Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comHace veinte años Deportivo Pesquero de Chimbote provocó una catástrofe en el Callao: le empató 1-1 a Sport Boys y lo eliminó de la Liguilla por el subtítulo. Aquel fue el último partido de Miguel Ángel Arrué como técnico de un equipo rosado que fue protagonista en el campeonato.

 

Roberto Gando | @Roberto_Gando
Editor

En 1996, luego que Sporting Cristal aseguró su primer tricampeonato, el torneo tenía pendiente definir al segundo equipo que iba a jugar la Copa Libertadores del siguiente año. Para ello, se jugó una serie de seis partidos con choques de ida y vuelta, en los que solo tres equipos iban a acceder a una Liguilla a la que Alianza Lima ya estaba clasificado al quedar segundo en el Descentralizado.

Así, mientras Universitario eliminó a Unión Minas y Cienciano a Atlético Torino, la tercera llave tuvo a Sport Boys como claro favorito ante Deportivo Pesquero. El problema para los rosados fue que en su primer encuentro cayeron 2-0 en el estadio Manuel Gómez Arellano, un resultado que los obligó a ganar en el Callao por al menos dos goles de diferencia.

Las postales

El domingo 24 de noviembre, el Miguel Grau chalaco recibió a cerca de cinco mil espectadores, los que bajo el arbitraje de Víctor Mayorga sufrieron con un primer tiempo sin goles. Durante la primera etapa, Pesquero pasó algunos apuros, pero el conjunto dirigido por Roberto Arrelucea soportó la presión para luego pegar un duro golpe en el complemento.
Isidro Fuentes burla a Jacinto Rodríguez antes de anotar el gol de Pesquero (Recorte: diario El Comercio)
Aquel día, en Boys casi nada funcionó. Con Germán Carty prácticamente aislado en ataque, y con un mediocampo en el que solo sobresalía el empuje de Juan Carlos Bazalar, los rosados fueron perdiendo la tranquilidad en busca de un gol, lo que dejó espacios para los delanteros del once chimbotano.

Y así fue que a los 61 minutos apareció Isidro Fuentes, quien luego de pelear un balón con Jorge Reyes, acabó frente al arquero Jacinto Rodríguez, al que se sacó de encima para definir a placer. La respuesta porteña frente al arco de Jesús Purizaga llegó mediante dos penales: el primero, pateado por Carty, chocó en un poste; mientras que el segundo lo ejecutó Bazalar para lograr el empate a los 73 minutos.
Jesús Purizaga corta el peligro en un ataque de Boys mientras sufre la carga de Víctor Reyes (Recorte: diario El Comercio)
En adelante, por más que Boys porfió, no pudo vencer otra vez al ‘Gato’ Purizaga, quien junto a Martin Duffoó y José Chacón fueron los mejores valores en su defensa para la clasificación de Pesquero. Con la eliminación, el fervor de las tribunas se transformó en violencia, pues un grupo de espectadores trató de ingresar a la cancha tras derribar una parte del alambrado. Incluso, en la zona exterior del estadio se produjo un serio altercado con algunos jugadores y el comando técnico.

Fue el peor final para el grupo que dirigió el chileno Miguel Ángel Arrué, pues durante la temporada se convirtió en uno de los cuadros más complicados de vencer para Cristal, la ‘U’ o Alianza Lima, lo que elevó sus pretensiones de éxito en un campeonato en el que se quedaron con nada.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Recortes: diario El Comercio


Comentarios (1)add
...
escrito por Agullag , noviembre 24, 2016
Siempre sumido en la violencia el club rosado... A ver si en Copa Perú siguen haciendo de las suyas.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy