Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comLos Pumas de la UNAM cumplen 60 años de historia con un peruano entre los íconos máximos de su delantera: la 'Cobra' Juan José Muñante. Lo que pocos saben es que el 'Jet' no necesitó hacer muchos goles -sino generarlos- para quedar como ídolo del equipo mexicano.


Es común denominador para las nuevas generaciones oír hablar de las bullidoras corridas de Juan José Muñante López (Pisco, 12 de junio de 1948). La 'Cobra' para algunos o el 'Jet' para otros, pero indiscutido referente de los antiguos punteros derechos del fútbol peruano. Y además, ídolo superlativo de los Pumas de la Universidad Autónoma de México, cuya camiseta defendió entre 1975 y 1980.

Sin embargo, en muestra de lo mucho que ha cambiado el fútbol, basta un dato para demostrar cómo hasta hace no mucho un delantero no estaba obligado a anotar goles para destacar. Considerado de forma casi unánime por los hinchas de Pumas como parte de la oncena ideal de la historia del club en los 60 años que la institución azteca cumple este 28 de agosto, apenas registró once goles en las cinco temporadas que disputó con camiseta auriazul. ¿Cómo hizo para comprarse el cariño eterno? Acá algunos detalles.

Mudanza en el DF

Muñante en uno de sus primeros entrenamientos en la disciplina de Pumas. (Recorte: revista Ovación)Muñante había migrado a México en 1973, transferido por Universitario al otrora Atlético Español, denominación que en la década de los setenta tomó el Necaxa. Tras dos años con la camiseta blanquinegra, con la que llegó a obtener un subcampeonato, el 'Jet' pasó a filas de los Pumas de la UNAM. Allí, bajo la batuta de Arpad Fekete, debutó el 22 de febrero de 1976 con camiseta auriazul en el empate 0-0 de su equipo ante el América en la Ciudad Universitaria, en una versión del que más tarde sería conocido como Clásico Capitalino.

Desde ese día, Muñante acumuló una impresionante racha. Por exactamente 100 partidos consecutivos, fue titular cada vez que se enfundó la camiseta de Pumas. Y convirtió a alguien en una especie de socio estratégico: el brasileño Evanivaldo Castro 'Cabinho', quien llegó a convertir 126 tantos en el elenco universitario en los cuatro años que tuvo al 'Jet' como compañero de ofensiva.

La fórmula, de hecho, comenzó a dar resultados apenas en el segundo juego que tuvieron juntos: el 26 de febrero, Pumas goleó 3-0 al Atlético Español, y Muñante abrió la cuenta a los 20' ante su exequipo para marcar su primer gol en tienda auriazul. Ese día tuvo al frente como rival a dos conocidos: Oswaldo 'Cachito' Ramírez, quien ingresó en el segundo tiempo, y el DT uruguayo Juan Eduardo Hohberg.

En esa temporada, Muñante solo volvió a anotar en la fecha 26, cuando Pumas le arrancó de visita un empate 1-1 al Puebla en el que él abrió la cuenta. No obstante, está dicho, mantuvo firme la titularidad y fue clave para sumar 49 puntos y acabar segundo en la tabla general y primero en el Grupo 4. Sin embargo, en cuartos de final el equipo capitalino se topó con Unión de Curtidores, dirigido por Antonio 'Cinco Copas' Carbajal, que lo venció 3-0 en la ida y cayó apenas 2-1 en la vuelta, por lo que lo dejó fuera.

Como espumas

El gran tridente de Pumas en 1977: Hugo Sánchez, Cabinho y Muñante. (Foto: incondicionales.com.mx)
Para la temporada 1976/77, Pumas encargó la dirección técnica al húngaro afincado en México Gyorgy 'Jorge' Marik. Con él se mantuvo la base del equipo, aunque este tuvo un injerto muy importante: en la fecha 7, en la victoria 0-1 sobre Tigres en Nuevo León, debutó un tal Hugo Sánchez en el ataque. Con el correr de los partidos, también se convertiría en socio de Muñante y Cabinho en el que quedaría inscrito como el mejor ataque de la historia del club.

Así, mientras ese año Hugo Sánchez anotó 7 goles y Cabinho un total de 34, Muñante apenas gritó uno: el que cerró la victoria auriazul por 3-5 sobre Monterrey en la jornada 35. Pumas volvió a quedar primero de su grupo y esta vez también de la tabla general, y ahora nada detuvo su camino hasta el gran objetivo. En la Liguilla, con Muñante, Cabinho y Sánchez como tridente ofensivo y el brasileño José Geraldo Candido viniendo desde el banco, Pumas pasó por encima del Atlético Español, San Luis y Cruz Azul, para llegar a por primera vez una final de la Primera División de México .

El rival era nada menos que los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara; desde entonces, el duelo de este equipo contra Pumas quedaría establecido como el Clásico Universitario. El partido de ida, jugado en Guadalajara, quedó igualado a cero. En la vuelta, Pumas debió toparse con una circunstancia increíble justo en el momento más importante de su historia: el estadio Universitario no podía ser empleado por una huelga docente que bloqueaba toda la Ciudad Universitaria de la UNAM, por lo que el cotejo debió trasladarse al estadio Azteca.



Allí, el 3 de julio de 1977, el DT Marik optó por dar la titularidad a Candido en vez de Hugo Sánchez. Ejecutó el cambio al cuarto de hora del segundo tiempo y Pumas arreció contra el arco defendido por Juan García. A los 76', un pase largo a Leonardo Cuéllar generó una magnífica asistencia de este a Cabinho, quien definió bajo y selló el 1-0 (ver video). Al instante, Muñante dejó el campo para permitir el ingreso de Jorge Vergara a fin de aguantar el resultado, cosa que se logró. Pumas ganó 1-0 y, con el peruano que no hacía goles pero los generaba vistiendo la '9', dio su primera vuelta olímpica.

Los días felices del 'Jet'

Aquellos días fueron trascendentales en la carrera de Muñante, pues después de jugar contra Leones Negros voló directo a Cali para ser partícipe, once días luego, de la clasificación de la selección peruana a Argentina 1978 ante Brasil y Bolivia. Antes, en marzo, había anotado con la blanquirroja en el recordado empate 1-1 ante Chile en Santiago que sirvió de prólogo a tan magnífica campaña.

En 1977/78, Muñante vivió su mejor temporada goleadora en Pumas: anotó cuatro goles. El primero fue en la jornada inicial de la Liga, con un sabor muy especial: fue el que abrió la cuenta en la goleada 3-0 sobre el Toluca, el equipo al que se había marchado el DT Marik tras el título de la temporada anterior. Lo había reemplazado su asistente: nadie menos que serbio Velibor 'Bora' Milutinovic.
Oncena base de Pumas en 1978, con 'Bora' Milutinovic parado a la derecha. (Foto: footballjourney1.blogspot.com)
Luego, Muñante anotó ante Chivas (victoria 5-1 en la fecha 7), Cruz Azul (derrota 1-3 en la fecha 10) y Curtidores (victoria 2-1 en la fecha 19). Pumas volvió a ganar su grupo y quedó segundo la tabla general, y se deshizo en cuartos de final de Leones Negros y en semifinales, del Tampico Madero. Sin embargo, no pudo revalidar su título, pues perdió la final ante Tigres. Mucho tuvo que ver, siempre se dijo, la ausencia de Muñante en esa instancia definitiva, pues ya dos meses antes había sido licenciado para prepararse con la selección peruana para el Mundial de Argentina, en el que fue titular indiscutido.

Volando hacia la idolatría

En la temporada siguiente, Muñante alcanzó los 100 partidos consecutivos como titular en Pumas el 1 de marzo de 1979, en la victoria 3-1 sobre Puebla. Tres jornadas luego, ingresó por primera vez a jugar un partido viniendo desde el banco, en la victoria 1-2 sobre Toros Neza, cuando sustituyó a José de Jesús Ramírez a los 57' de juego.

En ese 1978/79, Muñante anotó un solo gol con Pumas: ante Leones Negros en la victoria 4-2 de la fecha 32. Para ese momento ya había recuperado la titularidad, y fue pieza clave en la andadura de Pumas hacia su tercera final consecutiva, la cual se perdió ante Cruz Azul tras empatar 0-0 en la ida y caer 2-0 en la vuelta. Tras eso, se daría espacio para una campaña más: en 1979/80 comenzó la temporada bien, y anotó tres goles ante León (victoria 1-3 en la fecha 3), Puebla (empate 1-1 en la fecha 5) y Monterrey (victoria 2-0 en la fecha 8). Para entonces, Cabinho ya no estaba en el equipo, y su socio de ataque se volvió Ricardo 'Tuca' Ferreti.
Muñante en acción en sus clásicas apiladas por la punta derecha. (Foto: anotandofutbol.blogspot.com)
Ya en la segunda rueda, Muñante fue perdiendo espacio ante la aparición de un joven llamado Manuel Negrete. En la fecha 30, el 13 de abril de 1980, jugó su último partido oficial con camiseta de Pumas: ante América, en la derrota 2-4 en la Ciudad Universitaria y en la que precisamente, dejó su lugar a Negrete al cabo del primer tiempo. Ese año, Pumas quedó tercero en su grupo en la Liguilla.

Así acabó el periplo del 'Jet' o la 'Cobra' con la camiseta que más quiso, después de 137 partidos jugados. Al año siguiente se marchó al Tampico Madero y luego volvió al Perú para retirarse con Sport Boys. Y hoy, que él lucha contra un maligno cáncer, su Pumas, ese que aprendió a querer a un delantero que jugaba con la '9' pese a que no hacía muchos goles y celebra su cumpleaños 60 en incómoda posición en la Liga MX, lo extraña especialmente.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: revista Ovación, incondicionales.com.mx, footballjourney1.blogspot.com, anotandofutbol.blogspot.com
Video: Youtube / usuario ALFONSO P. SLOZAR

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy