Foto: AFPLiverpool no pudo contra el muro merengue y quedó eliminado al empatar 0-0 frente a un Real Madrid que sigue estando vivo en Europa y en España. Los de Klopp han perdido magia y, ya en definitiva, bastante del crédito del DT alemán.
    Diego Rodríguez | @diroda86
    Redactor

En Anfield, el You'll never walk alone se sintió por su ausencia. El Liverpool de Jürgen Klopp ya no es el equipo campeón del Wanda Metropolitano de Madrid: han pasado dos años y su potencia ofensiva se ha venido a menos sobremanera.

Tras el 3-1 de la ida en Valdedebas, los reds debían tomar la iniciativa y así lo hicieron, pero su ímpetu se fue diluyendo progresivamente. La única cuota diferente de energía la aportó Diogo Jota, y es que el tridente mágico de su ofensiva ya no impone peso igual: ni la explosión de Mohamed Salah ni el talento de Sadio Mané ni la efectividad de Roberto Firmino están en su mejor momento.

Lo concreto es que hoy el Liverpool es un equipo que, inclusive, puede quedar fuera de Europa. Anda sexto en la Premier League y trasluce problemas conocidos en la defensa, que esta vez mejoró después de haber pegado fuerte en la ida. Con tantas bajas, Özan Kabak y Nathaniel Phillips no vienen siendo garantía, a lo cual se suman los bloopers recurrentes de Alisson.

Éder Militão, aquí por delante de Mané, estuvo impecable en las coberturas del fondo merengue. (Foto: AFP) 

Enfrente estaba otro equipo lleno de bajas: un Real Madrid que mantiene la casta pese a no ser el favorito. Que anda con la mente institucional puesta en el nuevo estadio tras la reelección de Florentino Pérez, pero que en Europa recordó que pese a jugar en un campo de entrenamiento, como lo llamó Klopp, les volvió a ganar a los reds como en Cardiff.

Así, sin Sergio Ramos, Raphael Varane, Dani Carvajal ni Eden Hazard, y con Federico Valverde improvisado de lateral, el Madrid demostró que tiene igual un plantel para seguir peleando. Con una volante que ha tomado mayor protagonismo, un Thibaut Courtois impasable, un Nacho Fernández que busca cupo para la Eurocopa, un Éder Militão revalorizado y un Karim Benzema siempre desequilibrante. Favorito no es, pero en su competición preferida se puede esperar mucho del cuadro merengue en esta larga etapa post Cristiano Ronaldo.

En cancha hubo poco que destacar. Courtois le sacó pronto una chance a Salah y otra a James Milner; después de eso, sin Toni Kroos precisamente enchufado, los merengues notaron el cansancio del clásico ante el Barcelona. Ni las entradas de Thiago Alcántara o del mencionado Diogo Jota pudieron abrir las llaves madrileñas. La ventaja importante sacada en la ida volvió protocolar la vuelta en una noche en Anfield que, sin público, será rápidamente olvidada.

El lamento de Robertson es el de todo el Liverpool, cada vez más encaminado a empezar un nuevo ciclo. (Foto: AFP)  

El Madrid ahora enfrentará al Chelsea, un cuadro que con Thomas Tuchel ha mantenido una regularidad importante. Lo hará con un ojo puesto en la Liga, pues está a un punto del Atlético de Madrid. Los de Ζinedine Ζidane aún tienen muchos otros temas que resolver fuera de la cancha, como algunas renovaciones; la de Luka Modric ya la extendió, pero deberá acabar este año pues muchos otros de sus hombres se están ganando la continuidad.

En Liverpool, el crédito de ser el vigente campeón inglés puede mantener a Klopp en el banco un año más, aunque quedar fuera de Europa le reduciría el presupuesto y jugadores como Georginio Wijnaldum probablemente no sigan. Todo apunta al final de una etapa: quién sabe si a lo mejor se trate de una transferencia de poderes a otro equipo que, más bien, abre una positiva.

Los Goles

No hubo.

Fotos: UEFA


Leer más...

La ficha del Liverpool 0 - Real Madrid 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy