Ilustración: Lenin Auris / DeChalaca.com 

Una década entera vivida en un país ajeno puede ofrecer una notable recompensa cuando se trabaja con ahínco. El ejemplo de José Adalberto Cuero García (Bogotá, Colombia, 30 de marzo de 1990) constituye una lección de paciencia y esfuerzo indesmayable que hoy lo recompensa con el rótulo de mejor jugador de la Liga 2 2019 y la chance de regresar como campeón a esa máxima categoría para la que alguna vez llegó.

A inicios de 2011, muchos aficionados del entonces Descentralizado estaban confundidos porque tanto en los planteles de Inti Gas como de León aparecían sendos jugadores colombianos que, sin familiaridad entre sí, respondían al mismo nombre: José Cuero. Para mayores coincidencias, tanto José Luis Cuero -del cuadro ayacuchano- como José Adalberto Cuero -del huanuqueño- eran defensas y también podían jugar como volantes. Sin embargo, la convergencia se acentuó: José Adalberto pasó para el Clausura al propio Inti Gas, en el que solo sumó tres partidos disputados más, mientras su homónimo totalizaba siete.

Sin embargo, mientras José Luis volvió a su país, fue José Adalberto el que prolongó su estancia en el Perú pese a esa primera falta de oportunidades: se estableció en la Ciudad de Los Caballeros del León y se puso la camiseta de Alianza Universidad, del que se convirtió en referente durante cinco temporadas en Segunda División, aun cuando el ascenso siempre se le escapó. Para 2017 pasó a Deportivo Hualgayoc, y en 2018 jugó en Carlos A. Mannucci: en ambos nuevamente se ganó un lugar fijo vía velocidad, potencia y desborde, pero sin dar esa vuelta olímpica que parecía esquiva.

Hasta que llegó 2019 y el Cusco le abrió las puertas. En principio, para jugar como lateral derecho, esa posición para la que había llegado a inicios de la década a León y desde la que podía tanto aprovechar su corpulencia como lanzarse al ataque vía esas trepadas mortíferas por la banda que acabaron siendo un sello distintivo del imperio de los incas. Por eso, Marcelo Grioni lo terminó de colocar como extremo por derecha, y allí rindió sus mejores actuaciones de la temporada: esas que condujeron a Cienciano al título y a la vez elevaron a Cuero como el mejor jugador de la Liga 2, con un 13.95 para el recuerdo. Y que ahora le abre, como figura máxima del 'Papá', de vuelta las puertas de esa Liga 1 en la que solo tiene cuatro partidos jugados en su historial estadístico. Al borde de los treinta, es casi como una mascaypacha hecha en cuero y puesta con total legitimidad.

Ilustración: Lenin Auris / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy