Foto: ConmebolEcuador dominó a Brasil en todas las líneas y, aunque gozó de diversas oportunidades para anotar, el cuadro de Jorge Célico erró en el último toque. Con el empate, el 'Scratch' mira cuesta arriba la clasificación al Mundial Sub-20 de Polonia.

Víctor Trejo | @victoraul80
Redactor


El Capo: Eléctrico

Jordan Rezabala fue el hombre más desequilibrante del cotejo: quimboso y con gran panorama de juego. Las intervenciones del '10' tricolor siempre fueron resguardadas hasta por tres defensores verdeamarelhos; de igual forma, el creativo supo burlar su marcaje y de inmediato se perfiló hacía área rival. Además, tuvo a Gonzalo Plata como socio perfecto para sus diabluras.   

La Pizarra: Realidades distintas

Bajo las órdenes de Jorge Célico, Ecuador saltó al gramado con un 4-2-3-1, en el que el trío de volantes ofensivos representó la carta más temible del DT argentino. Gonzalo Plata por derecha, Alexander Alvarado por izquierda y Jordan Rezabala como mediapunta se dieron un festín con los defensores rivales. El ariete Leonardo Campana se encargó de interrumpir la salida brasileña y aprovechar las habilitaciones de sus volantes.   

En tanto, Carlos Amadeu conformó un 4-3-3. Los laterales Emerson y Carlos Augusto no hicieron honor a sus antepasados: lucieron sin proyección y débiles en la marca. Además, el futbolista más promocionado de Brasil, Rodrygo, no mostró picardía y cuando tuvo oportunidad de marcar careció de técnica en la definición.

La Clave: Con la misma moneda

Gonzalo Plata le generó más de un problema a Carlos Augusto. (Foto: Conmebol) 

En cotejos anteriores la corpulencia física ecuatoriana era el argumento que resaltaba sobre sus rivales, pero ante los creadores del jogo bonito fue la superioridad técnica lo que prevaleció. Tanto Rezabala como Plata y Campana llevaron alegría al campo con acciones cargadas de fantasía. Fue sorprendente ver al 'Scratch' padecer con cada triangulación del seleccionado tricolor.

La Joyita: Nervios de acero

Para dejar en claro la superioridad técnica de los ecuatorianos, a pocos minutos de iniciado el cotejo el meta Wellington Ramírez recibió el balón en sus dominios, pero el atacante rival Lincoln intuyó la jugada y se lanzó contra el arquero para robarle el esférico. El golero esquivó la barrida con un movimiento al mejor estilo Ronaldinho Gaúcho: hizo pasar de largo a Lincoln y desde las gradas bajaron los aplausos por la sutileza exhibida.

El Tapadón: El gato

Cuando promediaba la mitad de la primera fracción, Rodrygo puso a prueba las cualidades de Wellington Ramírez. El atacante del Real Madrid lanzó un remate al lado inferior derecho del arco, y todo hacía suponer que el tiro, esquinado y con buena ubicación, terminaría en las redes ecuatorianas. No obstante, Ramírez se estiró cual gimnasta y, con la yema de sus dedos, mandó el balón afuera del campo.  

La del VAR: Con la repetición

¿Dónde quedó Rodrygo? ¿Aparecerá en la parte final del torneo? (Foto: Conmebol) 

A los 71' Leonardo Campana picó al vacío a la espera de conectar un centro de Rezabala. El '9' norteño superó la marca de Walce y, de un solo golpe, mandó el balón a las redes brasileñas. Cuando el ariete alzaba los brazos para celebrar su tanto, escuchó el pito del colegiado Ivo Méndez; miró al asistente Edwar Saavedra, quien confirmó la anulación del tanto. La posición adelantada existió, aunque quien escribe tuvo que esperar la repetición televisiva para corroborar el fallo.       

La calamidad: ¿Adónde la mandaste?

Una gran asistencia de Gabriel Manino dejó en inmejorable condición de anotar a Rodrygo: el '10' de la 'Canarinha' recibió el pase en la medialuna del área chica tricolor solo y sin marca cercana. Se dispuso a rematar, pero el resultado fue humorístico: el esférico terminó en las nubes que pasaban por Rancagua. Después del desliz, el jugador contratado por el Real Madrid se tapó el rostro con sus manos en síntoma de vergüenza.

Kazuki Ito: Salomónico

El trámite del cotejo no fue brusco, pero sí sufrió constantes paralizaciones, sobre todo debido a las entradas a destiempo de los defensores brasileños. El réferi boliviano Ivo Méndez cortó de raíz los intentos de violencia con tarjetas amarillas. Después, las acciones se tranquilizaron y el juez se dedicó a dialogar con los futbolistas para llevar la fiesta en paz, más allá del ya comentado gol anulado a Campana.

Fotos: Conmebol


Las Fotos

Leer más...

La ficha del Ecuador 0 - Brasil 0

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy