió la clasificación de Argentina pese a su derrota 0-5 ante Colombia. ¿Y si se perdía ante los guaraníes en Lima?

 

Aquel 5 de setiembre de 1993, el aficionado local se encontraba desconsolado y resignado. Eso, por la época, se empezaba a hacer costumbre. La selección peruana atravesaba por uno de sus momentos futbolísticos más desagradables, y el saldo de las eliminatorias para el Mundial de Estados Unidos 1994 resultaba vergonzoso: Perú marchaba último con cero puntos y sin chances de clasificar. Además, en cifras, igualaba su peor campaña, la que realizó bajo el mando del brasileño José Macía 'Pepe' en las eliminatorias para Italia 1990 (aunque, tras su salida, fue relevado en el último cotejo por Percy 'Trucha' Rojas).

El primer gol peruano de aquella increíble tarde. Apenas a los 12', Muchotrigo se barría así para establecer la ventaja blanquirroja. (Recorte: diario El Comercio, suplemento Deporte Total)Aquella tarde gris, la blanquirroja enfrentaba a Paraguay en un duelo para salvar el honor. Los guaraníes, en cambio, tenían posibilidades remotas de acceder al repechaje: necesitaban ganar en Lima -lo aparentemente fácil- y esperar -esto era lo difícil, casi imposible- que Argentina fuera goleada por Colombia en el Monumental de River por cuatro goles de diferencia. Pues bien, los astros se invirtieron: los albicelestes sufrieron un humillante 0-5 en casa que los pudo dejar fuera del Mundial si la selección peruana, contra todo pronóstico, no hubiera obtenido su único punto en las Eliminatorias al igualar 2-2 contra los guaraníes.

¿Qué habría pasado si Perú perdía ante Paraguay? Esa es la pregunta que, a partir de la amable sugerencia del lector Julio Panduro, DeChalaca.com se plantea en esta nueva entrega del Virtual Replay, trazando como punto de partida el inicio del calvario con aquel proceso que lideró el tristemente recordado Vladimir Popovic.


> Síguenos en Facebook y Twitter <

Estrella en rojo

Arranca Muchotrigo ante la persecución de Celso Ayala. 'Arañita' jugó aquella tarde uno de sus mejores partidos con la blanquirroja. (Recorte: diario Ojo, suplemento deportivo Crack)Cuando el entrenador serbio llegó a Perú en octubre de 1992, se generó una gran expectativa. No tanta como la que hubo hace unos meses por la llegada de Sergio Markarián, pero sí tuvo la aprobación general. Popovic contaba con un cartel de técnico de primer nivel Mundial, puesto que había sido el ganador de la Copa Intercontinental con el Estrella Roja de su país apenas el año anterior. En aquella final, enfrentó y venció al Colo Colo de Chile por un contundente 3-0. Junto a él, trabajó como asistente técnico Juan Carlos Oblitas, quien había obtenido el título del Descentralizado con Sporting Cristal en 1991. En ese momento, era el campeón nacional vigente, con lo que el banco peruano, a priori, era de lo mejorcito que se podía pedir.

El comienzo de su campaña como DT de Perú fue relativamente bueno. Una victoria de 2-0 en Matute contra Argentinos Juniors y un 2-1 contra el DIM del 'Pibe' Valderrama en la reinauguración del alumbrado eléctrico del Nacional fue, sin embargo, el precedente a varias paridades frente a rivales como Ecuador, Honduras, Venezuela, Bielorrusia y Estados Unidos; este último en un estadio que no reunía las dimensiones reglamentarias (el Trabuco Hills, en California). Antes del partido ante los norteamericanos se sufrió una derrota frente a Rumania, en el Nacional y, posteriormente, ante el propio Ecuador en Quito.

Roberto Cabañas y Celso Ayala le ganan en el salto a 'Chemo' Del Solar. (Recorte: diario El Comercio, suplemento Deporte Total)Poco antes de viajar a Ecuador para disputar la Copa América de 1993, Popovic consiguió sus dos primeros triunfos frente Bolivia en Lima, por 1-0, y Venezuela en Arequipa, por 3-1. Nada para ilusionarse, teniendo en cuenta que las victorias se lograron frente a las dos peores selecciones de la región (en ese entonces). Y sin mencionar que Perú llevaba ya más de un lustro siendo un "patito feo" de Sudamérica, por lo que la afición no tenía muchas ganas de creer.

La Copa golondrina...

Que no iba a hacer el verano. En Cuenca, la selección peruana se sacudió de esa pobre imagen al ser la revelación y ganadora del ‘Grupo de la Muerte’. Empató 0-0 con Brasil en el debut y luego consiguió otro punto al igualar 1-1 con Paraguay, con un gol agónico de José del Solar. Después derrotó 1-0 a Chile, nuevamente con anotación del ‘Chemo’, de penal, y un tiro desde los doce pasos atajado por Miguel Miranda. En los octavos de final se perdió sin atenuantes por 4-2 contra México, pero ya se tenía la seguridad de haber mejorado y que se podía pelear la clasificación al Mundial. Luego se comprobó dolorosamente que no era así.

Reynoso sale limpio de la marca de Alfredo Mendoza. El delantero guaraní anotó los dos goles de su equipo. (Recorte: diario Expreso)Al mes siguiente, en julio, Uruguay se encargó de aterrizar forzadamente los altos sueños peruanos con dos derrotas "amistosas": 1-2 en Lima y 3-0 en Montevideo. No habían pasado ni 40 días de la Copa América cuando Perú tuvo que enfrentar a Argentina, Colombia y Paraguay en su intento por llegar al Mundial de Estados Unidos; no habían pasado ni 40 días cuando se derrumbó el castillito de arena que levantó Popovic. En Lima se cayó por la mínima diferencia frente a los albicelestes y cafeteros en las primeras dos fechas. Todavía se creía que había mala suerte, hasta que Perú perdió por 2-1 en Asunción contra Paraguay.

Entonces los peruanos nos dimos cuenta de que ese sería el tercer Mundial consecutivo al que no asistiríamos. Luego, el primer gol del ‘Chorri’ Roberto Palacios con Perú no alcanzó para salvar el honor en Buenos Aires: Argentina venció a la selección nacional por 2-1. La poca dignidad que le quedaba al equipo de todos se esfumó cuando viajó a Barranquilla para que la Colombia de Valderrama, Asprilla, Valencia y Maturana le encajara un doloroso 4-0, el 29 de agosto. Ese día, Perú recibió su primera goleada en contra en Eliminatorias a las Copas del Mundo -la derrota más abultada antes de eso había sido el 2-4 frente a Chile en la ruta al Mundial de México 1986-.

Con este golazo de tiro libre, Mendoza marcó el empate parcial paraguayo a un gol por lado. (Recorte: diario Ojo, suplemento deportivo Crack)No había más que hacer, ni vuelta que darle. Perú iba a ser el último de su grupo pasara lo que pasara en la fecha final y lo más probable era que se repitiera lo hecho cuatro años antes: lograr un récord perfecto de derrotas. Sin embargo, en una actitud insoportablemente positiva (¿por qué no jugaron así siempre?), Perú sacó lo mejor de sí en el último partido. En la fecha final, consiguió un trabajado empate 2-2 frente a Paraguay, con un recordado gol del ‘Camello’ Jorge Soto -el primero lo marcó Darío Muchotrigo, y los tantos guaraníes fueron obra de Alfredo Mendoza- y logró su primer punto en diez partidos eliminatorios. Por cierto, el que pasó al recuerdo tras ese partido fue Popovic, quien dejó de ser el técnico nacional con un saldo de tres victorias, ocho empates y diez derrotas en encuentros oficiales A-1.

Los que sí podían ir a Estados Unidos

Mientras que Perú hizo uno de los mayores papelones de su historia futbolera, sus rivales sí que hicieron bien su trabajo. Colombia y Paraguay se empataron mutuamente (0-0 y 1-1) en Barranquilla y Asunción. Argentina perdió 2-1 en Colombia, pero le sacó tres puntos a Paraguay (cuando un triunfo solo daba dos puntos al ganador) y todos ellos le habían ganado a Perú.

El inolvidable gol de Jorge Soto tras eludir a Chilavert para poner el 2-1 favorable a Perú. (Recorte: diario Ojo, suplemento deportivo Crack)Así llegaron las cuatro selecciones a la fecha final. Colombia era el líder con 8 puntos y una diferencia a favor de seis goles. Argentina tenía un punto menos y un saldo favorable de solo tres goles (por no golear a Perú). Paraguay aparecía con cinco puntos y una diferencia de gol negativa en uno. Las posibilidades de clasificar de los guaraníes eran más que remotas: además de ganar en Lima, que no era algo improbable, debían esperar que Colombia derrote por amplio margen a Argentina en el Monumental de River Plate. Perú había perdido sus cinco partidos, encajó diez goles en propia puerta y apenas había conseguido marcar dos veces, curiosamente ambas en condición de visitante.

Sin embargo, lo que ocurrió el 5 de setiembre de 1993 en aquella última fecha fue realmente increíble. Mientras que Perú, como ya se dijo, le sacaba un empate impensado al Paraguay de Chilavert, la selección Colombia alcanzó el pico más alto de su historia. Freddy Rincón venció por primera vez a Goycochea cuando se terminaba el primer tiempo. Al comenzar el complemento, Faustino Asprilla puso el segundo. Faltaba bastante y Argentina todavía podía hacer tres goles, voltear el partido en una gesta acorde con su historia y hacerse del primer lugar del grupo. Era importante, porque ese Grupo A solo clasificaba directamente al ganador de la serie, mientras que el segundo debía ir a un repechaje contra el representante de Oceanía.

 

Empero, Argentina no hizo ni un gol, mucho menos tres. En lugar de eso fue Colombia la que marcó en tres ocasiones más: Rincón y Asprilla repitieron y Adolfo ‘El Tren’ Valencia terminó de descarrilar a los gauchos cuando marcó el quinto a seis minutos del final. Colombia fue el líder y clasificó directamente al Mundial; Argentina logró su cupo con muchas dificultades luego de vencer a Australia en la repesca (1-1 en Sydney y 1-0 en Buenos Aires); y, Paraguay.. . Paraguay se quedó fuera por no ganarle a Perú en Lima. De haberlo hecho, habría sacado a Argentina de la Copa del Mundo por diferencia de gol (venciendo a Perú por un gol, habría sumado 0 de diferencia versus -2 de los gauchos).

¿Y si Perú perdía ese último partido?

Chilavert en el Nacional aquella tarde de 1993. El golero se había peleado con Jorge Amado Nunes antes de esas Eliminatorias. (Recorte: diario Ojo, suplemento deportivo Crack)Ese empate a dos goles entre Perú y Paraguay lo cambió todo. Si se mantenía la lógica en los dos partidos de la fecha final, aun ganando los guaraníes no iban a representar a Sudamérica en Estados Unidos. porque Colombia debía perder en Argentina. Ya lo había dicho Diego Maradona en la previa: "No se puede cambiar la historia, no se debe cambiar la historia; Argentina arriba, Colombia abajo". Sin embargo, se produjo uno de los resultados ilógicos y en Lima los paraguayos no supieron aprovechar la ayuda cafetera. Acabaron llorando, en forma tan conmovedora que el propio Nacional acabó aplaudiéndolos.

De haber perdido, a Perú mucho no le afectaba. Ya había empezado a acostumbrarse a caer, de visita y de local, por poco y por mucho. No iba al Mundial de ningún modo, no se llegaba a un punto de inflexión y los jugadores no se iban a perder un contrato en el extranjero por esas derrotas humillantes. Solo Juan Reynoso era exportable y se fue a México al año siguiente de todas formas.

¿Qué perdía Perú? Apenas la posibilidad de que algunos diarios y programas deportivos pudieran vender más alrededor de la polémica que formaron entre José Luis Chilavert y Jorge Soto en 1997. Ese año, por los octavos de final de la Copa Libertadores, Sporting Cristal debía enfrentar al Vélez Sarsfield argentino. Chilavert era el arquero del equipo de Liniers y cuando los periodistas peruanos le preguntaron por el ‘Camello’ (quien marcó el gol que eliminó a su selección), él dijo “¿quién es Jorge Soto? Jorge Soto no existe”.  Una declaración desubicada del ‘Chila’, una más entre tantas, pero que alborotó a nuestro medio chicha.

El desconsolado llanto de Roberto Cabañas al final del cotejo. El gran delantero guaraní se despedía de su selección sin poder llegar otra vez a un Mundial, tras haber estado en México 1986. (Recorte: diario Ojo, suplemento deportivo Crack)Paraguay, por el contrario, sí perdió mucho. No llegó al repechaje contra Australia que probablemente habría ganado. Extraordinarios futbolistas como Roberto Cabañas, Estanislao Struway o el mismo José Luis Chilavert habrían podido anotar un Mundial más en su hoja de vida. Quizá a partir de esta eliminación, en Paraguay se dieron cuenta que no eran menos que Argentina ni que ninguna otra selección del continente. Quizá sin este revés, no habrían conseguido la motivación necesaria ni la confianza suficiente para iniciar el notable ciclo de la selección paraguaya que dura hasta ahora.

A lo mejor, por otro lado, los guaraníes no se habrían dado cuenta de lo importante que es respetar los procesos, como luego hicieron con Paulo César Carpeggiani, Aníbal Ruiz y Gerardo Martino; basta recordar que aquel Paraguay de 1993 venía de una desangrante crisis interna, que había derivado en la renuncia de Sergio Markarián y la improvisación de Alicio Solalinde como DT para las Eliminatorias. Y que había alcanzado su punto más álgido con la pelea entre José Luis Chilavert y Roberto Cabañas, por un lado, y Jorge Amado Nunes, por el otro, que culminó con la desafectación del 'Cenizo' del seleccionado y con el 'Chila' bramando sobre él en los medios ("Nunes es homosexual", declaró el golero por entonces). Esa unidad interna guaraní que ha sido, pues, su fortaleza más grande en los últimos cuatro mundiales, quizá podría haberse minimizado como variable de éxito de haber culminado de otra forma el partido de Lima. La postal de Muchotrigo y Soto: acaso la única imagen feliz de Perú en la Eliminatoria de 1993. (Recorte: diario El Comercio, suplemento Deporte Total)O a lo mejor todo eso es conjetura pura y hoy la albirroja se envanecería no de cuatro, sino de cinco mundiales consecutivos, un mérito que está reservado solo para las selecciones más grandes de cada región.

Monólogo che

Por otro lado, si Perú perdía ese partido, Diego Armando Maradona no había jugado más por su selección. Hay que recordar que luego de la goleada recibida ante Colombia, todo el país pidió la vuelta del ‘Diez’, quien hizo dos grandes encuentros contra los australianos. Sin él, como elemento de motivación y de fútbol -en ese orden-, probablemente era la selección del canguro la que llegaba a la copa norteamericana. A Sergio Goycochea, héroe argentino del Mundial de Italia, lo habrían humillado peor de lo que lo hicieron. Delante de todo su país, por televisión, José Sanfilippo le dijo al portero “pibe, usted se comió todos los amagues”. Y eso que no los habían eliminado, y eso que era el ‘Goyco’.

Si Perú perdía ese partido, Argentina no habría ido al Mundial, ni gozado con la goleada inicial a Grecia. Batistuta habría tenido que esperar cuatro años para hacer su primer hat-trick mundialista, y nunca habría sentido la desazón años después, en 2002, de estar cerca de ser el goleador histórico de los campeonatos mundiales sin conseguirlo. Celso Ayala destrozado en el camarín del Nacional luego de la eliminación. (Recorte: diario Expreso)Si Perú perdía ese partido, Argentina no le habría ganado 2-1 a Nigeria con las grandes actuaciones de Maradona y Claudio Caniggia. Por ahí que los africanos avanzaban más en el certamen.

Si Perú perdía ese partido, a Diego Armando no lo llevaban a ese control antidoping que lo condenó a él como un adicto consumado y a su selección a quedarse acéfala y a hundirse por culpa de la -supuesta- efedrina de su capitán. Si Perú perdía ese partido, el rumano Gheorghe Hagi no habría alcanzado la fama que consiguió gracias a los rivales que derrotó, justamente como líder de la selección que un año y medio antes había vencido 0-2 al equipo de Popovic en Lima. Después de eso, Hagi fue contratado por el Barcelona, donde destacó poco, se gastó mucho en él y resultó una gran decepción. Si Perú perdía ese partido, ¿no habría sido mejor para todos?

Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com

Recortes: diarios El Comercio, Ojo y Expreso

Comentarios (11)add
...
escrito por Katty , octubre 15, 2010
Pelotero:

Al DIM le ganamos 2 a 1 con dos goles de Jorge Soto y luego jugamos contra Ecuador y empatamos 1 a 1 con gol del Tanque Ramírez
...
escrito por Jorasmon , octubre 16, 2010
Tremendo artículo, largo pero digerible desde todo punto de vista. Fue uno de los primeros partidos de la selección que recuerdo haber visto cuando el fútbol se hizo parte importante de mi vida.
...
escrito por Hugo Noriega , octubre 16, 2010
Si un Inglés leyera las consecuencias sobre Maradona... nos agradecería de haber eliminado a Paraguay jeje
...
escrito por Carlos Pérez S. , octubre 16, 2010
Es cierto lo del 2-1 en el partido ante el DIM (incluso ese encuentro se transmitió por Frecuencia 2). Y el empate 0-0 ante Estados Unidos fue luego de la derrota 0-2 ante Rumanía en Lima y antes del 1-0 en Quito ante Ecuador.
...
escrito por Carlos Pérez S. , octubre 20, 2010
Lo de Nigeria llegando más allá de los octavos de final es discutible, pues quedó primera en el grupo D y por eso enfrentó a un 3ro. de grupo, como Italia. En todo caso, hubieran cambiado los cabezas de serie de aquel mundial (EE.UU., Brasil, Alemania, Argentina, Italia y Bélgica). Si no hubiera ido Argentina, ¿quien hubiera entrado?. Probablemente España.

Tampoco podría estar completamente seguro de que Paraguay hubiera logrado eliminar a Australia. Además del estrecho margen por el que clasificó Argentina, el nivel entre ambos equipos era aparentemente parejo (eloratings, que usa un sistema de clasificación más confiable que la FIFA, coloca a inicios de Setiembre de 1993 a la selección de Paraguay en el puesto 33º del mundo, mientras que Australia estaba en el 28º).
...
escrito por lolo de caujul , marzo 07, 2011
Aun hasta el dia de hoy me acuerdo de ese partido. Los peruanos ejercimos de "tontos utiles" de Argentina, un pais que siempre nos ha mirado desde arriba.
Es bastante cierto que Paraguay se dio cuenta que no era menos que Argentina o Brasil en eliminatorias y encadeno un proceso exitoso de 4 clasificaciones consecutivas que hasta ahora perdura, pero la congoja que sufrieron en esa tarde de 1993 nadie se la quita. Una pena.
...
escrito por danfer , julio 08, 2011
ahora que recuerdo, el DT de Paraguay al inicio de la eliminatoria era el brasileño Waldir Espinosa, pero que luego renunció luego de los resultados (y los problemas internos - recuerdo aun los encontronazos entre Cabañas y Nunes-) por lo que se hizo cargo Solalinde (que también se encargó del equipo en la C América de Ecuador), que yo sepa Markarián solo dirigió al equipo sub 23 que fue a las olimpiadas de Barcelona, y ya desde unas semanas antes había sido contratado por la "U", si tienen más información se agradecerá, gracias
...
escrito por Edson juan , enero 21, 2013
Contento por saber desta historia principalmente mas o menos essa historia entre Chilavert y Jorge Soto todo esto siempre me toma demasiado tempo pero a mi que acompanho el futbol a muchos anõs me gusta saludos desde São Paulo
...
escrito por Alan Guzman , julio 15, 2015
El problema fue que esa eliminatoria exacerbó aun más el odio visceral que el ahora preso Nicolás Leoz sentía por Perú. Este nació de sus constantes riñas con el entonces presidente de la Conmebol hasta 1986, el peruano Lito Salinas. Cuando Leoz, ayudado por Havelange le clavó la puñalada a Salinas, al que odiaba a muerte, prometió que Perú nunca más iría a un mundial mientras él estuviera al frente del organismo internacional. Dicho y hecho, lo cumplió con creces. Es más, a partir de ahí, Paraguay empezó a ir a todos los mundiales, que coincidencia. Ah, excepto a este claro, del que lo sacó su querido Perú.
...
escrito por luis enrique , septiembre 14, 2015
bueno simplemente fueron recuerdos del futbol peruano en ese ano bueno a seguir mejorando
...
escrito por juan pablo , febrero 28, 2016
¡Muy buen artículo!
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy