Junto a varios equipos brasileños, Santos asomaba como uno de los principales candidatos, a priori, para enfundarse la corona de la Copa Libertadores 2011. Más aún si se tenía en cuenta que en sus filas aparecía la figura de Neymar, una de las mayores promesas a nivel mundial. Además, contaba con el regreso de Elano, quien retornaba a su país luego de un exitoso periplo por tierras europeas. Sin embargo, el arranque en la competición no fue muy alentador: al empate en su visita al Táchira de Venezuela (0-0), lo seguía una amarga igualdad en casa frente a Cerro Porteño de Paraguay (1-1).

Tras ello, el Peixe fue derrotado en Santiago, a manos de Colo Colo (3-2). Aquella caída complicaba el panorama del conjunto en la máxima competición continental, por lo que la directiva decidió remover del cargo al técnico Adilson Batista. En su lugar, concretaron la llegada del experimentado estratega Muricy Ramalho, quien le dio rápidamente una identidad de juego al equipo. En Vila Belmiro, enderezaron el rumbo en el torneo al superar a Colo Colo (3-2) y volvieron a la lucha por la clasificación. Después, afrontaron un duelo clave en Asunción y, a base de buen fútbol, superaron a Cerro Porteño (1-2).

Con el triunfo en su propio fortín ante Táchira (3-1), amarraron el boleto para los octavos de final. En dicha instancia, midieron fuerzas con América, quizá, uno de los escollos más complicados en su camino al título. En la ida, supieron aprovechar su localía para vencer ajustadamente al elenco mexicano (1-0). En suelo azteca, le bastó con rescatar un empate (0-0) que lo depositó en la siguiente fase. Allí, el destino le depararía a Once Caldas, otro hueso duro de roer. En Manizales, derrotaron al cuadro cafetero con sumo esfuerzo (0-1).

Ya en la vuelta, les bastó con igualar frente a los colombianos (1-1) para situarse en la instancia de los cuatro mejores. Precisamente, en semifinales, volvieron a verse las caras con un rival de la Fase de Grupos: Cerro Porteño. En su feudo, lograron imponer condiciones ante el conjunto paraguayo (1-0). En la revancha, obtuvieron una luchada paridad (3-3), con la cual accedieron a la final. Para conseguir la gloria, batallaron con otro histórico del continente: Peñarol. Contra el cuadro uruguayo, reeditaron la definición de la Libertadores 1962 con idéntico desenlace: el Peixe levantando el trofeo del certamen.

De esta manera, Santos consiguió la tercera Libertadores de su historia (1962, 1963 y 2011), empleando los mejores argumentos de la esencia del fútbol brasileño: proyección y velocidad por las bandas con Danilo y Leo, solvencia defensiva a tráves de Edú Dracena y Durval, el trajín permanente de Adriano y Arouca y, principalmente, por la exquisita riqueza técnica de sus hombres estelares en ofensiva: Neymar, Elano y Paulo Henrique Ganso. Precisamente, los tres han sido convocados para defender la camiseta de la 'Canarinha' en la Copa América. Como para esperar lo mejor de este temible tridente en suelo argentino. 

Fotos: Reuters

Comentarios (1)add
...
escrito por toño , junio 24, 2011
meritoria campaña tomando encuenta la ausencia de ganso en casi toda la campaña(reaparecio en la 2da final)se nota la categoria de muricy
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy