Foto: Aldo Ramírez / DeChalaca.com, enviado especial a CuricóLa efectividad que no tuvo ante Perú la tuvo ante Ecuador. De la mano de un Agustín Dávila acertado y un Nicolás Schiappacasse desequilibrante, Uruguay derrotó 3-1 al 'Tri' y se recuperó del traspiés en la primera jornada.

Bruno Chirinos | @BrunoChirinos2
Redactor

El Capo: Le bastaron dos mazazos

A Agustín Dávila le fue suficiente aparecer oportunamente en dos ocasiones para ser determinante en el triunfo charrúa. El nieto de Walkir Silva –quien fuera campeón de la Copa Libertadores y de la Copa Intercontinental de 1982 con Peñarol- anotó con mucha potencia dos goles muy similares: de volea –aunque el primero con la diestra y el segundo con la zurda- venció la portería defendida por Wellington Ramírez. Muy aparte de los goles, el actual jugador de la Real Sociedad (a préstamo desde Peñarol) ganó varias divididas y siempre buscó desmarcarse para ser una opción de pase. Por su gran técnica, un jugador a observar en este Sudamericano.

La Pizarra: Sin variaciones

El buen funcionamiento de ambos equipos en sus debuts –a pesar de la derrota de Uruguay ante Perú- derivó en que tanto Fabián Coito como Jorge Célico no hagan un cambio respecto al sistema utilizado, aunque en el caso charrúa, a diferencia del ecuatoriano, se hicieron dos cambios respecto del primer partido: Juan Manuel Sanabria y Nicolás Schiappacasse ingresaron en lugar de Roodrigo Zalazar y Emiliano Gómez respectivamente. Un 4-trapecio-2 en el once celeste y un 4-2-3-1 en la formación de la Tricolor.

La clave: En los momentos justos

Esa precisión de cara al arco que no se había tenido ante Perú fue clave para la victoria charrúa: si bien no contaron con muchas chances claras de gol, la selección dirigida por Fabián Coito supo aprovechar dos jugadas que no derivaron de acciones colectivas, puesto que fueron de rebotes a partir de cabezazos que cayeron en una posición perfecta para que Agustín Dávila anotase de volea los primeros dos goles del partido.

La del VAR: La Plata no me compra

Exon Vallecilla tuvo una actuación floja ante Facundo Batista, quien se encargó de ser el asistidor uruguayo. (Foto: Aldo Ramírez / DeChalaca.com, enviado especial a Curicó) 

A pesar del buen arbitraje, el partido no estuvo ajeno a la polémica. En los minutos finales del primer tiempo, dos acciones no dejaron de pasar desapercibidas: ambas jugadas fueron por izquierda y protagonizadas por el extremo Gonzalo Plata, quien a velocidad se quitó la marca de Ezequiel Busquets, pero simuló una falta en el área que derivó en que le saquen tarjeta amarilla. Sin embargo, al poco tiempo de esa jugada, Plata fue nuevamente por el sector velocidad y esta vez sí fue derribado por Busquets, pero el juez Raphael Claus, ante la sorpresa y los reclamos de los jugadores ecuatorianos, no cobró

La calamidad: Menos mal no costó de más

A los 35’, los charrúas se encontraron con un saque de banda en cancha ecuatoriana. Ante la férrea marca del ´Trí’, Maximiliano Araújo decidió pasarle el balón a Sebastían Cáceres, quien se encontraba atrás de él, pero el defensor central, en su intento por jugar con el arquero, hizo un movimiento descoordinado y ni llegó a tocar el balón, por lo que Lucas Campana aprovechó el error y a paso galopante llegó al área para definir con precisión ante Wellington Ramírez.

El duelo: Te paso y me nublo

Si hubo un jugador como para destacar en tienda tricolor, ese fue Gonzalo Plata, quien sin dudas le ganó el duelo a Ezequiel Busquets a lo largo del partido. El extremo del Independiente del Valle a punta de una gran velocidad generó muchos problemas al lateral derecho charrúa, pero le faltó decidir mejor en el último pase, además de pasar el balón más rápidamente, pues en más de una jugada tenía la opción de entregarle la pelota a uno de sus compañeros, pero por querer culminar la acción individualmente no terminaban generaban mayor peligro.

La joyita: Con clase

¿Quién podía parar a Nicolás Schiappacasse? El '10' estuvo intratable. (Foto: Aldo Ramírez / DeChalaca.com, enviado especial a Curicó) 

Si bien los cuatro goles del partido fueron muy vistosos, hubo uno en particular que pareciera haber sido anotado por un jugador de mucho recorrido, a pesar de tener solo 19 años: hablamos del tanto de Nicolas Schiappacasse, quien a los 93’+, al recibir un pase de Darwin Núñez controló el balón con derecha con paciencia para perfilarse y colocar de zurda el balón adentro de la portería de Ramírez. Un tanto como para ver una y otra vez.

Kazuki Ito: Siga nomás

El trabajo realizado por la cuarteta arbitral (de Brasil salvo el auxiliar Piero Maza, nacido en Chile), fue positivo, pues se priorizó no cobrar cualquier contacto entre los jugadores, lo cual permitió que el juego sea fluido y no haya constantes paralizaciones; no obstante, hubo un único error que manchó un poco la buena labor.

Fotos: Aldo Ramírez / DeChalaca.com, enviado especial a Curicó


Las Fotos

Leer más...

La ficha del Uruguay - Ecuador

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy