Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comEscocia votó a favor de mantenerse dentro del Reino Unido. La unión con Inglaterra tiene ya 307 años pero, desde el inicio del fútbol, sus selecciones han jugado siempre por separado. Acá, cómo se habría conformado una selección escocesa-inglesa a lo largo de los años.

 

Escocia albergó el primer partido internacional de la historia, el 30 de noviembre de 1872 en Partick, en el cual el cuadro local empató 0-0 contra la inventora del fútbol, Inglaterra. Rápidamente, se desarrolló una gran rivalidad entre las dos selecciones y, hasta la actualidad, estos partidos siempre tienen un componente extra de picante en la previa, en la prensa, en las tribunas, en los bancos y en el campo de juego. Además, como las dos selecciones pioneras del fútbol internacional, Escocia e Inglaterra mantienen lazos muy estrechos a pesar de la gran rivalidad mencionada.

Si bien DeChalaca ya ha imaginado hace dos años en Naciones Unidas cómo habría estado compuesto un equipo del Reino Unido a lo largo del tiempo, a raíz del referéndum que acaba de llevarse a cabo en Escocia para decidir su independencia -en el cual ganó el "No"- nace la curiosidad de saber cuán poderosa podría haber sido una selección solamente escocesa-inglesa. Esto sobre todo porque el artículo en mención analizaba que, posiblemente, en una selección del Reino Unido habrían predominadon norirlandeses y galeses antes que esoceses. Hágase el ejercicio alternativo.

En el principio

Si empezamos en la época en el que el fútbol de selecciones empezó a hacerse fuerte -es decir,  luego del inicio de los Mundiales-, se cae en la cuenta de que ni Inglaterra ni Escocia supieron destacar, ya que las cuatro selecciones del Reino Unido se autoexcluyeron de los torneos FIFA hasta 1950.

La edad privó al fútbol de ver a Stanley Matthews con Inglaterra campeón del 66 (Foto: palabradefutbol.com)

Sin embargo, sí hay un gran jugador de la época que participó en dos Copas del Mundo: ese es Stanley Matthews, quien es una de las mayores leyendas inglesas, ya que jugó en la máxima división hasta los 50 años gracias a su abstinencia total del alcohol y al vegetarianismo. Además de esto, Matthews recibió el Ballon d’Or en 1956, premio europeo que le valió el reconocimiento a nivel internacional. Sin duda, Matthews habría querido extender su carrera hasta los 60 años para ser parte del gran equipo inglés que terminó campeón del mundo en 1966.

Reino inglés, Escocia dorada

Justamente, ya en la época dorada de la selección inglesa, al gran equipo compuesto por Jimmy Greaves, Bobby Charlton, Bobby Moore, Nobby Stiles, Gordon Banks, Geoff Hurst, entre otros, no le habría venido nada mal la presencia de Denis Law, goleador histórico de Escocia, con quien tal vez el triunfo inglés en la final de su Mundial no hubiese sido tan polémico.

¿Se imaginan a Kenny Dalgish haciendo dupla con Kevin Keegan? Definitivamente, una artillería ofensiva de lujo (Foto: BBC)

En la década siguiente, cuando Inglaterra sufrió un bajón futbolístico notable que no le permitió clasificar ni a Alemania 1974 ni a Argentina 1978, la generación dorada del fútbol escocés habría sido la solución perfecta para que una selección conjunta peleara palmo a palmo con los más grandes. Y es que el mítico Kenny Dalglish habría sido la perfecta pareja de un aislado Kevin Keegan en el ataque inglés, siempre apoyados por la capacidad superlativa de creación de Archie Gemill y la rudeza de Graeme Souness junto con Trevor Brooking. En el arco, Peter Shilton habría tenido más competencia de parte de Alan Rough, lo cual habría probablemente disminuido el número de apariciones con la selección y reducido el récord que todavía mantiene con Inglaterra.

Poderío paralelo

Para los años ochenta, los primeros años de Gary Lineker habrían permitido ver una dupla Dalglish-Lineker en ataque que seguramente hubiera hecho temblar a más de un portero rival en México 1986 y -quién sabe- habría podido cambiar el desenlace "maradoniano" del recordado encuentro de cuartos de final entre Argentina e Inglaterra. Esto es aún más probable si se considera la solidez defensiva que habrían aportado Alex McLeish y Alan Hansen a la no tan confiable zaga inglesa en ese entonces: difícil que uno de estos dos mencionados hubiera pateado el balón hacia su propia área para permitirle a Maradona marcar el famoso gol de la "mano de Dios".

Paul Gascoigne hubiese sido un buen complemento para el mediocampo escocés (Foto: mirror.co.uk)

Ya en la etapa de declive de la selección escocesa en los años noventa, Steve Nicol y Richard Gough se habrían visto ayudados considerablemente por la presencia de Stuart Pearce y Tony Adams en la zaga, mientras que en el mediocampo, el escocés Gary McAllister seguramente hubiese sido pieza de recambio en una volante de lujo compuesta por los ingleses Paul Gascoigne, David Platt, David Batty y Paul Ince. Asimismo, la delantera también habría tenido un tinte muy inglés con la presencia de Alan Shearer, y Teddy Sheringham, contra quienes solo Ally McCoist -goleador histórico de los Glasgow Rangers- habría podido competir. Por otra parte, el excelente golero escocés Jim Leighton habría retrasado muchísimo el debut internacional de David Seaman en el arco.

Compensación inglesa

En la década pasada, una selección escocesa-inglesa habría seguido la tendencia inglesa de los noventa a causa de la poca relevancia de los escoceses, pero siempre con importantes opciones de recambio. Así, la solidez defensiva de Rio Ferdinand, Jamie Carragher, Phil Neville y Ashley Cole habría podido ser complementada por el rudo David Weir y el batallador Gary Caldwell. En la volante, Darren Fletcher habría sido una muy buena opción de marca para dejar en total libertad la creatividad de David Beckham un poco más adelante. En cuanto al ataque, el sufirmiento inglés se habría visto disminuido con la presencia de Kenny Miller y James McFadden para suplir al constantemente lesionado Michael Owen o al ineficaz Wayne Rooney. Además, el punto más débil de Inglaterra desde inicio de siglo -el arco- se habría visto mucho mejor resguardado por Craig Gordon que por David James o Paul Robinson.

Es probable que Kenny Miller no haya sido competencia para Rooney. Sin embargo, buen pieza de recambio es seguro (Foto: EFE)Finalmente, es interesante imaginar una formación conjunta en la actualidad, en la cual de seguro estaría Joe Hart en el arco, con una defensa muchísimo más sólida gracias a la presencia de Alan Hutton y Steven Whittaker para apoyar a Gary Cahill y Phil Jagielka. En cuanto al mediocampo, la marca de James Milner y Darren Fletcher complicaría bastante los ataques rivales, al mismo tiempo que los jóvenes Jack Wilshere y Alex Oxlade-Chamberlain tendrían la libertad de generar peligro. Ya en ataque, sería muy interesante ver una dupla Wayne Rooney - Steven Fletcher, con buenas piezas de recambio como Steven Naismith, Danny Welbeck y Daniel Sturridge.

Como se puede apreciar, la posibilidad de haber juntado a los jugadores de las dos naciones en una sola selección es extremadamente interesante, ya que ambas han sabido producir futbolistas de excepcional calidad a lo largo del tiempo. Además, en las etapas de bajones futbolísticos para alguna de las dos selecciones -como los años setenta para Inglaterra y los 2000 para Escocia – la presencia de importantes jugadores en la otra selección habría mantenido a un combinado Escocia-Inglaterra en la élite del fútbol mundial en todo momento. Por lo tanto, uno queda con la sensación de que, así como lo afirmaba la campaña para el ‘No’ a la independencia de Escocia, estas dos selecciones de fútbol serían 'Better together'.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: palabradefutbol.com, mirror.co.uk, BBC, EFE

 



Leer más...

Naciones Unidas: Todos para uno
 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy