Ecuador logró su segunda victoria en estas Eliminatorias ante una Bolivia afectada por múltiples eventualidades. El 3-1 favorable al ‘Tricolor’ fue generado en gran parte por el pésimo elenco arbitral que dirigió el partido, encabezado por el chileno Pozo. Una rápida expulsión de Alejandro Gómez y un penal inexistente a inicios del segundo tiempo dejaron sin chances a los altiplánicos.

Foto: elcomercio.com

La ficha del partido

Fotos: elcomercio.com

Erwin ‘Platiní’ Sánchez se quitó el saco y mostrando dos dedos se retiraba mortificado de la cancha tras ser expulsado a los 52 minutos. El entrenador boliviano quería señalar se refería que el segundo gol no debería había subido al marcador: Raldés le sacó limpiamente la pelota a Benítez, pero el chileno Pozo vio otra cosa. Desde entonces Bolivia se sintió inferior y empezó a perder el partido.


Raldés marca a Benítez. El capitán boliviano sufrió la injusticia por parte del réferi Pozo en la acción que derivó en el gol de Caicedo (Foto: elcomercio.com)UNO MENOS AFECTA A DIEZ

Alejandro Gómez estaba involucrado en un problema judicial y llegó tarde a la capital ecuatoriana al ser impedido de salir de su país. Quizá esta eventualidad descontroló al volante boliviano en el partido puesto que estuvo demasiado violento en el inicio. Fue prematura su salida ya que el árbitro chileno Pozo pudo solo llamarle la atención, pero el hecho es que Gómez dejó a su selección con diez tan solo a los 18 minutos. Bolivia no lo sufrió al instante; el golpe lo afectó y liquidó en el complemento. A Ecuador la salida de Néicer Reasco, no por expulsión sino por aparente lesión al tobillo, sí lo afectó inmediatamente y provocó que Botero pudiera empatar el partido momentáneamente.


CUANDO UNO QUIERE SER PROTAGONISTA

Mientras menos se hable de ellos, mejor será su actuación. Esto es lo que se dice sobre los árbitros. Pero el chileno Pozo -el mismo que expulsó a Paolo Guerrero en Montevideo ante Uruguay en la fecha pasada- entendió al revés dicha cita puesto que su estricto estilo de severidad le involucró en el desarrollo y resultado del cotejo. Empezó expulsando rápido a Alejandro Gómez, cobró un penal a Bolivia que nunca se dio y por querer compensar erró en dos fuera de juegos posteriores a favor de Ecuador. Caicedo festeja su tanto, que desequilibró definitivamente el partido (Foto: elcomercio.com)Junto a su asistente Patricio Basualto fueron los verdaderos personajes del partido, cuando los 22 que debían serlo se quedaron opacados.


GUERREANDO POR UN GOL

Primeros instantes del partido, y recién asentándose los locutores, cuando un moreno con camiseta amarilla lanza un potente cañonazo que Arias como puede la manda al tiro de esquina. No era el ‘Bombón’ Castillo, tampoco el jugador del Manchester City Felipe Caicedo; era Joffre Guerrón, centrocampista del Getafe y figura en la última Libertadores con Liga de Quito, quien se proyectaba por la banda derecha para alcanzar los larguisimos pases que le  mandaban. El ‘16’ ecuatoriano, que explota en potencia y velocidad, buscó todo el rato su gol. Tuvo una alzando la pelota sobre Arias y estrellando la pelota al palo izquierdo, pero no conseguirlo no le negó la opción de ser el mejor de la cancha.


ALTURA OLÍMPICA

Se puede agradecer al árbitro que Ecuador haya conseguido la victoria de un modo más sencillo, pero la ‘Tricolor’ también mostró que mantiene las esperanzas en las Eliminatorias -cuanto menos para el puesto del repechaje-. Caicedo se sacó la sal abriendo el marcador, Guerrón ha madurado bastante en su travesía española, cuenta con una banca aceptable y lo único que deberá sobrellevar es la lesión de Reasco. Bolivia se mostró en Quito combativo como siempre, pero muy poco organizado (Foto: elcomercio.com)Su próximo escollo será la visita a un entonado Uruguay en el Centenario.


LEJOS DE LA REALIDAD

La distancia en kilómetros que separa Johannesburgo de La Paz es parecida a la que separa a la selección boliviana del fútbol en potencia. Llegaron al partido tras solucionar brevemente el tema de la huelga por falta de pagos a algunos jugadores. Venían de "celebrar", por decirlo de algún modo, el hecho de haber pasado a la selección peruana en el ranking FIFA y dejar de ser -al menos en números- el patito feo de Sudamérica. Pero Bolivia mantiene los errores de siempre: floja defensa y una dependencia de la altura para dominar partidos. Al menos, pese al jugador de menos los verdes no dudaron en atacar e incluso entró el brasileño nacionalizado Marcelo Martins para hacer descansar al veterano goleador Joaquín Botero.


Leer más...

La ficha del partido

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy