Foto: AFPCon dos goles de Cristiano y uno de Morata, Real Madrid completó los 180' de una serie que ya estaba liquidada. Venció 3-1 a Schalke en el Bernabéu y espera relajado los cuartos.

 

¿Qué buscaba Schalke en Madrid frente a un 1-6 en la ida? Buscar la hazaña, no de la remontada, ni si quiera de la victoria (sin Farfán y Boateng), sino la de no ser goleado en el Santiago Bernabéu. La diferencia de plantel y colectivo entre ambos equipos fue enorme en la ida y suficiente en la vuelta. Real Madrid mandó un once mixto entre titulares y suplentes. Íker Casillas y Cristiano Ronaldo para batir más récords, Sergio Ramos para no perder voz de mando y Xabi Alonso para guardar el equilibrio en un partido que había que tomar con mesura ad portas de un nuevo súper clásico español.

El primer tiempo trajo una nefasta noticia en la Casa Blanca. Jesé, una de las promesas madridistas, sufría una dura lesión a los 3'. Minutos después, todo apuntaba a una rotura de los ligamentos cruzados de la rodilla derecha, quizá la lesión más temida por cualquier futbolista. Fuera de la temporada y prácticamente del Mundial. Ese sería el saldo más importante de un partido que no iba a cambiar el destino de la llave. No obstante, estaban Casillas y Cristiano para dejarle un buen recuerdo al hincha. A los 22', Gareth Bale ganó el espacio a su marcador y con un toque habilitó a Cristiano Ronaldo de cara al arco. El portugués sólo tuvo que tocar el esférico y marcar su gol 241, quedando a uno de la marca del mítico Ferenc Puskas. A su vez, Raúl, dueño de tantos récords madridistas, iba camino a perder el de más minutos disputados en Champions League, pues Casillas con el partido cumplido, adoptaría un nuevo récord con camiseta alba.
Cristiano Ronaldo se portó a la altura de lo que siempre se espera de un goleador y no tuvo compasión del Schalke, al que le anotó dos nuevos goles (Foto: AFP)
Todo estaba tan centrado en el Real Madrid, que por un momento se olvidaron que tenían a un rival. Fue así que Hooglan emprendió una veloz carrera hacia en busca del arco de Casillas, mientras que la zaga de Real Madrid no atinaba a bloquearlo. El lateral de Schalke remató y el balón golpeó en Ramos, desubicando a Casillas y marcando el empate a los 30'. El 1-1 pudo convertirse en el 1-2 para la visita si Huntelaar no erraba por poco un mano a mano frente a Casillas. Así se fue el primer tiempo con Real jugando a segunda y Schalke obteniendo más de lo que esperaba.

La segunda mitad no tardaría en poner las cosas en su lugar. Gareth Bale y Cristiano Ronaldo aumentaron la potencia e hicieron añicos la defensa azul. Primero, el portugués se hizo de un espacio en corto y con un derechazo potente le dio el segundo a Real Madrid a los 73'. Y apenas dos minutos más tarde, Morata, quien ya había errado claramente en dos ocasiones, recibió de Bale tras un palo de Ronaldo, y anotó el tercero con el arco a disposición. Schalke se salvó de una goleada catastrófica, porque en la Casa Blanca ya piensan en el próximo domingo.

Fotos: AFP

Leer más...

La Ficha y La Pizarra

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy