Foto: Prensa GremioLa salida de varios referentes de Ayacucho es uno de los principales determinantes del catastrófico inicio de la participación de los zorros en Copa Libertadores.
    Jorge Frisancho | @wolfs_venom15
    Redactor

Tras su histórica clasificación a la Copa Libertadores, Ayacucho FC -de manera inesperada e insólita- sufrió las bajas de hasta siete jugadores del elenco titular, principalmente en el sector defensivo y en el ataque -las zonas más sensibles y que mayor rédito le reportaron el año pasado-, lo cual influyó de manera definitiva en el resultado nefasto obtenido ante Grêmio en Porto Alegre. Además de ello, sufrió la sensible salida de Gerardo Ameli -según confesión de parte, por motivos personales- quien había convencido a sus jugadores del proyecto en 2020, el cual llevó al elenco ayacuchano a disputar contra todo pronóstico las semifinales de la Liga1 tras ganar la Fase 2 del torneo.

Una de las frases cliché más conocidas a nivel mundial es la que reza que los equipos se arman de atrás para adelante". Sin embargo, si se revisa la composición del bloque defensivo de Ayacucho FC, el único jugador que se mantiene es Minzum Quina -quien anotó el gol de honor en el cotejo-. Revísese línea por línea las modificaciones en la columna vertebral del equipo libertador.

Arco: Maximiliano Cavallotti llegó con la difícil tarea de suplir a Ángel Zamudio, quien -sin duda alguna- debe ser uno de los tres mejores arqueros peruanos de la Liga1 y decidió partir a Sport Huancayo. El argentino parece ofrecer las típicas características de los porteros rioplatenses y no tuvo que ver con la vorágine del debut, pero vale mencionar que en el Arena do Grêmio hizo -a los 36 años- su debut internacional absoluto, pues la mayor parte de su carrera la ha cumplido en el ascenso de su país.

Salazar y -detrás de él- Beltrán son dos futbolistas que vienen de afrontar un descenso: con ellos se reforzó Ayacucho para su participación en Libertadores. (Foto: AFP) 

Defensa: Ayacucho también sufrió las partidas de sus laterales titulares en 2020. Por la izquierda, Alexis Cossío decidió irse a Municipal, lo cual obligó a Jesús Mendieta a retomar la posición con la que empezó en el fútbol; no obstante, la marca le cuesta mucho dado que ya se había acostumbrado a jugar metros más adelante, por lo cual ante Grêmio fue de los puntos más bajos en el segundo tiempo y cometió un penal muy inocente en la etapa inicial. Por su parte, por la banda derecha, Fabio Rojas regresó a Alianza Lima tras culminar su préstamo con el cuadro ayacuchano y fue reemplazado por el muy discutido Héctor Salazar, quien tuvo un rendimiento discreto precisamente en el elenco victoriano el año pasado. Finalmente, Hugo Souza dejó su lugar a Carlos 'Che' Beltrán, quien tampoco tuvo una temporada afortunada en Alianza Lima en 2020. Todos estos cambios explican de manera considerable por qué Ayacucho vivió dificultades muy extremas en Porto Alegre y su bloque defensivo cometió errores infantiles, sobre todo en el primer tiempo.

Volante: Ni Gonzalo Papa ni Jorge Murrugara se quedaron en el elenco ayacuchano. Enmanuel Páucar y el uruguayo Guillermo Firpo tuvieron la dura tarea de suplirlos; sin embargo, no estuvieron a la altura. Como se recuerda, en 2020 Páucar estuvo en Atlético Grau y fue parte del descenso del 'Patrimonio', mientras que Firpo tuvo poca participación en el Liverpool de su país. Por otro lado, en la segunda línea los zorros sí mantuvieron a dos de sus principales jugadores de la campaña anterior: no es casual que Robert Ardiles y el uruguayo Leandro Sosa hayan sido de los pocos futbolistas que se animaron a hacer frente a un Grêmio que apenas haciendo lo justo ganó de manera holgada.

Delantera: El elenco libertador perdió a su goleador, capitán y último gran referente del equipo: Mauricio Montes decidió partir a Cusco FC. Además, otra baja sensible fue la de Joao Villamarín, quien partió a Sport Boys. Ni el mexicano Othoniel Arce -goleador en FBC Melgar- y Janio Pósito rindieron como se esperaba y pasaron desapercibidos en un equipo poco acostumbrado a emplear doble punta.

Quina y Mendieta, de los pocos que se quedaron de la buena campaña libertadora de 2020. (Foto: AFP) 

Lo que se viene para Ayacucho es duro y complicado: deberá dar la vuelta a la página y enfocarse en la Fase 1 de la Liga1. Desde un punto de vista realista, revertir la serie copera -necesita ganar por lo menos por 5-0- es imposible. Walter Fiori -exasistente de Gerardo Ameli y ahora técnico del conjunto ayacuchano- deberá recuperar mentalmente al equipo para ser protagonista en el torneo local y tentar una nueva clasificación a un torneo internacional para el que, ojalá, el equipo haya aprendido la lección y no vuelva a desarmarse.

Fotos: Prensa Gremio; AFP


Leer más...

La crónica del Grêmio - Ayacucho: En peligro de extinción

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy