Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comLas Eliminatorias comienzan para Perú en Barranquilla, ciudad en la que Julio César Uribe fue estrella durante 1986 jugando por el Junior. Ese año el ‘Diamante’ tuvo presencia no solo en el campeonato colombiano, sino también en el estreno del estadio Metropolitano.

 

En Barranquilla bien se pueden jactar de haber visto el renacer de Julio César Uribe para el fútbol. Y es que antes de 1986, cuando llegó a Colombia para jugar por el Junior, la carrera del ‘Diamante’ se había opacado por la exigencia y más de una pierna fuerte en la Liga de Italia, en la que acabó estancado con el Cagliari en la Serie B del Calcio.

Ese año, los ‘Tiburones’ contaron con un Uribe que volvió a lo suyo: el juego capaz de ser efectivo ante cualquier defensa. Para ello fue importante el que su nueva adquisición se sintiera más cerca de los suyos, cerca del cálido trato que se le brindó en suelo colombiano. Además, el rojo y blanco en la camiseta pareció identificar de inmediato a un jugador, que desde su debut, cumplió con goles.

Cuchareando lo adverso

Para Julio César Uribe, los primeros días con el Junior no fueron del todo agradables. Se había previsto que debutara ante América de Cali, pero contrajo una infección estomacal que complicó su presencia. Pese a ello, terminó actuando y anotando. Desde entonces, en el equipo se le facilitó el trabajo pues estaba rodeado de jugadores que por su capacidad se complementaron sin mayor problema.
Junior de Barranquilla en la temporada de 1986 con el 'Diamante' Uribe como estrella (Foto: caracol.com)
Dirigidos por el argentino Eduardo Solari -quien como jugador del club fue campeón en 1977 y como preparador físico subcampeón en 1983-, el once base tenía al arquero Carlos Goyén, el defensa Alexis Mendoza, el volante Didí Álex Valderrama y al delantero Ronaldo Campbell. Fue con ellos que Junior realizó un gran Torneo Apertura, tomando por un punto de ventaja la cima del grupo que compartió con los ‘Diablos Rojos’ de Cali, además de obtener un punto de bonificación para el Octogonal final que iba a definir al campeón.

Fue también durante esa campaña que a Uribe le tocó marcar ocho goles, quedando a la par de Juan Gilberto Funes y Jorge Taverna. Lo más importante para la ciudad, sin embargo, sucedió la noche del 11 de mayo, cuando se dejó atrás la tradicional cancha del Romelio Martínez y se empezó a jugar en el nuevo estadio Metropolitano.

 

 

El mismo escenario en el que Perú arranca las Eliminatorias para el Mundial de 2018, fue el lugar que vio a Uribe jugar ante la selección de Uruguay el primer encuentro de un cuadrangular, que además del Junior, convocó a los seleccionados de Argentina y Dinamarca. Pese a todo el entusiasmo por la novedad, y con obras que aún no se habían culminado, el estreno acabó en derrota frente a los charrúas por 1-2, siendo Enzo Francescoli quien tuvo el honor de marcar el primer gol en su historia (ver video).

El imperio perdido

Julio César Uribe con el balón a sus pies y rodeado de un marco que en Colombia fue repetido para el atacante peruano (Recorte: revista Once)Para el Torneo Clausura, los de Barranquilla se reforzaron aún más con la presencia del ‘Bocha’ José Daniel Ponce, quien llegó para armar una dupla en el mediocampo con Uribe en la que ambos cumplían el papel de ‘10’. Aún así, los buenos resultados ralearon y Solari dejó de ser el técnico, siendo su reemplazo ‘El Caimán’ Efraín Sánchez.

Ese último semestre acabó con Junior ocupando el décimo puesto entre catorce equipos del Clausura, además del cuarto lugar en el Octogonal que vio a América de Cali lograr su quinta corona consecutiva, equipo que contaba como goleador con Ricardo Gareca -el actual seleccionador peruano-. La presencia del ‘Diamante’ no fue redonda por la falta del campeonato, pero el buen rendimiento en lo personal le permitió dejar un recuerdo que once años después se renovó cuando volvió para ser el DT.

Un regreso final

Luego de sumar experiencia dirigiendo a Mannucci, Municipal, Alianza Lima y Los Tecos de Guadalajara, en abril de 1997 a Uribe se le presentó la oportunidad de regresar a Colombia para cumplir con una misión difícil: levantar el rendimiento del Junior. Los rojiblancos atravesaban una crisis deportiva, la misma que había desencadenado la salida del técnico Julio Comesaña.

El trabajo del también llamado ‘Emperador’ fue complicado, con resultados adversos, incluída una racha de cuatro derrotas consecutivas que para octubre de ese año lo pusieron en la cuerda floja. Con un plantel en el que destacaban el portero José María Pazos, además de los volantes Jorge Bolaño y Víctor Pacheco, su mayor motivo de orgullo fue haber ganado en julio la Copa Reebok en Estados Unidos, un torneo amistoso que incluyó a Palmeiras de Brasil, Necaxa de México y al Borussia Mönchengladbach de Alemania.

Sin problemas con el descenso, pero también sin opción de pelear el título ni la clasificación a un torneo internacional, en diciembre los directivos anunciaron la reducción del presupuesto para la siguiente temporada. Augurando un plantel en el que los jóvenes debían tomar el protagonismo, la renuncia de Uribe no se hizo esperar luego de perder 0-4 ante el Bucaramanga en la jornada final, pues él esperaba reforzar el equipo en la idea de luchar el campeonato.
Rodeado de ex glorias de Junior aparece Uribe con motivo del encuentro que los reunió en el Romelio Martínez en diciembre de 2014 (Foto: emisoraatlantico.com.co)
Desde entonces, si al ‘Diamante’ le tocó regresar a Barranquilla fue solo de visita, como por ejemplo en 2014, cuando por los 90 años del club se organizó una serie de actividades entre las que se incluyó un partido con ex estrellas del Junior. Y ahí Uribe volvió a ser el de siempre sobre una cancha: figura y goleador con esa camiseta que lo valora hasta ahora.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Fotos: caracol.com, emisoraatlantico.com.co; Recorte: revista Once; Video: Youtube / Usuario: ComuTricolorTV


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy