En 1926, Chile bautizó futbolísticamente a Bolivia -que jugaba el primer partido de su historia- con cuatro goles de una leyenda: David Arellano, el fundador de Colo-Colo y trágicamente fallecido al año siguiente, quien a los 84' selló el 7-1 sobre los altiplánicos.

SANTIAGO, CHILE, 12 DE OCTUBRE DE 1926. En los Campos de Sport de Ñuñoa, antiguo nombre del Nacional santiaguino, la selección de Bolivia hace su debut absoluto en la historia de su balompié. Tiene al frente un reto gigante: enfrentarse a Chile y a 12 mil espectadores que, jubilosos, asisten a la inauguración del Sudamericano con la consigna de evitar por primera vez quedar en último puesto, como le ha ocurrido a 'La Roja' en sus cinco participaciones anteriores. Cuentan para eso los locales con un jugador literalmente diferente; responde al nombre de David Arellano y no solamente se distingue por su capacidad goleadora, sino organizativa. El año anterior había fundado el club Colo-Colo y con él había sido campeón invicto de forma de generarle a su selección una base decente para el Sudamericano en el que debía ser sede. Además, se había dado el tiempo de estudiar al detalle los entrenamientos de argentinos y uruguayos a fin de entender cómo ganarles. En la cancha, ha encabezado los vítores al visitante con tres sonoros "¡Bolivia, salud!" antes del cotejo; y tras el pitazo inicial del árbitro argentino Celleri, ha respondido con sendos goles en el arco del orureño Jesús Bermúdez. Los altiplánicos se han dejado estar desde el quinto gol en contra y a los 84', Arellano aprovecha eso para marcar su cuarto tanto personal y sellar el 7-1.

David Arellano junto al capitán boliviano Jorge Soto en la inauguración de la Copa América 1926, el día de sus cuatro goles. (Recorte: revista Los Sports)

David Arellano anotó así el primer póker de la historia de la Copa América, en el único Sudamericano que jugó y del cual fue goleador con siete dianas, lo cual le legó para la posteridad un promedio de más de 1 gol por cotejo con la selección chilena (con la que solo jugó seis partidos). Al año siguiente, un trágico golpe en el abdomen cuando tenía una peritonitis le hizo perder la vida en pleno campo de juego en una gira con Colo-Colo a España, justo luego de haber ensayado chalacas con camiseta alba y así generado que la jugada comenzara a conocerse en el mundo hispanohablante como "chilena". Sin duda, un pionero del fútbol que hoy da su nombre al estadio de Colo-Colo y que verá, con orgullo desde algún lugar, cómo él dará sede a dos partidos de la Copa América 2015.

Recorte: revista Los Sports

Leer más...

Otro gol de Copa América al minuto 84: Álex Aguinaga (Ecuador) a Venezuela en 1993

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy