Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comCon memorable actuación de Jan Oblak, Atlético de Madrid aseguró su presencia a cuartos de final: igualó 0-0 ante un Bayer Leverkusen que nunca bajó la guardia y se fue con la frente en alto de la edición 2016/17 de la Champions.

 

    Kenny Romero | @kenny_romero
    Director Periodístico

A veces salvar el honor es más importante que una hazaña. Más si las posibilidades de concretar un golpe son ínfimas. Bayer Leverkusen llegó al Vicente Calderón plagado de problemas: no gana hace tres fechas en la Bundesliga, certamen en el que cumple una irregular campaña, y además cesó en las últimos días -a raíz de los malos resultados- a Roger Schmidt. Por eso tuvo en el banquillo al turco Tayfun Korkut, quien debutó el fin de semana pasado ante el Bremen (sufrió con el gol de Claudio Pizarro), y la apuesta en su llave de Champions era casi irreal: dar vuelta al 2-4 que le endosó Atlético de Madrid en el BayArena.

En paralelo, el elenco colchonero, dada la ventaja que cosechó en la ida, priorizó su performance en la liga española, en la que marcha en los puestos de vanguardia, y por esa razón Diego Simeone optó por dar rodaje a jugadores que no son habituales en su once estelar. Así, hombres como José María Giménez, Lucas Hernández, Thomas Partey y el mismo Ángel Correa tuvieron su oportunidad de oro. Era claro que Atlético debía priorizar la ventaja en el global, pero el partido estaba hecho para probar con nuevas herramientas.

Dadas las circunstancias, el encuentro fue de dientes apretados, más allá de que el marcador diga lo contrario. El 4-trapecio-2 de Simeone encontró mucha sostenibilidad en los aportes ofensivos del 'Atleti', sobre todo por las velocidades de Correa y Antoine Griezmann. De hecho, muchas de las arremetidas del equipo local, que siempre encontró grietas para filtrarse al corazón del área del Leverkusen, fueron bien contenidas por el arquero Bernd Leno, que en la primera fracción empezó a enfundarse el rótulo de figura.

Atlético de Madrid y Bayer Leverkusen, más allá del 0-0, regalaron un partido con muchas emociones. (Foto: Reuters) 

No obstante, el elenco alemán también tuvo lo suyo y siempre estuvo presto al error del rival para penetrar al bloque defensivo del Atlético, sobre todo por la zona de marcación de Lucas Hernández. En ella, el gran responsable de comandar las incursiones del Leverkusen a partir el 4-2-3-1 que planteó fue Julian Brandt, aunque sus asociaciones con Karin Bellarabi y Kevin Volland siempre fueron desechadas; bien por la reacción oportuna de la zaga colchonera o, principalmente, por la monumental actuación del esloveno Jan Oblak, encargado de las sensacionales atajadas que le ofreció el partido. La mejor, de hecho, se dio a los 68', cuando reaccionó de manera fantástica a tres intentos consecutivos del 'Atleti' y dio inicio a los festejos por el ya seguro acceso a cuartos de final.

El destino del Atlético se mantiene erguido: ya está entre los ocho mejores de la Champions y su ilusión por alcanzar esa 'Orejona' que se le fue de las manos en dos finales ante el Real Madrid se mantiene intacta. Para Bayer Leverkusen, la misión, dada su condición actual, está cumplida, y más bien dejó una lección que siempre debe partir como premisa en el fútbol: por difícil e irremontable que parezca un partido, nunca se debe perder las ganas por competir.

Los goles

No hubo.

Fotos: AFP, Reuters

24Win

Leer más...

La ficha del Atlético de Madrid 0 - Bayer Leverkusen 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy