Capiatá cosechó una victoria en el primer partido de su historia por Copa Libertadores. El cuadro paraguayo se quedó corto con el 1-0: fue notablemente superior a un Táchira que apostó por un empate que, pese a lo señalado, estuvo cerca de conseguir sobre el final.

 

Ángel Amez | @aamez93
Redactor

IRREVERENCIA. Mientras Táchira jugaba su vigésima Copa Libertadores, Capiatá hacía su estreno en el torneo continental. Sin embargo, los carteles se mostraron invertidos en el trámite del juego. Con buen ritmo y fluidez, el equipo dirigido por Diego Gavilán -exvolante de Juan Aurich en 2011- mostró tranquilidad ante las retrasadas líneas de su rival, y alternó asociaciones y centros que hicieron daño al cuadro venezolano -que, por el contrario, se mostró errático tanto en el juego aéreo como a ras de suelo-.

TODO UN CONTRERAS. El experimentado delantero Roberto Gamarra, pese a no anotar, fue el más peligroso de Capiatá a lo largo del duelo gracias a su fuerza y buena ubicación. El primer tiempo estuvo lleno de ocasiones para el cuadro paraguayo, con el punta como protagonista; sin embargo, el guardameta José Contreras apareció en múltiples ocasiones para apagar los incendios generados por el ataque listado. La opción más clara -antes del gol- se dio a los 10', cuando jugándose la integridad ahogó el grito de gol a Gamarra.

SE LUCIÓ. Al margen de la buena labor de Roberto Gamarra en ataque, el mejor en Capiatá fue el mediocamposta Hugo Lusardi, encargado de mover los hilos del equipo. Dentro de varias triangulaciones que ensayó el local, las que pasaron por los pies de Lusardi fueron las más incisivas. El volante, además, gozó de buena fortuna: cuando se jugaron los descuentos de la primera mitad, sacó un zurdazo desde fuera del área que pegó en un defensor; el balón se desvió y se convirtió en el único gol de una histórica jornada para el club paraguayo.

Costó pero lo logró. Capiatá consiguió su primer triunfo en la Libertadores con un solitario gol. De esta llave sale el rival de Universitario. (Foto: EFE) 

ESPECULACIÓN EN VENEZUELA. En el inicio del segundo tiempo, los dirigidos por Santiago Escobar parecieron seguir conformes con el marcador parcial, pues mantuvieron su repliegue pese a la desventaja. El visitante continuó esperando en su campo ante un rival que, guardando la compostura, continuó atacando en busca del segundo. Quedó la sensación, pues, de que al DT colombiano no le cayó mal irse de Asunción y esperar la vuelta con un 1-0 en contra.

JUVENTUD REBELDE. Las últimas impresiones cambiaron cuando hizo su ingreso el joven Jan Hurtado. Con apenas 16 años, el atacante entró para cambiarle la cara al visitante. Capiatá había bajado las revoluciones cerca del final por no contar con el mismo rigor físico; por ende, esto fue aprovechado por la frescura del atacante, quien en una gran acción individual eludió a dos defensas y estuvo a punto de marcar el empate, pero erró en la definición. Aunque tuvo otro par de incursiones interesantes, la igualdad se mantuvo.

Fotos: EFE, AFP


Leer más...

La ficha del Capiatá 1 - Táchira 0

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy