Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comAlianza Universidad cedió por cuarta vez en el año un empate abultado de local. Lo curioso es que posee bastantes goles a favor, pero su nivel de juego deja mucho que desear. Acá, mediante un análisis táctico, sepa qué es lo que realmente ocurre con el elenco azulgrana.

 

Lo de Alianza Universidad es un caso peculiar: tiene al goleador del torneo -Jesús Reyes con 12 tantos- y es el equipo más goleador de la Segunda División -41 tantos a favor-. Con estos impresionantes números, en un torneo tan corto, muchos podrían imaginar que se trata de un equipo que está en los primeros lugares, aunque tampoco es un secreto de que es el equipo que más goles recibió -41 tantos en contra-, sin contar a los descendidos Alianza Cristiana y Sport Áncash, lo que desnuda una realidad alarmante en tienda azulgrana: tiene un sistema ofensivo efectivo, pero una defensa de terror.
¿Qué es lo que ocurre con el plantel que, antes del arranque del torneo, pintaba como uno de los grandes protagonistas? Para responder dicha interrogante, es necesario revisar los partidos como local que bien pudieron ser bisagras a lo largo de la temporada: por su efectividad, aquellos duelos en que el equipo de Lizandro Barbarán hizo muchos goles pero, a la vez, le convirtieron una cantidad similar de tantos, por lo que se tuvo que conformar con empates grandilocuentes; por el marcador, claro está, pero que arruinaron una campaña que no estuvo a la altura de lo planificado. En total, fueron cuatro desventuradas presentaciones.

Vuelta en ‘W’

Cuando parecía que Alianza Universidad se llevaba por delante al Ormeño, el equipo cañetano reaccionó y desnudó las falencias del cuadro azulgrana que acabó cediendo puntos (Foto: Mihay Rojas / DeChalaca.com)En la fecha 2, Alianza Universidad recibió al Walter Ormeño en duelo en que regaló un partido muy emotivo que terminó 3-3 con dos goles en los últimos minutos. El planteamiento inicial del local prometía: un 4-3-3 muy ofensivo con lo mejor que tiene el plantel en ofensiva. El partido parecía resolverse tranquilamente ya que los azulgranas se habían puesto dos goles arriba gracias a la sociedad Jesús Reyes, José Adalberto Cuero, Smith y Willintong Ávila, quienes son un dolor de cabeza para cualquier defensa. Sn embargo, en el segundo tiempo se le vino la noche. La visita comenzó a desnudar los problemas defensivos de Alianza Universidad. La primera línea de volantes, que solamente estaba integrada por Dante Gil, comenzó a acusar el físico y no podía hacer nada con los ataques de Ormeño, que poco a poco se acercó al arco de Alan Vidaurre.  Los ataques eran insistentes y la dupla de centrales en aquella ocasión (Carlos Castillo y Óscar Ruiz) no ofrecía ninguna seguridad. Ambos no coordinaron y acabaron mal parados en el fondo. El resultado final fue el primer empate abultado en Huánuco y la desazón del público.

Cacao Amargo

Contra San Alejandro el equipo huanuqueño no logró sostener la ventaja hasta el final y acabó cediendo un nuevo empate (Foto: Mihay Rojas / DeChalaca.com)Para la fecha 8, Alianza Universidad recibió al Defensor San Alejandro. El encuentro tuvo muchos goles, pero el nivel del local decayó, notándose los serios problemas en la interna de un equipo que ya se notaba quebrado. Con esta situación llegó un San Alejandro cuyo rendimiento no era el mejor en el torneo y buscaba recuperarse con la llegada de Javier Arce. Para esta ocasión, el técnico azulgrana tuvo un planteamiento más equilibrado y puso lo mejor que disponía en el campo, a excepción de Jesús Reyes que se encontraba lesionado. El equipo saltó al campo con un 4-3-3 pero con jugadores con mayor vocación defensiva como el ingreso de Robert ‘Pupi’ León y Samuel Castro. Para el segundo tiempo, tras ir cayendo 0-1, el técnico Lizandro Barbarán ordenó los ingresos de Alexander Salas y Willintong Ávila, que tenían más vocación ofensiva. Esas variantes le permitieron al local ponerse 3-2 en ventaja. Pero nuevamente el sistema defensivo estuvo en una mala tarde y los volantes de contención no podían parar a los atacantes de San Alejandro. La defensa había sido renovada con Óscar Ruiz y Roberto Rodríguez, pero la dupla pasó más de un apuro. Así, no fue extraño que al minuto 88 llegara el gol del empate por parte del equipo amarillo.

Solo un tiempo

Los Caimanes peleó hasta el final el partido en el Heraclio Tapia y acabó rescatando un empate que le supo a victoria a los de Puerto Eten (Foto: Mihay Rojas / DeChalaca.com)Quizás el caso más escandaloso para el cuadro huanuqueño fue la gran remontada de Los Caimanes (4-4) en la fecha 14, a pesar de llegar con un 4-1 a favor cuando finalizó el  primer tiempo. Esa vez, el técnico Barbaran decidió nuevamente cambiar de sistema y elaborar un 3-4-3 cuando estaban en el ataque, pero convirtiéndose en un 5-2-3 cuando tocaba defender. Esta formación le pasó factura al equipo que no estaba acostumbrado a pararse de esa manera, por lo que no pudo sostener el resultado los últimos 45 minutos. Ya en la segunda mitad, los de Puerto Eten comenzaron a encontrar más falencias defensivas y algunos cambios del local que complicaron al equipo, como el ingreso del ‘Pupi’ Robert León, Willintong Ávila y Omar Ramírez. Cabe resaltar que la dupla de centrales varió en esa oportunidad: estuvo compuesta por Juan Cahuas y Óscar Ruiz.

Errores por goles

La capacidad goleadora de Jesús Reyes salvó al Alianza Universidad de una derrota que parecía segura contra Huracán (Foto: Mihay Rojas / DeChalaca.com)Este último fin de semana, por la fecha 22, se registró en Huánuco un nuevo empate abultado, esta vez ante Huracán. A pesar de los goles -muchos dirán que fue un partidazo por la cantidad-  fue un encuentro soso, ya que los goles vinieron por clamorosos errores defensivos producto de la marca personal, tanto del cuadro local como del ‘Globito’. En esta ocasión, Alianza Universidad volvió al 3-3-2-2, con un equipo ofensivo al que sumó a su refuerzo, Kevin Carazas, como segundo ‘9’. Como no era de extrañarse, la defensa nuevamente mostró grandes falencias, con una línea de tres pero con nuevos nombres como es Carlos Castillo, Óscar Ruiz y Roberto Rodríguez. La primera fracción terminó en empate a dos, pero en la segunda mitad el técnico volvió a hacer un cambio de sistema y, cuando todos se acomodaban, vino el tercero de Huracán. Para los intereses del cuadro local, la presión constante hizo que el cuadro arequipeño pierda las marcas sobre el final y Reyes marque el agónico 3-3.

En conclusión

Alianza Universidad es un equipo que tácticamente varía mucho y no tiene un patrón definido. A esto se suma que tienen excelentes atacantes, pero el sistema defensivo no es seguro y se cambia constantemente, siendo casi el único fijo Óscar Ruiz. Toda esta situación ha generado que la afición se aleje de este equipo y prácticamente juegue sin ningún espectador pagante. De hecho, el Heraclio Tapia solamente se nutre por la familia y los allegados al equipo. Además, otro problema muy serio es la ruptura que existe en el vestuario y que ya dejó de ser un secreto a voces para ser una realidad por lo mostrado en el terreno de juego. Todo esto se resume en una mala campaña para un equipo que prometía pelear los primeros lugares.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Fotos: Mihay Rojas / DeChalaca.com

Comentarios (2)add
...
escrito por Franz ronald , septiembre 25, 2013
Si cambia su tradicional nombre CSD Alianza Huanuco (nombre más barrial e identificado con su hinchada) por el de la universidad, es lógico que el hincha se aleje, pues termina soñando como un Universidad San Martín de Porres o UCV o Idunsa.Vuelvan a su tradición.
...
escrito por JESS , septiembre 26, 2013
deberían cambiar de técnico para la próxima campaña, es lo las sensato que se puede hacer.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy