Foto: FIFA.com / AFPGremio dominó a ritmo de entrenamiento un partido que tenía ganado desde antes del saque. La San Martín fue muy pasiva y le faltaron dientes para tentar el milagro. El 2-0 -que pudo haber sido mucho más abultado- terminó sepultando las ilusiones peruanas en la Libertadores. Los once de Rivera no supieron ser agresivos y cayeron sin atenuantes.

La ficha del partido

 

El argentino Maximiliano López volvió a estar en un nivel superlativo. El espigado artillero hizo y deshizo a vista y paciencia de una línea defensiva santa para el olvido. Reyes y Ramos fueron un colador y nunca presionaron a los delanteros locales. Por las bandas, Huamán y Salas demostraron no estar a la altura de un choque continental y fueron, más que protagonistas, espectadores de los desbordes incesantes de los carrileros de Gremio.

Cero cero en defensa

La línea posterior del cuadro de Rivera tuvo una noche negra en Porto Alegre. Ramos y Reyes nunca tomaron las marcas de López y Jonas y dejaron que estos rondaran peligrosamente el área con una pasividad preocupante. Las desinteligencias aéreas de la zaga santa -vaya novedad- volvieron a constituir la pesadilla nocturna. Tras innumerables intentos previos por esa vía, Gremio aprovechó las notables falencias de la defensa alba en el pressing y lanzó un centro que conectó Jonas, libre de marca ante la mirada impávida de los centrales peruanos. Aquella fue la postal de una constante: una defensa estática, pobre en la cobertura y en la marca personal a lo largo de los 90 minutos.

Santo es Leao

De no haber sido por las notables intervenciones del '1' santo, la San Martín se habría despedido de la Libertadores con un papelón a cuestas. Butrón fue providencial en mantener el arco en cero -hasta que su defensa comenzó a traicionarlo- y salvó incontables pelotas de gol del once local. En cuestión de segundos, López, Tcheco, Jonas y luego el argentino Herrera quedaban a tiro de gol frente a un Leao desconsolado y solitario, que solo atinaba a salvar su valla jugada tras jugada. La última línea del cuadro de Rivera lució ensimismada, víctima del ritmo cansino que propuso el local y con unas lagunas mentales acordes con los charcos de agua que presentó hoy el gramado del Olímpico de Porto Alegre y que hicieron el partido aún más lento.

En el puerto de la alegría

Tal como ocurrió en Lima, el argentino 'Maxi' López jugó e hizo jugar. Tanto en sus funciones como delantero neto como en sus salidas a jugar por las bandas, López hizo mucho daño y generó peligro constante. Esta noche no le tocó anotar, pero sí generar zozobra y hasta asistir inteligentemente a su compatriota Germán Herrera para el segundo tanto de Gremio. Nunca antes en Porto Alegre quisieron tanto a un argentino: López es uno de los máximos referentes de este Gremio versión 2009.

  • SE QUEDÓ ATRAS. Gremio fue superior a la San Martín en todo momento del partido. Como muestra la foto, Jonas no tuvo problemas en todo el encuentro ante la marca de Reyes y lo demás defensas (Foto: FIFA.com / AFP)
  • DE ESPALDAS, IGUAL DE PELIGROSO. El esfuerzo de los defensas santos fue inútil ante la calidad de los brasileños. Ya fuera de espaldas o de frente al arco, los locales fueron superiores.. (Foto: FIFA.com / AFP)
  • ESPERAME UN POCO. Jonas abrió la cuenta para los locales y parece pedir paciencia a los hinchas que ya sueñan con la Copa. Gremio ilusiona a su gente y se perfila como favorito en esta Copa Libertadores. (Foto: FIFA.com / AFP)
  • TRISTEZA SANTA. El 'Chino' Rivera se muestra resignado ante la eliminación. Su equipo aguantó lo que pudo ante un rival altamente superior y, por lo menos, no se despidió goleado de la Copa.  (Foto: FIFA.com / AFP)

Cortocircuito interno

Cuando ya todo se hacía cuesta arriba y el 5-1 global ardía en el marcador, llegaron los intercambios verbales entre Arzuaga y Pedro García. El colombiano incluso empujó a su compañero y, de ahí en más, los ánimos del once santo fueron cuesta abajo. Rivera optó por sustituir a ambos, resignado ya ante la inmensa superioridad del rival. Allende y Pérez tuvieron minutos, pero ni un solo chispazo de buen fútbol.

Pecados costosos

San Martín pagó caro el hecho de haber clasificado como peor segundo. Enfrentó a un rival con credenciales de sobra para tentar el trofeo. Aun con ciertas falencias defensivas, lo de Gremio en ofensiva es encomiable, con Tcheco como cerebro indiscutido y con Souza, Jonas y López en gran momento. Así, al margen de la eliminación, el balance para el cuadro santo es ciertamente positivo. Mostró instancias de buen fútbol en la fase de grupos de la mano de Ludueña -hoy, nuevamente, el gran ausente- Arzuaga, Díaz y García. Un equipo serio que se despide temprano de una Libertadores en la que demostró el temperamento y el fútbol que tantas veces se ha hecho extrañar en otros equipos peruanos -con contadas excepciones- a lo largo de la última década y media.

Fotos: FIFA.com / AFP

Leer más...

La ficha del partido

Comentarios (1)add
...
escrito por marco , mayo 14, 2009
Pobre Leao, es un arquerazo que ensucia su currículum jugando con defensas impresentables como las de Perú y San Martín 2009.

Para el año siguiente la tarea en la USMP es conseguir cuatro defensores

Mál planteados los partidos por parte del Chino Rivera. Armadores lentísimos con delanteros buenos hacen un equipo largo. Ahora sale con 3 volantes de contención cuando el problema era la marca por las bandas (cualquier centro era casi gol). Al menos no los golearon.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy