Composición fotográfica: Víctor Sierra / DeChalaca.comRadiante, brilloso e imponente: el sol del Distrito Federal inspiró a México, que desequilibró a El Salvador y desnudó sus falencias. El contundente 4-0 acerca a los locales a los primeros cuartos de final de su historia.
Miguel Marca | @migueelmarca
Redactor

El calor entusiasma a los fervientes mexicanos que asisten al estadio Azteca. Camisetas multicolores en las gradas le dan un ambiente distinto al imponente recinto mexicano, y ejercen presión desde que el juez egipcio Aly Hussein Kandil llevó el balón en las manos al salir al campo. Ese mismo esférico que, minutos más tarde, Javier Valdivia convertirá en espectáculo con un doblete. O el mismo que Salvador Mariona usará como pretexto para emprender una falta alevosa sobre Enrique Borja.

Ni bien el pitazo del juez dio inicio al juego, las propuestas se fueron formando de manera natural: México al ataque y El Salvador trazando dos líneas muy marcadas para defender. La 'Selecta' dejó en búsqueda de la gloria a Ernesto Aparicio, enfrentado a su suerte al 'Halcón' Gustavo Peña y a José Vantolrá. El medio fue enteramente del 'Tri', que mediante Antonio Munguía y José Luis González repartió el balón a su antojo y lo aisló siempre hacia las bandas, donde Aarón Padilla y Enrique Borja hicieron de las suyas.

Los comandados por Hernán Carrasco permanecían replegados durante los 45' del primer tiempo. Quizá intepretaron que tenían cierto control del juego por las acciones que cortaban cuando México pasaba la mitad del campo. Ningún abucheo en las tribunas, de hecho, los hacía perder moral. Pero fue entonces cuando la astucia de Mario Pérez afloró para, desde la izquierda, cobrar un tiro indirecto en búsqueda de Padilla, quien sin marca alguna lanzó el centro rasante hacia el área. Borja hizo un intento fallido de impactarlo, pero finalmente Valdivia colocó el primero. Rostros desencajados se dibujaron en los salvadoreños, quienes le reclamaron la posición al árbitro egipcio. Pero el gol estaba signado, la ventaja decretada y los centroamericanos, sujetos a su suerte.

Valdivia desatado en el medio de la zaga salvadoreña. El 'Cabo' brilló y fue el mejor del campo. (Foto: Pinterest) 

La segunda mitad vio a México dar por descontado que más goles llegarían, y no tardó mucho en lograrlos. En breves minutos el marcador ya tenía un guarismo más en el tablero de madera del Azteca. Valdivia, para variar, anotó con remate derecha que vulneró a Magaña, quien usaba un gorro para evitar el radiante sol pero que no lo protegía del menudo pero voraz 'Cabo'. De la misma manera llegaron los goles restantes, ya con Horacio López Salgado habiendo entrado y salido por lesión para dejarle lugar a Juan Ignacio Basaguren, autor del tanto que selló el pleito.

Antes de eso, Javier Fragoso había anotado el tercero de la tarde: un balón puesto en su pie por Padilla le permitió aprovechar su tamaño para dar un inmenso salto dentro del área. El balón solo esperaba una caricia para meterse en las redes de Magaña, pero Fragoso no quiso escatimar esfuerzos y con un puntazo hizo vibrar de alegría a todo México, que como buen anfitrión entrega todo lo que tiene para vivir -y soñar- su Mundial a su manera.

Los Goles

Composición fotográfica: Víctor Sierra / DeChalaca.com
Fotos: Pinterest


Leer más...

La ficha del México 4 - El Salvador 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy