Foto: Aldo Ramírez / DeChalaca.com, enviado especial a RancaguaEl anfitrión Chile ofreció un muy pobre desempeño en su estreno en el Sudamericano Sub-20: hubo muy poco que rescatar en su desempeño. Bolivia, dirigida por el ecuatoriano Sixto Vizuete, dio el golpe y sacó un 1-1 sobre la base de coraje y, sobre todo, buen juego.
Víctor Trejo | @victoraul80
Redactor

El capo: Líder

El arquero boliviano de 19 años Jairo Cuéllar manejó el ritmo del encuentro. En el primer tiempo nubló toda ocasión de peligro a favor de los chilenos; ni el más prestigioso futbolista mapocho, Marcelo Allende, le pudo hacer frente. Además, el golero mostró personalidad -y maña- para comandar a los suyos cada vez que el balón pasaba por su arco: atenazaba el esférico con jerarquía, lo embolsaba y hacía correr los minutos. Un joven con personalidad de veterano.

La clave: Esquemas enfrentados

El temperamento de los jugadores verdolagas fue elogiable: en ningún momento se achicaron ante el dueño de casa y el ambiente en contra que los recibía. Con personalidad -esa de las que muchas veces se carece- disputaron cada balón dividido. Y lo más importante, no se refugiaron en su reducto a la espera de una defensa heroica, que casi siempre ejecutan mal.

El duelo: Por la retaguardia

Con un ataque chileno desordenado, los que más sufrían eran los zagueros locales, en especial el lateral izquierdo Álex Ibache. El alero padeció el desequilibrio individual del volante por la derecha boliviano John García, quien utilizó dos maniobras antiguas, pero eficaces. La primera: salir hacia a su diestra y centrar; y la segunda, inmiscuirse por el medio y disparar a puerta. En ambos casos tuvo a mal traer al defensa mapochino.

La calamidad: Se esperaba más

Jhon García fue un dolor de cabeza para Álex Ibacache, quien pasó mayores apuros en el primer tiempo. (Foto: Aldo Ramírez / DeChalaca.com, enviado especial a Rancagua) 

Marcelo Allende (volante del Necaxa de México) entró al gramado de El Teniente de Rancagua como la máxima figura, y, además, como capitán de la 'Rojita'. Su actuación, sin embargo, fue para el olvido. Tuvo la movilidad de un Sub-70: en el uno contra uno no superó a sus marcadores. Su principal defecto fue amagar con la cabeza fijada en el césped. Aún tiene partidos para demostrar las cualidades de las que viene precedido.

El tapadón: Una pared

Ya en la primera fracción el guardavallas Cuéllar era figura, más aún cuando le tapó un remate a quemarropa al centrodelantero Carlos Villanueva. El disparo del movedizo ariete chileno no fue muy esquinado, pero la cercanía del remate hacía avecinar un gol seguro. El golero altiplánico interpuso su humanidad y atenazó el balón con la parte baja de su cuerpo.

La cancha: Cero sonrisas

Los fanáticos chilenos se habían puesto sus mejores galas: efervescentes de entusiasmo y listos para celebrar una victoria fácil ante Bolivia. Pero la alegría solo les duró 6 minutos, hasta el gol boliviano de Ramiro Vaca. Los minutos pasaron y la preocupación reinaba en las gradas de El Teniente rancagüíno: ya nadie cantaba, y se siguió en ese estado de shock aún con el resultado emparejado.

Kazuki Ito: Atlético

Adalid Terrazas enfrenta la marca de Nicolás Díaz. (Foto: Aldo Ramírez, enviado especial a Rancagua) 

El árbitro uruguayo Leodán González no pasó mayores sobresaltos en el cotejo. A pesar de arbitrar a futbolistas que recién han cumplido la mayoría de edad, se adaptó al vértigo del juego y solo mostró dos amarillas en jugadas violentas aisladas. Su buen estado físico fue vital para seguirle el ritmo a jugadores que bien podrían ser sus hijos. Un atleta de la justicia.

Los Goles

Fotos: Aldo Ramírez / DeChalaca.com, enviado especial a Rancagua

Leer más...

La Ficha del Chile 1 - Bolivia 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy