• EL CLUB DE LAS FALTAS. Ganzo fue incontrolable para Darío Rodríguez y Andrés Freitas. Los jugadores de Peñarol se limitaron a cortar los avances del volante de Santos con infracciones como la captada. (Foto: AFP)
  • CONTRA TODOS. A pesar del juego fuerte de los hombres de Peñarol, Neymar salió airoso y demostró toda su habilidad. (Foto: Reuters)
  • NO HAY COLORADO MALO. Zé Eduardo se mostró movedizo por todo el frente de ataque. Carlos Valdez no dudó en infraccionarlo para intentar neutralizarlo. (Foto: Reuters)
  • GRÍTALO, MAESTRO. Neymar celebra iracundo su conquista, la primera de Santos ante Peñarol. (Foto: AFP)
  • NO FUNCIONARON. Alejandro Martinuccio y Juan Olivera no funcionaron en el ataque carbonero ante Santos. (Foto: AP)
  • FUE UNA CULEBRA. Las marcas escalonadas del conjunto uruguayo no impidieron que Arouca llegara con facilidad al pórtico de Sosa. (Foto: AFP)
  • ¿ES FÚTBOL? Durante varios pasajes del partido, los jugadores de Peñarol se excedieron con el juego fuerte y cometieron acciones criminales, tal como la captada en la imagen donde embistieron con todo a Zé Eduardo. (Foto: Reuters)
  • TRISTE FINAL. Luego del pitazo final, un grupo de hinchas del conjunto brasilero tuvo un fuerte altercado con los jugadores de Peñarol, quienes reaccionaron violentamente. (Foto: Reuters)
  • LA TERCERA POSTAL. Tras su victoria sobre Peñarol, Santos alcanzó por tercera vez el campeonato de la Copa Libertadores. (Foto: AFP)
  • ES EL REY. Pelé se unió a las celebraciones del Santos al final del cotejo. (Foto: Reuters)
 

 

La frecuencia: Fox Sports

La señal de cable argentina contó para la transmisión de esta final con su equipo titular, compuesto por Fernando Niembro y Mariano Closs -comentando y narrando, respectivamente- desde una de las cabinas del estadio Pacaembú, Marcelo Benedetto junto al uruguayo Mario Martínez alternándose las incidencias en el terreno de juego y los vestuarios, y Matías 'Chiquito' García cubriendo los exteriores del escenario paulista; este último solo en la previa del encuentro. Aparte de una denotada simpatía inicial hacia el equipo uruguayo, el resto del partido transcurrió con un casi inexistente análisis del desenvolvimiento de los equipos en el campo, donde el comentario simple fue el protagonista en esta jornada.

La pizarra: Lucha de titanes

Al tratarse del choque de dos tradicionales estilos de juego en sudamerica, el encuentro empezó con una ardua lucha por imponerse en el medio sector, donde Santos apostó al juego vertical de sus atacantes, apoyados en la velocidad que por derecha les otorgaba Danilo -que jugó más como un lateral adelantado- y Neymar por la izquierda, siempre apoyados en el atíldado toque de Paulo Henrique Ganso para poner la pausa necesaria. Ante este agresivo juego ofensivo, Peñarol respondió con un cerrado bloque defensivo, donde una doble línea de cuatro jugadores le dejó pocos espacios en el primer tiempo al equipo brasileño, pero fallando al momento de desdoblarse para acompañar a los sacrificados Martinuccio y Olivera, que no se dieron a basto para generar peligro.

Los cambiazos: Por nuevos aires

En el primer tiempo el juego trabado que se desarrolló trajo como consecuencia algunas duras entradas, como la que sufrió Alejandro Gonzalez de parte de Neymar, acabando con el lateral uruguayo -ex Sporting Cristal- lesionado y reemplazado por Emiliano Albín. En la segunda mitad, Jonathan Urretaviscaya ingresó en busca de sumar volumen ofensivo a Peñarol por un desgastado Matías Mier, aunque con poca fortuna, un factor del que si gozó Fabián Estoyanoff, protagonista en la jugada del descuento uruguayo. En Santos el físico fue también motivo para las variantes efectuadas, con Alex Sandro reemplazando a Leó como marcador por izquierda, mientras que Pará entró por Ganso más con la idea de defender el resultado.

El capo: Neymar

Lo del delantero del Santos ha sido la coronación a un primer semestre bárbaro, que arrancó con él como goleador y protagonista del título Sub-20 que su selección obtuvo en el Sudamericano de la categoría disputado en Perú, y que ahora lo tiene como campeón de la Libertadores donde resultó permanente amenaza de las defensas que debió enfrentar. Sin ser una figura descollante, de acuerdo a lo que se le podría exigir por su capacidad, hasta ahora Neymar viene superando las críticas por su -a veces- exceso de individualidad, siendo su gol en este partido vital para enrumbar un trámite que no lograban plasmar en el resultado.

El extraviado: Zé Eduardo

El delantero brasileño mantuvo una sorpredente regularidad a lo largo del torneo, donde siempre se mantuvo como titular, a la vez que hizo de sus errores una constante: cuando debía definir, la mandaba fuera o daba un mal pase, y cuando debía hacer esto último intentaba la personal en busca del gol sin mayor resultado. A pesar de esto, siempre gozó de la confianza de Muricy Ramalho, algo que se le acaba tras esta final al tener que partir hacia Italia para jugar con el Genoa.

Jailaits

Como cielo estrellado: Qué se puede decir del fútbol brasileño más allá de su eterna capacidad para desequilibrar a cualquier defensa, o de los jugadores que siempre aparecen en sus tierras para sorprender con alguna jugada que para otros resulta difícil. Santos contó en esta final con un once pleno de individualidades, donde si no aparecía Neymar, siempre estaba detrás algún otro jugador como Ganso, Danilo o Arouca, un volante de primera línea que hoy resultó importante para apoyar a las estrellas paulistas cuando fue necesario.

La garra no siempre alcanza: Peñarol apeló a lo que tenía, una defensa que hasta el primer tiempo le venía dando un resultado que mantenía el sueño uruguayo de tocar la gloria, pero más allá de eso fallaron cuando debieron cumplir con la tarea de anotar algún gol. Aunque al final la esperanza resurgió tras el autogol, los ataques aurinegros más parecieron manotazos de ahogado, situación que se repitió tras lo visto en el encuentro de ida empatado a cero. No se puede asegurar que arriesgando algo más habrían logrado un mejor resultado, pero si que habrían tenido mayores opciones y argumentos con los que hacerle pelea al equipo local.

Vale todo: Si bien se podía esperar un partido duro por lo que una final representa, el exceso en algunas entradas durante el primer tiempo dejó por unos minutos la sensación de que los equipos no iban a acabar con todos sus jugadores. Primero fue Neymar con una plancha que solo el árbitro Pezzotta sabe por qué no fue roja, y luego dos uruguayos dándole el vuelto a los jugadores brasileños que también merecieron la cartulina colorada. ¿Suerte?, ¿una mejor actitud de los jugadores?, al final los jugadores entraron en razón y dejaron las patadas en el recuerdo, algo que lamentablemente no duró mucho tras el pitazo final.

Fotos: Reuters

Leer más...

El bloc de notas

Comentarios (1)add
...
escrito por ALFY , junio 24, 2011
TERMINADO EL PARTIDO , LOS REPORTEROS DE CANCHA , ENTREVISTARON HASTA A 3 INTEGRANTES DEL EQUIPO URUGUAYO , PARA RECIEN HACERLO DESPUES CON 1 JUGADOR DE SANTOS , LA PREGUNTA ES . . . QUIEN FUE EL CAMPEON ?
FOX SPORTS , CADA VEZ MAS PARCIAL CON LOS EQUIPOS ARGENTINOS , URUGUAYOS O PARAGUAYOS O SIMPLEMNETE CONTRA LOS BRASILEÑOS.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy