Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comHace 25 años, se produjo el que quizás sea hasta ahora el fichaje más controvertido en la historia del fútbol peruano: Juan Reynoso dejó Alianza Lima, equipo en el que era capitán, para pasar a jugar por el archirrival Universitario de Deportes.

Mariano Elías | @marianoeliasfut
Redactor

Pasaron ya dos décadas y un lustro desde que Alianza Lima vio partir al último de los sobrevivientes de la generación que años antes había fallecido en Ventanilla. No fue precisamente una tragedia, pero Juan Reynoso, destacado defensa central, capitán y uno de los jugadores más identificados con el equipo en ese momento, se fue para siempre del cuadro blanquiazul y, a diferencia de los mártires que fallecieron cinco años antes, su recuerdo no es para nada grato en La Victoria.

Esta partida absolutamente inesperada se vio marcada por una serie de momentos para los que DeChalaca pudo recopilar material fotográfico y construir una suerte de cronología de la “traición” futbolística más importante en el país en los últimos años.

La última tonada

Juan Reynoso se había ganado el aprecio de todo Alianza Lima. Sin embargo, esa celebración en 1992 sería opacada por una decisión. (Recorte: diario Ojo / suplemento deportivo Súper Crack) 

EL ÚLTIMO PARTIDO. El 13 de diciembre de 1992, Alianza Lima y Sport Boys se enfrentaban en el estadio Nacional en un duelo válido por la liguilla que definía a los clasificados a la Copa Libertadores y a la Conmebol. Ninguno tenía ya chances y los íntimos, dirigidos por Miguel Ángel Arrué, alinearon un equipo joven, en el que uno de los líderes era precisamente Juan Reynoso.

El encuentro terminó 2-3 a favor de los blanquiazules con goles de Marquinho y Marco Antonio Oro para los rosados, mientras que para Alianza anotaron Waldir Sáenz -en el que significó su primer gol como profesional-, Jordan Petrov y Reynoso, quien no sólo jugaba su último partido, sino que también marcaba por última vez con camiseta íntima. Eso, claro está, nadie lo sabía en ese entonces.

Juan Reynoso en diálogo con jóvenes en Matute durante 1992. Sería de las últimas ocasiones del defensor con Alianza Lima. (Recorte: revista Estadio) 

LOS DÍAS FINALES EN MATUTE. Hace exactamente 25 años, el pase de Reynoso a tienda crema era ya un hecho, luego de negociaciones con la directiva y tras llegar a un acuerdo económico al aceptar una propuesta de 150 mil dólares que no podía rechazar, y que además era, para ese momento, casi un récord.  

Juan Reynoso presentado con camiseta de Universitario en el Lolo Fernández. (Recorte: revista Estadio)Al consultársele al defensa de la selección peruana sobre qué le diría a los hinchas de Alianza Lima, este respondió: “Soy un profesional que busca lo mejor para su familia. Yo estoy muy agradecido con los hinchas porque siempre me brindaron apoyo, pero deben comprender que la parte económica es fundamental para un jugador profesional. En las negociaciones siempre Alianza tuvo la prioridad, pero al final no hubo acuerdo”.

LA PRIMERA IMAGEN CON CAMISETA CREMA. Una vez oficializado su fichaje y después de haber entrenado, el 'Cabezón' ya se dirigía a su nueva hinchada: “La 'U' juega la Copa Libertadores, donde un profesional puede demostrar su valía. (…) Estoy seguro de que los hinchas cremas me van a mirar con simpatía cuando vean las ganas que voy a poner en el terreno de juego. Yo sé que al hincha crema le encanta la garra y no quiere perder nunca, yo no soy ningún apático que se achica”.

Tiempo de cambio

Reynoso se puso a disposición del técnico Iván Brizc y se convirtió en uno de los refuerzos para el gran equipo que la U estaba armando para la temporada de 1993, con fichajes importantes como Marcelo Asteggiano y Jorge Amado Nunes, y caudillos que continuaban en el club como José Luis Carranza y Roberto Martínez.

El primer duelo de Reynoso frente a Alianza Lima, en 1993. En esa oportunidad, los cremas vencieron 0-1 a Alianza Lima con gol de Nunes. (Recorte: revista Estadio) 

LA PRIMERA VUELTA A MATUTE. Fue en octubre de 1993 que Reynoso volvió a pisar el césped del Alejandro Villanueva. Fue en un clásico disputado el domingo 10 de dicho mes, cuando Universitario derrotó 0-1 a Alianza Lima con un tanto de Ronald Baroni cuando apenas se había iniciado el compromiso. A los merengues, en ese entonces, ya los dirigía Sergio Markarián y se encontraban próximos a consagrarse bicampeones.

La relación entre el hoy asistente técnico del Puebla de México y los aliancistas jamás fue cordial nuevamente. Cada vez que pasó por Matute, Reynoso recibió pifias y hasta ahora se le recuerda como un mercenario en La Victoria. Dicen que el tiempo cura heridas y que eventualmente todo pasa, pero el hecho de haberse ido al clásico rival en una época en la que eso jamás había ocurrido, fue sin duda un detonante que cortó para siempre cualquier tipo de cariño hacia Juan Máximo.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Recortes: revista Estadio, diario Ojo / suplemento deportivo Súper Crack


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy