Aunque a lo largo de la historia Perú ha visitado diez veces a Bolivia en La Paz, la de este miércoles fue la segunda ocasión en que lo hizo para disputar un cotejo amistoso. El único precedente databa de 1973, cuando la selección, pese a caer 2-0 ante los altiplánicos, alzó la Copa Mariscal Sucre.

'Cachito' Ramírez, quien ingresó en el segundo tiempo en reemplazo de Juan Rivero, cabecea al arco boliviano (Foto: revista Ovación, Nº 12 p. 5)El Hernando Siles de La Paz es un campo temido en Sudamérica, y para Perú no es la excepción: ha jugado allí 10 veces y apenas ha arrancado dos empates, uno por la Copa América de 1983 y otro en 1996, por las Eliminatorias rumbo al Mundial de Francia.

Resulta curioso reparar, sin embargo, que la gran mayoría de cotejos que Perú ha jugado en ese escenario -a diferencia de lo que suele ocurrir con el historial blanquirrojo en las distintas capitales de la región- haya tenido carácter oficial. Apenas existía un amistoso en el registro: el disputado el 15 de julio de 1973, con victoria boliviana por 2-0. La selección peruana, dirigida por el uruguayo Roberto Scarone, jugó ese cotejo como parte de su preparación para el partido definitorio que había de jugar en agosto de dicho año frente a Chile en Montevideo por la clasificación al Mundial Alemania ’74 (cotejo a la postre perdido por la ‘Blanquirroja’ por 2-1), tras haber ganado en Lima y perdido en Santiago por idéntico marcador. Cubillas, quien venía siendo criticado, jugó un partido aceptable y fue el que más complicó al meta boliviano Jiménez, quien aquí lo anticipa en un centro (Foto: Ovación, Nº 12 p. 6)Además, estaba en disputa el trofeo “Copa Mariscal Sucre”, por el cual se había jugado un amistoso de ida en marzo en Lima con triunfo peruano por 2-0.

La crónica escrita para la revista Ovación por el periodista Arturo Hernández refiere que durante la primera parte Perú dominó el cotejo y forzó algunas intervenciones lucidas del golero Jiménez. Todo cambió cuando una intensa lluvia comenzó a asolar el campo del Hernando Siles: en el ataque, comenzaron a ser frecuentes los resbalones de Juan José Muñante y las imprecisiones del cuestionado Juan Rivero, jugador de Alianza Lima que alineó en este partido junto a otros nombres poco recorridos con la ‘Blanquirroja’ como el lateral Arturo Trigueros (de las filas del Defensor Lima) y el volante Manuel Mayorga.

Por cortesía boliviana, Héctor Chumpitaz alza la copa 'Mariscal Sucre' al finalizar el partido en el Hernando Siles (Foto: Ovación, Nº 12 p. 5)No obstante lo anterior, Perú logró llevar peligro mediante Teófilo Cubillas, quien dos veces remeció los postes de Jiménez. El ‘Nene’ afrontaba por aquel tiempo críticas de un sector de la prensa que lo acusaba de haberse encopetado tras su transferencia al Basel -incluso llegaron a apodarlo ‘El Suizo’- y no haber dado todo de sí en los cotejos eliminatorios ante Chile. Bolivia fue más efectiva y a través del delantero Ovidio Messa (quien años después, en la Eliminatoria rumbo a Alemania 2006, llegara a ser técnico del seleccionado boliviano) convirtió dos goles en dos minutos (71’ y 73’) en el arco de Otorino Sartor. “Otra vez: dos minutos fatales”, tituló el artículo de Ovación, en atención al hecho de que por las Eliminatorias, en Santiago, se habían recibido dos goles en solo seis minutos.

Para la anécdota, queda el hecho de que pese a haber habido empate perfecto en puntos y goles entre peruanos y bolivianos en los dos partidos disputados en marzo y julio de 1973, el cuadro del Altiplano cedió el honor de alzar el trofeo “Mariscal Sucre” a la delegación peruana, en cortesía a su condición de visitante. Como para remarcar que eran tiempos amistosos.

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy