Foto: EFE Cruzeiro golpeó en los momentos justos y logró un muy importante resultado, que lo acerca a la final de la Copa Libertadores. Derrotó por 3-1 al Gremio de Paulo Autuori.

 

El equipo de Adilson Baptista supo aprovechar las casi infantiles distracciones de la defensa de Gremio para sacar adelante un partido que pintaba mucho más complicado de lo que terminó siendo. Cruzeiro ganó jugando bien y siendo contundente.

MÁXImas fallas

El partido empezó muy trabado en el medio sector, ya que ambos equipos procuraban mantener la presión cuando no tenían la pelota. Pero, una vez recuperada, se atarantaban y no contaban con ideas creativas para hacer daño. Cruzeiro planteó un 3-5-2, con los laterales volantes realizando un constante ida y vuelta -como debe ser- y los volantes de contención desplegándose y ayudando a Wagner en la medida de lo posible con las tareas creativas. Por su parte, Gremio se paró con cuatro atrás, formó un cuadrado en el medio y dejó a dos arriba, resaltando la presencia del delantero argentino ‘Maxi’ López. Justamente el ariete guacho sería el protagonista de dos jugadas que claramente pudieron cambiar la suerte de los de Porto Alegre, pero su falta de precisión se lo impidieron.

Como una luz

El partido era dominado por lo locales, pero eran los visitantes quienes habían llevado mayor peligro al arco rival, hasta que a los 37 minutos Cleber desbordó por derecha y mandó un excelente centro para Wellington Paulista y ante la pasividad de uno de los espigados centrales gremiales. Cruzeiro logró así la tan ansiada ventaja y pudo acomodarse mejor en la cancha.

  • ATAQUE FRONTAL. Wellington Paulista encara hacia el arco gaúcho. El atacante abrió la cuenta en el 'Mineirao' (Foto: UOL)
  • PLASTICIDAD I. Thiago Eleno rechaza ante la impotente mirada de 'Maxi' López	 (Foto: EFE)
  • PLASTICIDAD II. Wellington Paulista ensaya su propia acrobacia ante la dura arremetida de Fábio Santos (Foto: REUTERS)
  • ABRAZOS EN AZUL. Otra vez el goleador Paulista, ahora en festejo con Gustavo (Foto: AFP)
  • ¿RACISTA YO? 'Maxi' López recibió acusaciones luego del partido de parte del zaguero Elicarlos por supuestos insultos discriminatorios (Foto: EFE)

Salieron dormidos

Si el primer gol fue en el momento justo, ya que la primera etapa estaba por llegar a su final y cayó como un baldazo de agua fría para los dirigidos por Paulo Autuori, el segundo fue un cubo de hielo. No se jugaban ni 2 minutos del segundo tiempo cuando Wagner, la figura de la noche, recibió un córner corto al borde del área, tiró una media diagonal, bordeando la misma, y remató. El balón se desvió en Tcheco antes de ingresar. 2-0 casi letal.

A tus espaldas

Gremio perdió totalmente la brújula del partido y empezó a divagar. Los delanteros argentinos Germán Herrera y 'Maxi' López quedaron abandonados a su suerte. Veinte minutos después del segundo gol, Marquinhos Paraná mandó un centro al corazón del área, la defensa visitante salió mail y dejó solo a Fabinho, que desvió apenas la pelota con la cabeza para establecer el tercero.

Y tú te vas

Cruzeiro bajó un poco las revoluciones y retrocedió sus líneas, cediéndole la iniciativa a los de Porto Alegre, que, pese a ello, no lograban hilvanar jugadas de peligro, ya que Tcheco y Diego Souza no estaban a la altura de otros partidos. Cerca de los 75 minutos, el arbitro principal, el chileno Enrique Osses, sufrió una lesión y se vio obligado a abandonar la cancha, reemplazándolo el cuarto arbitro, Jorge Osorio. Fue justamente el recién ingresado juez quien cobró una falta cerca al área local. Diego Souza remató por encima de la barrera y consiguió el tan importante gol de visita. El próximo jueves ambos rivales se verán las caras en Porto Alegre y, gracias a este descuento, esta semifinal tendrá una segunda parte más que interesante.

Fotos: EFE, AFP, REUTERS, UOL

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy