Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comSegunda eliminatoria que vivía. Según 'Chemo', estábamos ante la mejor generación de jugadores tras varios años. Nunca imaginé que el 0-0 ante Paraguay en el debut sería el comienzo de un proceso para el olvido.

 

Han pasado cuatro años desde que encendí mi ilusión para con la selección. Más allá de que no estuve de acuerdo con la salida de Julio César Uribe, la opción de 'Chemo' del Solar no me desagradó. Ví la forma en que condujo a Cristal al título nacional en 2005 y su campaña en Universidad Católica que no fue mala. Además, por haber sido compañero de muchos jugadores que militaban en la bicolor, pensé que existiría un ambiente cálido en el que la comprensión y la confianza serían las principales características de la interna de ese equipo. Yo sí le creí a Del Solar: no sé si era una de las mejores selecciones de nuestra historia, pero sí teníamos equipo para competir. Todos sabemos cómo terminó esa eliminatoria. Por eso es que hoy no quiero ilusionarme otra vez. Lo siento.

Mi idea era ver el debut ante Paraguay en la comodidad de mi casa; sin embargo, con motivo del cumpleaños de mi tía, la familia decidió convivir un fin de semana en el club de Colegio de Abogados del Perú - Ricardo Palma, que se ubica en Chosica. Acepté con gusto la invitación. Recuerdo que ese sábado 13 de octubre no se había instalado ningún televisor en el bungalow. No ví la goleada de Uruguay sobre Bolivia, ni el triunfo de Argentina contra Chile. Recién se conectó a falta de veinte minutos y encima pasaron diez minutos para captar la señal. En fin, el hecho es que estábamos listos para ver a la querida bicolor. Las esperanzas estaban puestas, para variar, en Claudio Pizarro, quien integraba el Chelsea de José Mourinho. Cuando vino a Lima lució un peinado londinense.

En líneas generales recuerdo tres momentos, todos en el segundo tiempo. El primero fue el grito desenfrenado que desaté luego del zurdazo de Juan Vargas que impactó en el poste. Tras ello, pensamos en una victoria inminente, más aún cuando ingresó Flavio Maestri. Mis tías vivieron en el mismo barrio del 'Tanque' y lo vieron pelotear desde niño. También conocen a don Edmundo -padre del delantero-, por lo que siempre existió una sensación especial cuando jugaba Flavio. El último de los pasajes fue, sin duda, el tramo final. Paraguay nos pasó por encima y estuvieron cerca de llevarse los tres puntos. El silbatazo final significó, increíblemente, la tranquilidad de no haber perdido. A pesar de divertirme el resto de la noche, sentí que algo me faltaba. Me faltó ver un triunfo de Perú.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com

Comentarios (1)add
...
escrito por Ivan , octubre 07, 2011
Que ingenuo eres Carlos, jamas crei en el nefasto Del Solar. Hoy si me ilusiono un poco, desde la eliminatoria para Japon/Corea que no lo hacia, si no se puede no se puede. En cambio en las ultimas dos clasificatorias desde el saque tenia 100% de certeza que no la haciamos. Hoy, por lo menos, el banco luce diferente.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy