Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comHace catorce años, Perú le ganó por última vez a Paraguay en un Sudamericano Sub-20. Fue el recordado 2-1 que abrió el hexagonal de Mar del Plata, en 1999. Es momento de repetir el plato.

 

Todas las comparaciones, estadísticas y añoranzas ya han sido hechas: todas conducen a la selección Sub-20 que estuvo a punto de clasificar al mundial de Nigeria, allá por 1999. Hay algo que urge repetir: como aquel equipo que conducía Juan Carlos Oblitas, debemos vencer a Paraguay.

Éxito en el hexagonal

Mario Gómez en acción ante Paraguay. Tiempos en que era una gran promesa del fútbol peruano. (Foto: revista Don Balón Perú)Fue el domingo 17 de enero de 1999, fue el primer encuentro del triplete que abrió el hexagonal en Mar del Plata. Perú había clasificado como tercero de su grupo. Había debutado con una victoria 2-1 sobre Venezuela (doblete de César Balbín); había perdido 2-0 contra el anfitrión Argentina; había remontado 2-1 a Ecuador (goles agónicos de Rubén Almanza y Luis ‘Pompo’ Cordero); ya clasificado, había sido vapuleado 4-0 por Chile.

La derrota ante los chilenos había golpeado al plantel. Como la clasificación al hexagonal ya estaba en el bolsillo, Oblitas alineó esa vez a un equipo mixto. La goleada fue tan dolorosa que el ‘Ciego’ salió solo a la conferencia de prensa; excusó a sus jugadores, afirmando que estaban muy avergonzados para dar la cara al periodismo.

Paraguay, en tanto, venía de ser primero en su grupo, disputado en Tandil. Era dirigido por Mario Jacquet, quien ese mismo año, entre septiembre y diciembre, dirigiría a Alianza Atlético. Tenía a dos grandes goleadores de la década siguiente: Salvador Cabañas y Roque Santa Cruz.

Pompos y platillos

Luis Cordero abrió el camino del triunfo para Perú sobre Paraguay. (Foto: revista Don Balón Perú)En el mundialista estadio José María Minella, que demoró en ‘cargar’ (recordemos que fue el primer choque del triplete), Perú salió al campo con Carlos ‘Chino’ Benavides en el arco; la defensa la integraron Amilton Prado, Ismael Alvarado, Ernesto Arakaki y Mario Gómez; Rubén Almanza, Marco Casas y Anthony Matellini formaron un triángulo de contención; Luis Cordero quedó como enganche, acompañado de César Balbín, unos pasos más adelante; Piero Alva fue el único atacante.

Paraguay arrancó con José Antonio Fernández en la puerta; Nelson Cuevas, Rubén Maldonado, Paulo Da Silva y Elvis Marecos en la zaga; Diego Gavilán, Éver Jiménez y Francisco Escobar en la volante; Salvador Cabañas, Juan Ángel Paredes (que en 2009 y 2010 jugó en Sport Huancayo) y Roque Santa Cruz en ataque.

Piero Alva fue el único atacante de la blanquirroja Sub-20 aquella vez en Mar del Plata. (Foto: revista Don Balón Perú)Oblitas eligió un planteamiento conservador, que dio resultados. Fue clave conseguir una ventaja rápida. A los 15’, Prado mandó un balonazo largo, Cordero la bajó de pecho, se situó entre dos defensas que no llegaron a la cobertura y, en el mano a mano, venció a Fernández. Fernández, para quienes lo recuerdan, fue un joven arquero que llegó a ser bautizado como “sucesor de Chilavert”, tras su buena actuación en el mundial Sub-20 de Malasia (1997); sin embargo, por desgracia, fue asesinado a puñaladas en febrero de 2003.

Pólvora letal

Paraguay arremetió con todo y perdió varias ocasiones de empatar; Benavides estuvo en una tarde feliz. En el segundo tiempo, Oblitas hizo un cambio que fue clave: salió Alva y entró Oswaldo ‘Polvorita’ Carrión. Diez minutos más tarde, a los 75’, se gestó el segundo: Mario Gómez (que jugó como lateral, por primera vez, en aquel Sudamericano) se proyectó por izquierda y sacó un centro medido hacia ‘Polvorita’, que cabeceó al palo opuesto de Fernández para poner el 2-0.

'Polvorita' Carrión acabó convertido en el héroe de aquella jornada en el José María Minella. (Foto: revista Don Balón Perú)A los 84’, Nelson Cuevas (quien al año siguiente fichó por River Plate) descontó para Paraguay; los diez últimos minutos (incluyendo las adiciones) fueron interminables, pero pasaron.

Perú debutó con el pie derecho en aquel hexagonal y Oblitas, en camarines, lanzó un grito de batalla: “¡Ahora que nos aguanten!”.

Por desgracia, nos aguantaron: Argentina nos metió un 5-0 y Brasil un 6-0; hubo un empate 0-0 contra Uruguay y un agónico 2-2 contra Chile, con gol en offside encajado en la agonía y con el nombre de Ángel Sánchez entre los árbitros más nefastos para el fútbol peruano (junto a Chechelev, Robles, Ortubé y tantos ilustres).

Esperemos que la historia de aquel triunfo se repita. Y que todo lo que venga sea mejor a 1999, para que en Turquía nos aguanten. 

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com

Fotos: revista Don Balón Perú

Comentarios (2)add
...
escrito por Hugo Noriega , enero 23, 2013
QUe pasó con los sub 20 de 1999? Como terminaron sus carreras?
...
escrito por Mauricio , enero 23, 2013
Me acuerdo clramente como el arbitro nomato para favorecer a Paragyay, Fuimos mucho mas que Chile que solo nos complicaba con Rodrigo el Ponny Ruiz.. el pompo pintaba para crak junto con Alva y Balbin,,tambien estaba ascoy etc etc

Me parece que este Peru es mucho mas, por el hehco de que hay mejor banca y ademas estos jugadores tienen mas exeriencia en primera incluso afuera caso deza...tambien tener en cuenta que en este Hexagonal no estan ni Brazil ni Argentina,,
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy