Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.comPor tercer año consecutivo Comercio estuvo involucrado en la pelea por el descenso y esta vez no pudo salvarse. Pese a hacer un enorme esfuerzo en cancha, el 'Poderoso' tuvo en la baja el cierre acorde con una temporada en la que la irregularidad estuvo a la orden de sus escritorios.

Diego Urbina | @diegourbina1495
Redactor

Las Cifras

El goleador del equipo: Sebastián Gularte (14 goles)

El mejor resultado: Unión Comercio 4 - UTC 0 (Apertura, fecha 14)

El peor resultado: Real Garcilaso 4 - Unión Comercio 0 (Clausura, fecha 16)

Cantidad total de jugadores empleados: 29

Cantidad total de jugadores Sub-20: 3

Técnicos: 5 (Marcelo Vivas, fechas 1 a 12 del Apertura; Ítalo Manzo, fechas 13 y 17 del Apertura y 1 a 2 del Clausura; Raymundo Paz, fecha 15 del Apertura; Diego Barragán, fechas 15 y 16 del Apertura; Wálter Aristizábal, fechas 3 a 17 del Clausura)

* Nota: son elegibles como El Capo del equipo aquellos jugadores que disputaron al menos dos tercios de los partidos de Unión Comercio en 2019 (23 partidos) y, satisfecha esa primera condición, aquellos jugadores que disputaron dos tercios de los minutos correspondientes a ese mínimo de partidos (1380 minutos)

La Pizarra

Si bien el descenso de Unión Comercio se materializó -íntegramente- por un tema de incumplimientos normativos, el 'Poderoso del Alto Mayo' pagó cara la irregularidad que tuvo tanto en el banquillo como en la elección de los jugadores titulares partido a partido. El sistema que principalmente se utilizó -fuera con Marcelo Vivas, el efímero Diego Barragán o el propio Wálter Aristizábal- fue el 4-2-3-1.

En el arco, Ángel Zamudio ratificó ser un portero con proyección y fue el habitual titular, por lo que relegó a Ronald Ruiz al banco de suplentes la mayor parte del año. 'Banana' pudo participar de los juegos cada vez que Zamudio fue convocado por Nolberto Solano a la selección peruana de los Panamericanos y del Preolímpico, y sobre el final de la campaña se apeló a su experiencia para luchar contra lo irreversible.

La zona en la que más cambios se vio en la temporada fue en la defensa pues, en la primera parte del año, Marcelo Vivas nunca encontró una línea defensiva sólida, aunque paradójicamente no cambió mucho de nombres sino esencialmente de posiciones. Pese a ello, quien terminó jugando como lateral derecho fue Luis Garro, quien fue de menos a más en el año. La pareja de centrales la conformaron Cristian Dávila y Edy Rentería aunque en algunas oportunidades uno de ellos fue reemplazado por Jesús Rabanal. En la banda izquierda Hugo Ángeles fue, casi, el dueño absoluto de la posición.

La pareja de volantes de primera línea, a partir de la salida de Vivas del banquillo, salió casi de memoria pues Juan Morales y David Dioses -los dos jugadores con más minutos en el año en filas neocajamarquinas- fueron titulares fijos; no obstante, Neil Marcos los relevó en varias ocasiones. En la volante, por el sector derecho Miguel Carranza fue habitual titular, mientras que por izquierda la cosa estuvo más disputada y lo que terminó ocurriendo fue que José Daniel Rivera, habitual segundo delantero, se tiró muchas veces por un costado. Como lanzador central, Willyan Mimbela no tuvo un sustituto adecuado tras su marcha a Irán; Christian Adrianzén y Mario Velarde, llegados para el Clausura, no desentonaron pero tampoco se ganaron un puesto fijo. Fue útil e interesante, eso sí, lo que aportaron como refrescos tanto Reiser Herrera como Pedro Cachique.

Si bien se varió poco el 4-2-3-1, también se intentó jugar con dos delanteros. Sobre todo cuando la mala racha tocó la puerta de Sebastián Gularte, el abanderado del gol en Comercio, quien acabó reenganchándose en el tramo final del año. A veces lo secundó Rivera en el ataque y, ya con Aristizábal en la dirección técnica, el argentino Guido di Vanni fue un buen acompañante para el goleador uruguayo.

El Capo: Miguel Carranza

El escurridizo Carranza hizo de las suyas y se alzó como el mejor del 'Poderoso'. (Foto: Larry Jalk / DeChalaca.com)Tras la partida de Willyan Mimbela a mitad de temporada, fue el volante de 24 años el que tomó el protagonismo en el sistema ofensivo del 'Poderoso'. El tarapotino no desaprovechó la oportunidad y demostró su importancia en un club con el que se identifica plenamente. Gracias a su buen rendimiento, pasó de ser una importante pieza de recambio a un infaltable en las oncenas titulares. Producto de su buen momento, el cuadro de Nueva Cajamarca pudo escapar de la zona de descenso y mantenerse en zona expectante en el Clausura, posición dilapidada por los groseros errores administrativos que ocasionaron la pérdida de puntos en mesa.

La Mejor Contratación: Sebastián Gularte

Gularte y sus goles se correlacionaron con los altibajos de Comercio en 2019. (Foto: Emilio Ruiz / DeChalaca.com)Se podría decir que el 2019 del delantero uruguayo fue casi un cuento, pues tuvo inicio, nudo y desenlace. Los primeros partidos con la camiseta de Comercio sirvieron para que el ariete demostrara que no vino a Perú de paseo y expuso sus mejores cualidades: buen juego aéreo, capacidad para pelear como único punta y participación en el juego colectivo. Luego, su rendimiento -y con él la cantidad de goles- decayeron, a tal punto de poner en duda su titularidad. Pero tras la llegada de Wálter Aristizábal al banquillo, Gularte pareció recuperar la confianza y volvió a ser el peligroso jugador de principios de año. Con 14 goles en el año fue el máximo anotador del 'Poderoso'.

La Revelación: Pedro Casique

Casique aprovechó las chances que tuvo en ambas líneas de la volante neocajamarquina. (Foto: Emilio Ruiz / DeChalaca.com)Con apenas 18 años, el volante fue una de las gratas sorpresas del 'Poderoso' en 2019. La necesidad por sumar minutos en la Bolsa fue la razón inicial para que el joven mediocampista tuviera participación, pero sus buenas actuaciones permitieron que se hiciera un lugar en una volante de primer línea muy experimentada. Disputó 14 partidos en la temporada y consiguió anotar por primera vez en Primera División.

La Decepción: Víctor Cedrón

Comercio repatrió a Cedrón entre bombos y platillos y acabó viéndolo partir con más pena que gloria en un semestre. (Foto: Álex Melgarejo / DeChalaca.com)El complicado momento que le tocó pasar en el Figueirense brasileño pareció influir en el hábil volante trujillano, pues pasó por Comercio sin pena ni gloria. No pudo afianzarse como titular y las veces que ingresó no marcó diferencias. Esto motivó que el mediocampista ofensivo busque otros aires y regresara a su natal Trujillo para el Clausura con la Universidad César Vallejo. En el Alto Mayo no pudo, siquiera, celebrar un tanto.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Álex Melgarejo, Larry Jalk y Emilio Ruiz / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy