Foto: APCorinthians superó sus anteriores demonios y alcanzó por primera vez en su historia la final de la Copa Libertadores al igualar 1-1 con Santos en el Pacaembú. El 'Timao' se reencuentra con su prestigio apenas cinco años luego de haber descendido.

Semifinal (vuelta) - Copa Libertadores 2012

Llave S1

Estadio Paulo Machado de Carvalho (Pacaembu) - miércoles 20/06

Corinthians 1 (Danilo 47') - Santos 1 (Neymar 39')

 

 

Habrá un nuevo campeón. Hay un nuevo finalista. Tras los 180' en el ida y vuelta, era inmerecido que el último monarca continental, Santos, accediera a dicha instancia porque nunca demostró ser más que Corinthians. El 'Timao' lució su mejor rostro en un partido decisivo, en el que tenía que evidenciar por qué es uno de los grandes del Brasil.

En Pacaembú, los torcedores locales vivían una extrema ilusión de llegar a la final merced al triunfo en el Vila Belmiro; la atmósfera de fe que se instaló en las tribunas era tal que la afición recibió a los suyos con carteles alusivos y un diseño de un electrocardiograma en cuyo corazón se alojaba aquel escudo que llevan con orgullo.

Con el pitazo inicial de Leandro Vuaden, el 'Timao 'salió presto a sellar su clasificación, buscando cortar los circuitos del 'Peixe' para que su máxima estrella Neymar no creara riesgo en la valla de Cassio. Un primer tiempo intenso, como los que suele entregar la Copa Libertadores, en el que los dirigidos por Tité asomaron al arco de Rafael a través de disparos de William y Alex; no obstante, el baldazo de agua helada llegó sobre los 39', cuando Neymar arrancó desde tres cuartos en una jugada rápida que terminó en los pies de Borges; este remató y su tiro fue a dar en el palo, pero ahí nomás el '11' santista apareció para añadirla y silenciar el recinto corinthiano.

Luego del descanso, Tité optó por una variante en ataque: envió a Liedson en reemplazo de William. El '9' fue una especie de talismán, porque apenas a los 47' el conjunto local emparejó el marcador con un buen tanto de Danilo, quien batió con un zurdazo arriba al medio del pórtico de Rafael. El 1-1 fue el envión que motivó al 'Timao', peleando en cada dividida y borrando al Santos de cualquier acción individual. Lo del 'Peixe' pasaba por algún hecho fortuito, una genialidad de su mejor jugador -que en realidad fue el gol y nada más-, porque colectivamente era una lágrima.

Ganso tranquilamente tuvo una de sus peores noches, desdibujado en el terreno sin dar un buen pase, lejos de armar siquiera una jugada, estando casi siempre de espaldas al ataque. De hecho, era imposible que los santistas reciban una pelota sin un rival que les respirara la nuca. Los cambios de Muricy Ramalho no gravitaron en el juego, pues la defensa de Corinthians estuvo impecable. Así, no había forma que Santos concretara el segundo, con lo que el pitazo final de Vuaden desató la algarabía de la torcida paulista y de los jugadores por acceder a la primera final de su historia. Ahora saben que dependen de sí mismos para alcanzar la gloria y trascender en el prestigioso palmarés de Corinthians. 

Foto: AP

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy