Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comReconocido en España como el creador de la ‘Furia Roja’, Francisco Bru también hizo historia en el Perú: dirigió a la bicolor en su primer Mundial, el de 1930. Además, este multifacético personaje, que nació hace 130 años, estuvo vinculado al fútbol como jugador, árbitro, DT, dirigente y hasta periodista.

 

Hablar de Francisco Bru implica una suma de sensaciones, algunas de ellas un tanto contradictorias. 'Paco' nació el 12 de abril de 1885 en Madrid, pero fue una de las figuras más importantes y representativas del fútbol catalán antes de la Guerra Civil Española, ya sea en el FC Internacional (entre 1902 y 1906), FC Barcelona (entre 1906 y 1911 y también entre 1915 y 1916) o Espanyol (entre 1911 y 1915). Otro rasgo característico de Bru es que estuvo relacionado al fútbol en cinco facetas distintas: fue futbolista, árbitro, entrenador, dirigente y hasta periodista. Conocía, por lo mismo, los ‘secretos’ del balompié como pocos.

Un todo terreno que, además, resultó ser clave para nuestra selección peruana, al dirigirla en su primer Mundial, el de Uruguay 1930. Pero eso no es todo: Bru también destacó en el atletismo, llegando a ser plusmarquista nacional de lanzamiento de disco en España, en 1910. Por si fuera poco, era experto en Jiu-jitsu.

Defiende lo suyo

La estampa de 'Paco' Bru cuando aún se desempeñaba como futbolista (Foto: sentimentsenminiatura.com)Bru debutó en el FC Internacional en 1902, cuando tenía 16 años. Era un defensa fuerte y aguerrido, características que luego llevaría a sus equipos, ya en su etapa como DT. En dicho club catalán coincidió con su hermano Federico hasta 1906. Luego llegaron sus diez temporadas más importantes como jugador, en los dos clubes más importantes de la Ciudad Condal: el FC Barcelona y RCD Espanyol. Con los blaugranas anotó 13 goles en 201 partidos, ganó 4 torneos catalanes y la primera Copa del Rey del club, en 1910. Con los ‘periquitos’, a su vez, también supo celebrar: obtuvo dos títulos del campeonato catalán.

Una de las anécdotas más llamativas de su primera etapa en el fútbol fue que, a pesar de ser defensa, le atajó dos penales al mítico Santiago Bernabéu en las semifinales de la Copa del Rey de 1916 que enfrentaron a Barcelona y Real Madrid. Fue una llave que pasó a la historia: tuvieron que jugar cuatro partidos para determinar al finalista (el tercero, incluso, terminó 6-6 tras la prórroga). Finalmente fue el club merengue el que disputó el título que quedó en manos del Athletic Bilbao.

De armas tomar

Ni bien se retiró del fútbol como jugador, Bru empezó su carrera como árbitro. Y de arranque marcó la diferencia: existe la leyenda, en España, que en su primer encuentro portaba un revolver Colt en la cintura, porque quería un partido tranquilo y sin problemas.

Lo que sí está confirmado es que, rápidamente, se convirtió en uno de los mejores árbitros españoles de la época. No en vano dirigió dos finales de la Copa del Rey: la de 1916 (unos meses después de colgar los chimpunes, en el 4-0 del Athletic Bilbao ante Real Madrid) y la de 1917 (que Real Madrid venció 2-1 a Arenas Club de Guecho en dos encuentros, arbitrando ambos).
Esta es la selección de España que en 1920 quedó como subcampeona de los Juegos Olímpicos con 'Paco' Bru -a la extrema derecha- como su entrenador (Foto: cosassobrefutbol.com)
Bru, sin embargo, necesitaba tener más protagonismo, y decidió ser entrenador. Su debut fue a lo grande: fue nombrado como el primer seleccionador español de su historia, en 1920, para los Juegos Olímpicos de Amberes. Había consenso en la Federación en que era el hombre más indicado para ejercer el cargo, y no se equivocaron: España logró la medalla de plata y empezó a ganarse el apelativo de la ‘Furia Roja’ -colocado por un periodista holandés, en vista a lo luchadora y guerrera que era su oncena-. Pese al éxito, ‘Paco’ tomó decisiones polémicas que quizá le costaron el cargo.

Para empezar, Bru no incluyó en su lista de seleccionados a ningún jugador madrileño. Los 18 convocados eran en su gran mayoría vascos -apenas habían dos ilustres blaugranas como Ricardo Zamora y José Samitier-. En su debut en los Juegos Olímpicos, España dio la sorpresa al vencer por 1-0 a Dinamarca en Bruselas. Luego, en cuartos de final, cayó por 3-1 ante el local Bélgica, por lo que fue enviado al torneo de consolación. Ahí superó a Suecia (2-1), Italia (2-0) y Checoslovaquia (por walk over), para quedar segundo en el tablero general, solo por detrás del anfitrión.

Curiosamente, Bru decidió dar un paso al costado tras estos cinco partidos: no le gustó que en la capital española se cuestione su lista de convocados. Igual, entró a la historia como el formador de la ‘Furia Roja’ y le puso la valla alta al resto de entrenadores. Con él, España ganó el 80% de los puntos que disputó.
Francisco Bru al centro de la imagen, como técnico del Real Madrid campeón de la Copa del Rey en 1936 (Foto: marca.com)
El destino, casi siempre caprichoso, hizo que una de sus mejores experiencias como DT sea en la ciudad que tantas veces le fue esquiva, pero que a su vez lo vio nacer: tuvo dos etapas como entrenador del Real Madrid (de 1934 a 1936 y de 1939 a 1941), ganando 2 Copas del Rey. Una de ellas, la de 1936, fue ante el Barcelona -con el que estuvo muy identificado como jugador- en Mestalla al ganar 2-1.

Producto peruano

En el extranjero Bru tuvo dos experiencias. La primera fue en Cuba, donde sentó las bases del fútbol al dirigir al Club Juventud Asturiana entre 1927 y 1928, y la segunda fue en Perú, donde dirigió el Mundial de Uruguay 1930. ‘Paco’ fue contratado apenas 45 días antes de que la bicolor viaje a Montevideo (cualquier parecido con la actualidad es pura coincidencia), y desde el inicio causó polémica: él pidió convocar a la selección tras ver jugar a los clubes locales algunos partidos, mientras que el Comité Nacional de Deportes esperaba que la Federación haga la convocatoria y que Bru se las arregle con los jugadores seleccionados.

En total, Bru llamó a ocho jugadores de Alianza Lima (Juan Valdivieso, Alberto Soria, Domingo García, Julio Quintana, Jorge Koochoi Sarmiento, Alejandro Villanueva, Demetrio Neyra y José María Lavalle), cinco de Universitario (Eduardo Astengo, Pablo Pacheco, Alberto Denegri, Plácido Galindo y Carlos Cillóniz), y uno de Lawn Tennis (Mario de las Casas), de Tarapacá Ferroviario (Antonio Maquilón), del Sporting Tabaco (Jorge Pardón), del Association FBC (Julio Lores) y del Progreso (Lisandro Nué). A ellos se le agregaron, sobre la hora, cuatro jugadores más: Luis de Souza Ferreira, Arturo Fernández, Jorge Góngora (los tres de la 'U') y Juan Alfonso Valle (Círcolo Sportivo Italiano)
La selección peruana antes del partido ante Uruguay con el que se despidió del Mundial de 1930 al mando de 'Paco' Bru (Recorte: diario La Crónica)
Esta selección apenas tuvo un amistoso de preparación: perdió 0-1 en Lima ante Olimpia de Paraguay. No era de sorprender, por lo mismo, que a Perú le fuera mal en el Mundial: perdió sus dos partidos. Primero ante Rumania (3-1, donde Luis de Souza Ferreira anotó el gol peruano y Plácido Galindo se convirtió en el primer expulsado en la historia de los mundiales), y luego contra el anfitrión Uruguay (1-0). Fue un paso muy corto el de Bru por Perú, aunque no se le puede culpar de nada: la improvisación suele pagarse caro. Y está claro que, después de su experiencia con la bicolor, a ‘Paco’ le siguió yendo bien.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Fotos: sentimentsenminiatura.com, cosassobrefutbol.com, marca.com; Recorte: diario La Crónica


Comentarios (1)add
...
escrito por Miguel , julio 14, 2015
Buen artículo.
Primera referencia que encuentro de Juan Alfonso Valle, que creí era un error, al ser un apellido parecido a Lavalle y no encontrar ningún jugador apellidado Valle en los diarios de la época.
El más cercano, es un delantero de apellido Villa, que jugó en el Circolo en los años 29 y 30.
Saludos
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy