Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / DeChalaca.com Nacional de Montevideo y Estudiantes de La Plata no solo son dos equipos de jerarquía copera. Los actuales semifinalistas de la Copa guardan también un recuerdo común: ambos jugaron la final de la Libertadores de 1971 en nuestra capital.

 

Ya se ha dicho que el querido estadio Nacional, hoy en remodelación, tiene muchas historias que contar. Una de ellas, poco conocida para las nuevas generaciones, data de hace 38 años, cuando albergó la final de una Copa Libertadores.

Viejos y conocidos

'Cacho' Malbernat y Ubiña, los capitanes de ambos elencos, posan sobre el césped del Nacional de Lima con el juez chileno Hormazábal (Recorte: diario La Crónica)Los protagonistas eran dos que actualmente buscan revivir viejos lauros. Por un lado estaba Estudiantes de La Plata, tricampeón vigente del torneo, quien llegaba a la capital peruana con los rezagos de la generación pincharrata más exitosa y controvertida (aún tenía a Pachamé, Malbernat, Togneri y la 'Bruja' Juan Ramón Verón entre sus principales figuras). Nacional de Montevideo, en cambio, tenía la intención de sumar un galardón continental para no quedar a la sombra de su clásico rival, Peñarol, que había ganado tres ediciones en los sesenta. Había empezado a trabajar en un proceso serio en el que ya destacaban figuras como Víctor Espárrago, además de la adquisición de valores extranjeros como el arquero brasileño Manga, el chileno Prieto y el argentino Luis Artime (padre del delantero que fuera goleador de Melgar en 2002).

Como antecedente de esta rivalidad estaba la final de la Libertadores de 1969, en la que los pinchas se habían llevado de encuentro a los tricolores. Las primeras dos finales de la edición de 1971 fueron más reñidas: tanto Nacional como Estudiantes ganaron sus respectivos encuentros en casa por 1-0 y forzaron a un desempate. El lugar elegido fue Lima. La fecha, miércoles 9 de junio de 1971.

El encuentro concitó una enorme expectativa en la capital peruana. Treinta y siete mil personas se dieron cita al estadio Nacional. No faltaron la reventa ni el "carrusel".

La receta incluye Espárrago

El encuentro fue de dientes apretados, con Nacional tratando de imponer condiciones y Estudiantes apelando a los balonazos aéreos. Entre los principales duelos que dejó el partido, puede destacarse el que sostuvieron el pincharrata Oscar Malbernat y el tricolor Luis Cubilla, que, en un futuro por entonces muy lejano, terminarían recalando como técnicos en el campeonato peruano.

Víctor Espárrago anota el tanto definitivo que selló el 2-0 en el arco del golero pincharrata Pezzano (Recorte: diario La Crónica)Nacional impidió el "tetra" de los platenses con un 2-0 inobjetable. Espárrago fue la figura: abrió la cuenta aprovechando un rebote y cedió a Artime para que el argentino liquidara las cosas.

Rumores y leyendas

Las crónicas registran un comportamiento neutral y caballeroso del público peruano, con aplausos por igual para ambas escuadras. Aunque, sabiendo de las pocas simpatías con las que contaba aquel Estudiantes en otras latitudes, acusado mundialmente de apelar al "antifútbol", probablemente la balanza tribunera se inclinó más hacia el cuadro uruguayo.

Como leyenda histórica quedó el rumor de que este partido no estaba programado para jugarse en Lima. Nacional habría presionado a la CSF para no disputar la final en Brasil, como al parecer estaba inicialmente dispuesto, debido una fuerte deuda que tenía con el Palmeiras por el pase de Luis Cubilla.

Sea o no cierta, Lima vivió esa noche de 1971 una final de leyenda.

Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / De Chalaca.com

Recortes: diario La Crónica

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy