Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comCristal hizo los méritos para llevarse la clasificación ante Lanús, pero el 2-1 le fue insuficiente: el cabezazo de García Guerreño neutralizó el buen papel colectivo de los cerveceros y selló la angustiosa clasificación del 'Grana' a la segunda ronda de la Sudamericana.

    Mario Azabache | @Mario_Azabache
    Columnista Editorial

¿Qué le faltó a Cristal para dejar en el camino a un Lanús que se vio superado en muchos pasajes de la eliminatoria?

Le sobró ímpetu, pero le faltó trascendencia. Y eso va mas allá de una discusión habitual sobre tableros de efectividad, remates al arco, posesión de balón o distancias recorridas. El fútbol te suele mostrar pequeños partidos dentro de uno: con momentos en los que someterás al rival y se pondrá a prueba tu jerarquía ofensiva, y otros lapsos donde te tocará resistir cualquier embate ajeno en un test de alta pureza para la precisión defensiva. Lo cierto es que Cristal pudo dar una estocada mortal en los primeros 30' de esta noche, tramo en el que los dirigidos por Mario Salas maniataron a su oponente con una mezcla eximia de prolijidad, amplitud y desenfreno.

Sin embargo, el primer pecado rimense en el Nacional fue el mismo del episodio vivido en el sur del Gran Buenos Aires: anotar solo una vez en ese periodo de semblante hegemónico. El tanto de Emanuel Herrera, desde los doce pasos, debía servir para afianzar al colectivo celeste. El reloj no llegaba ni a los 10' y Cristal estaba a un solo gol de firmar su pase a la siguiente ronda de la Sudamericana. La mesa estaba casi servida. No obstante, salvo el rendimiento sostenido del tándem entre Johan Madrid y Gabriel Costa por el lado derecho, la expresión celeste se fue diluyendo hasta depender de una intervención providencial de Patricio Álvarez para impedir el empate de Lanús al filo del descanso.

En el complemento, los bajopontinos retomaron el dominio y el 'Grana' hizo la simple: replegar sus líneas y apostar por algún contragolpe esporádico. Una renuncia tácita a lo que Ezequiel Carboni profesa, pero que claramente le acomodaba mejor a un esquema que, sin el 'Laucha' Acosta en el campo, no iba a ofrecer mayores luces en ataque. Y en esa labor para neutralizar a los dueños de casa, destacaron con nitidez el corazón de Iván Marcone y el inagotable trajín de Román Martínez. Dos pilares de una medular que fue la excepción dentro de la tibieza colectiva de Lanús.

Johan Madrid estuvo más preciso que en la ida y le ganó en todos los duelos a Gonzalo di Renzo. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

Un mano a mano de Fernando Pacheco y una media vuelta de Herrera mantenían en vilo a esa ilusión de los hinchas rimenses. Pero el baldazo de agua fría cayó en el Nacional sobre el epílogo del cotejo: Rolando García Guerreño ganó en el juego aéreo y con un certero cabezazo puso el empate. El central paraguayo corrió a confundirse en un abrazo con sus compañeros mientras la sensación de historia terminada se escribía en la mente de todos los presentes.

No obstante, minutos después, Horacio Calcaterra dibujó una parábola perfecta para firmar el 2-1 que le otorgó dramatismo a los instantes finales. El 5-4 en el global determinó el pase de Lanús en un torneo continental que vio como dos equipos peruanos se despidieron prematuramente en un mismo día. Aunque en tienda celeste quedan dos reflexiones que pueden ser valiosas de cara al resto del año. La primera va relacionada con Mario Salas y una propuesta que sigue afianzándose como una de las mas competitivas a nivel local. Y la segunda es que tienen goleador para rato: Herrera ya lleva 10 goles en 6 duelos y, de seguir por esa senda, podría ganarse un lugar en la estadística histórica del club.

Transmisión de DeChalaca Radio

Escucha "Sudamericana 2018: Cristal - Lanús" en Spreaker.

Relato: Aldo Ramírez
Comentarios: Juan Diego Gilardi

Las Fotos

Los Goles

Fotos: Pedro Monteverde / DeChalaca.com


Leer más...

La ficha del Cristal 2 - Lanús 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy