Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.comLuego de 49 años, la final de la Copa Libertadores vuelve a enfrentar a Santos de Brasil y a Peñarol de Uruguay. En el partido de vuelta de 1962, se presentó un hecho insólito: solo fueron válidos 51 minutos de los 90 jugados.

 

Hace casi medio siglo, en 1962, Peñarol de Uruguay y Santos de Brasil se enfrentaron por primera vez en la final de la Copa de Campeones de América, como se le conocía entonces a la Copa Libertadores. Aquella vez, los brasileños iniciaron el torneo en el Grupo 1 junto a Cerro Porteño de Paraguay y Deportivo Municipal de Bolivia. Clasificaron sin mucho esfuerzo a la siguiente fase. Lo del ‘Mirasol’ fue distinto: Peñarol, como campeón del torneo el año anterior, empezó su participación en la semifinal de aquella Copa frente a su eterno rival, el Nacional de su país. Santos enfrentó y eliminó a la Universidad Católica de Chile; los aurinegros vencieron, no tan fácilmente, al Nacional de Montevideo.

Saludo de los capitanes en la primera final, disputada en el estadio Centenario. Santos le ganó a Peñarol por 1-2 (Foto: taringa.net)La final se había definido: Peñarol estaba a punto de conseguir el tricampeonato, mientras que Santos, que ya había hecho historia al clasificar a una final, estaba decidido a aguarles la fiesta a los uruguayos. Ambos contaban con equipos sumamente respetables, por lo que se vaticinaba un partidazo, además de tener en sus filas a dos referentes que marcarían un hito en la historia del fútbol. Los brasileños contaban con el todavía joven, aunque ya bastante experimentado y dos veces campeón del mundo, Pelé; los uruguayos tenían en sus filas al ecuatoriano Alberto Spencer, quien es el mayor anotador en la historia de esta competición.

En principio, la final consistió de dos partidos, jugándose el primero en Uruguay para luego definir el título en Brasil. Pero no ocurrió así; un bochornoso incidente hizo que la definición por la Copa Campeones de América de 1962, acaso, sea la final más larga en la historia del fútbol. DeChalaca.com le cuenta la historia.

Batacazo albinegro

Instante en que un proyectil impactó en el árbitro del segundo partido y que, posteriormente, derivó a que solo se se contabilicen 51' del Santos - Peñarol escenificado en Vila Belmiro (Foto: ESPN Brasil)El 28 de julio de 1962 se disputó el partido de ida. El Centenario de Montevideo lucía repleto de hinchas uruguayos que llegaban a ser más de 50 mil. Ellos se aferraban a la idea del tricampeonato. Los locales presentaron a su mejor oncena, mientras que la visita mostró una importante ausencia: Pelé. Los ‘Charrúas’ mostraron una excesiva confianza y, producto de ello, Spencer abrió el marcador a los 18’.

La ausencia del máximo crack brasileño era evidente; sin embargo, Santos no tenía en sus planes soportar el ataque incisivo de algún jugador rival. Diez minutos después, apareció Coutinho para empatar el partido y enmudecer el coloso uruguayo.  La escuadra local ya estaba advertida, pero pareció hacer caso omiso a tal advertencia y, ya en el complemento, Coutinho adelantó, nuevamente, para los brasileños. Pitazo final y la primera final ya tenía ganador.

¿Y el campeón es…?

Pele y Alberto Spencer, dos cracks que se toparon en la final. El brasileño fue el que sonrió al cbo de los tres partidos disputados (Foto: gameprotv.com)Santos era local y solo necesitaba un empate para conseguir el campeonato, por lo que las posibilidades del Carbonero eran casi nulas en Villa Belmiro. Sin embargo, contra todo pronóstico, Peñarol protagonizó uno de los mejores partidos de su historia. Los aurinegros iban ganando el partido por 3-2, con tantos de Sasía y dos de Spencer, mientras que los goles locales fueron de Dorval y Mengalvio. La molestia de la afición albinegra fue tal, que empezaron a caer proyectiles al campo; uno cayó al juez chileno Robles y una piedra impactó al defensa uruguayo Lezcano.

Lo cierto es que el partido se suspendió durante una hora y media para que, luego de la presión de los dirigentes, se reanude el juego pero de “forma amistosa”, tal como Robles lo detalló en su informe en el que precisó que Peñarol había ganado el encuentro. De esta manera, solo fueron válidos 51 minutos de la segunda final, ya que la Comisión Sudamericana de Fútbol suspendió los 39 restantes. El resultado final fue empate a tres, no obstante el resultado no importó: Peñarol lo había ganado. Aún no había campeón.

Campeao do América

 

Se tenía que jugar un tercer partido en Argentina que, en un principio, Santos no aceptó presentarse. El partido se debió de jugar el 17 de agosto, pero finalmente se aplazó para el 30 del mismo mes, debido a la demora del cuadro brasileño en dar una respuesta. Aquella vez, 60 mil personas se dieron cita al Antonio Vespucio Liberti, el Monumental de River Plate, para conocer al campeón de la edición de 1962. El resultado fue 3-0 a favor de los brasileños, con dos goles de Pelé y un autogol de Caetano.

Así, Santos consiguió su primer título en la Libertadores y frustró el tricampeonato del cuadro charrúa. Aquella final estuvo marcada por el buen fútbol y por las paradojas que trae consigo este sagrado deporte. Esta vez la Libertadores nos regala una final con ribetes históricos y a diferencia de aquella otra vez, se duda que se juegue de forma amistosa.

Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy