Composición fotográfica: Alexander Macazana / DeChalaca.comEn quizá la mejor remontada de lo que va de la historia de los Mundiales, Alemania Federal apeló a toda su casta para revertir una desventaja de dos goles y ganarle 3-2 a Inglaterra, golpeada por la ausencia de Banks y el inexplicable cambio de Bobby Charlton. La 'Mannschaft' se cobró la revancha de la polémica final de 1966.
Víctor Sierra | @VictoRS2903
Redactor

Cuatro años atrás, en la inolvidable tarde de Wembley, Alemania Federal perdió una final con un gol más que solanmente polémico. El tanto de Geoff Hurst fue un punto de quiebre en una rivalidad que trasciende el fútbol y que significó un durísimo golpe para el orgullo alemán, por las circunstancias y por la forma en que entre el árbitro suizo Rudolf Dienst y el guardalínea soviético Tofiq Bahramov consumaron lo que para la 'Mannschaft' equivalió a un latrocinio.

El 14 de junio de 1970 estaba inscrito, entonces, en el calendario del fútbol mundial como el día del segundo round. Con el planeta entero mirando, en varios rincones ya a color, un partido cargado de morbo por encima de los otros tres que se jugaban a la misma hora. Y encima, con las pulsaciones al tope por algunos inesperados problemas previos.

Desde el viernes 12 por la noche, una infección estomacal severa comenzó a aquejar a Gordon Banks. Ese día el plantel inglés almorzó en el Club de Golf de Guadalajara y según el portero él bebió una cerveza post almuerzo que le desató el cólico; la prensa inglesa, siempre suspicaz y encontrada con el pueblo mexicano durante todo el Mundial, deslizó teorías de un posible envenenamiento intencionado para dejar fuera de combate a la gran figura de los 'Three Lions'. Lo cierto es que Alf Ramsey esperó al guardameta hasta el último momento, y solo en la charla técnica prepartido le dio la titularidad a Peter Bonetti.

Beckenbauer al salto con Charlton. El duelo de colosos lo ganó, como en la imagen, el alemán. (Foto: Pinterest) 

Contarán seguramente otras crónicas que el golero del Chelsea fue en parte culpable del desenlace acaecido en León. Pero lo cierto es que tuvo un buen partido y un único error puntual en el segundo gol alemán. Porque si se va a hablar de yerros de Inglaterra, habría que sumar otros antes para explicar cómo un trámite de circunstancias tan favorables pudo terminar dejando fuera de la competición al campeón del mundo vigente.

El encuentro comenzó con un anuncio de todo lo que estaba en juego: un fuerte golpe de Francis Lee sobre el arquero alemán Seep Maier llevó al árbitro argentino Ángel Coerreza a sacar la primera tarjeta amarilla. Los ánimos se fueron morigerando a tono con los efectos del calor, lo que tornó el ida y vuelta en uno trabado y con pocas situaciones de peligro: por allí lo intentó Bobby Charlton, de contra tuvo otra Gerd Müller: poco por aquí, nada por allá. Hasta que pasada la media hora se destrabaron las barreras: Alan Mullery recibió un centro limpio por derecha para elevarse y poner el primero de la tarde.

Fue entonces que Inglaterra tomó control real del partido. El plan de Ramsey salía según lo pensado: trasladarle la presión a una Alemania complicada para generar juego en la medular, zona en la que Stan Libuda estaba lejos del nivel de otros partidos y se encontró poco con Klaus Fichtel. El regreso de vestuarios le empinó todavía más la cancha: como en 1966, Charlton se escapó y le puso un centro preciso a Martin Peters, quien se elevó para nuevamente causar zozobra en el fondo teutón y estirar la cuenta. Todos los fantasmas de Wembley merodeaban el estadio Guanajuato y empezaban a servirse un té.

El derechazo de Müller para consumar la remontada. Bonetti quedó inutilizado ante la acción. (Foto: Pinterest) 

Sin embargo, todavía no eran las cinco. En realidad, las 13:28 echarían a correr un reloj en sentido contrario del Big Ben. A esa hora, el capitán Franz Beckenbauer inició la remontada de los panzers: tras driblar a Mullery, se metió en el corazón del área y disparó casi cayéndose para decretar el descuento. Y 2 minutos más tardes, Sir Alf Ramsey hizo su parte: decidió, contra todo consenso interno y externo, retirar a Bobby Charlton y sustituirlo por el defensor Colin Bell para cerrar el resultado.

Es fácil ser general luego de la batalla, y es difícil cuestionar a un DT sabio y campeón del mundo. Pero desde el momento del cambio, las críticas iban y venían desde León hasta el Palacio de Buckingham. Hinchas, prensa y cuanto personaje pudiera imaginarse se preguntaba cómo Inglaterra pretendía retirar a su otro gran referente dada ya la ausencia forzada de Banks. La respuesta la proporcionó la propia Alemania Federal, en términos similares: 11 minutos más tarde Uwe Seeler, el hombre de mayor experiencia de la 'Mannschaft', le sacó lustre a los galones de su cuarto Mundial para marcar corajudamente el empate. Bonetti estuvo incuestionablemente mal ubicado y respondió tarde.

Lo que sobrevino fue todo furia y tensión. En los últimos minutos del tiempo regular los ataques se intensificaron y los arqueros no se quedaron atras: tanto Maier como Bonetti sacaron dos remates con destino al arco. Lo contrario ocurrió en el tiempo suplementario: el miedo a perder pasó a ser mayúsculo de parte de ambos bandos y decidieron no atacar, casi resignados a que un lanzamiento de moneda decidiría su suerte de modo salomónico. Pero alguien dijo por allí que los marcos cotizaban mejor que las libras esterlinas.

Charlton deja la cancha con cara de pocos amigos en medio del jolgorio teutón. Nadie entendió su sustitución. (Foto: Pinterest) 

De economía entienden otros, pero no los goleadores. Gerd Müller prefirió darle a este extraordinario partido un cierre más decoroso para la historia. Donde el chile y el guacamole queman, en el área chica, encontró el espacio para sacar el estiletazo de derecha, batir a un inerte Bonetti y darle mucho a Alemania Federal: el pase a la semifinal, la revancha de Wembley y una reivindicación con la historia. El 'Torpedo' se fue del campo con los brazos en alto; Charlton, con cara de pocos amigos y sin mirar siquiera de reojo a Ramsey. Porque en el fútbol todo da vueltas, como en el mundo, como sobre todo en los clásicos.

Los Goles

Composición fotográfiica: Alexander Macazana / DeChalaca.com
Fotos: Pinterest


Leer más...

La ficha del Alemania Federal 3 - Inglaterra 2

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy