Foto: AFPDespués de un inicio ilusionante, el desgaste físico le pasó factura a Perú en su estreno en el Sudamericano Sub-20. Un Vitor Roque encendido labró el 0-3 para Brasil, que dejó a la blanquirrojita sumida en dudas de cara a los próximos encuentros.
Juan Rodrigo Velarde | @Juanro16
Redactor

El comienzo de un nuevo Sudamericano Sub-20, categoría en la que Perú nunca ha podido disputar una Copa del Mundo, trae inevitablemente a la memoria aquel 2013 en el que se estuvo más cerca que casi nunca de lograr el ansiado objetivo. Pero ni ese ni el grato recuerdo de un categórico triunfo sobre Brasil, el cuco de la categoría, fueron los únicos motivos por los que valía traer a mención aquella selección de Daniel Ahmed: como entonces, para este proceso también se cuenta con jugadores con importante experiencia profesional, como Kenji Cabrera y Matías Lazo con continuidad en Copa Sudamericana con FBC Melgar, Arón Sánchez como joya estable de Academia Cantolao, algún producto exportado desde la Liga1 como Kluiverth Aguilar o alguna entera hechura internacional, caso de Catriel Cabellos en un grande como Racing Club.

No obstante, los partidos preparatorios no reflejaron demasiado esas condiciones. La aventura de Gustavo Roverano fue estrepitosa: de doce juegos, la 'Máscara' solo pudo obtener una victoria y eso motivó un cambio en la dirección técnica con el Sudamericano a la vuelta de la esquina. En medio de la elección a futuro de José del Solar para comandar las selecciones menores y esta categoría, para salir del apuro en este torneo se encomendó el equipo a Jaime Serna, hombre de confianza de Juan Reynoso y parte de su cuerpo técnico en Puebla y Cruz Azul.

Y sucedió que aún con escasísimo tiempo de trabajo, algunas pinceladas del nuevo proceso pudieron enviar señales positivas en los primeros pasajes del debut. En línea con la escuela reynosista, se priorizó el orden táctico, con buen repliegue en los contragolpes. Este mismo desplazamiento generó algunas opciones de cara al gol para  la blanquirrojita: Gonzalo Aguirre, Jack Carhuallanqui y Catriel Cabellos ofrecían un rendimiento sólido para anular a la zona creativa brasileña, mientras tanto Sánchez como Lazo estaban atentos a la anticipación y seguridad para la salida desde campo propio.

Diether Vásquez anduvo algo dubitativo por su lado. Aquí pugna por superar a Weverton. (Foto: AP) 

El punto débil, en cambio, pasó por las bandas, donde tanto laterales como extremos no estuvieron claros en el juego. Ni Aguilar ni Diether Vásquez tuvieron el mejor partido por el lado derecho: el jugador de la Universidad César Vallejo se mostró dubitativo para encarar a Patryck, mientras que el carrilero del Lommel SK belga no estuvo sólido en defensa y tuvo poca participación en ofensiva. Por su parte, la banda izquierda, compuesta por Sebastián Aranda y Cabrera, también exhibió falencias:  el lateral de la San Martín salió sustituido para la segunda mitad, mientras el jugador de Melgar estuvo claro en el balón parado, aunque le costó decidir en campo rival.

El segundo tiempo fue totalmente distinto, sobre todo porque el aspecto físico influyó en el trámite. La presión que se ejercía en la volante brasileña disminuyó y jugadores como Guilherme Biro, Alexsander y Marlon Gomes se acercaron a Vitor Roque para así inquietar el arco de Sebastían Amasifuén. Las llegadas eran cada vez más frecuentes y, a su vez, el ataque nacional se hacía cada vez más lejano: Mycael no registró acciones de riesgo en su contra. Pese a esto se mantenía el empate sin goles pasada la hora de juego, hasta que tras un error de Aguilar, Vitor Roque decretó la ventaja. Pese a que la diferencia era mínima, eso golpeó fuertemente los ánimos bicolores y rápidamente el equipo se vino abajo.

Así, llegaron el segundo y el tercero goles por intermedio de Andrey y Vitor Roque nuevamente. Tras ellos se produjeron nuevos cambios que pudieron hacer poco o nada para cambiar el rumbo y acercar a la blanquirrojita hacia un posible descuento. El comentado desmoronamiento físico fue solo el punto inicial de la debacle peruana en el Pascual Guerrero: resultó muy evidente cómo el equipo se fue cayendo en despliegues, cómo los cambios demoraron en ejecutarse y sobre todo, cómo el rival pudo aprovechar esas circunstancias. Además, el aspecto mental sigue en deuda para las categorías menores: pese a que el equipo no hacía un mal partido, el primer gol generó un golpe tan grande que pese a que quedaban casi 30 minutos, los seleccionados solo esperaban el pitazo final.

Arón Sánchez tuvo intenso trabajo ante el gran despliegue de Vitor Roque, el mejor del campo. (Foto: AP) 

La próxima fecha el anfitrión Colombia será el rival, y sumar se convierte en imperativo si se quiere tentar una clasificación. Serna requiere trabajar con la defensa para mantener la solidez que mostró por varios tramos en la primera mitad, seguramente liberar un poco a Cabellos para que pueda ser productivo en ofensiva y André Vásquez podría tener más minutos ante el timorato partido hecho hoy por su colombroño Diether. Respecto a Sebastien Pineau, no se le puede evaluar tan drásticamente pues lo que tuvo hoy como soporte fue muy pobre; sin embargo, seguramente Juan Pablo Goicochea y Bruno Portugal estarán listos a la espera de la oportunidad de buscar ese gol blanquirrojo que esta noche caleña de verano se percibió demasiado lejano.

Las Caletas

Fotos: AFP; AP


Leer más...

La ficha del Perú 0 - Brasil 3

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy