Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.comMientras en la Segunda División de Perú el Sport Boys del Callao es protagonista, en Bolivia el Sport Boys de Warnes logró el ascenso a la máxima categoría del fútbol boliviano luego de armar una campaña que duró dos años y que dejó algunas lecciones que bien se podrían imitar.

 

El 17 de agosto de 1954 se fundó en Bolivia el Sport Boys, un equipo que comenzó a escalar posiciones en su lugar de fundación, Santa Cruz de la Sierra, hasta que en 1998 fue adquirido para mudar su sede a la localidad de Warnes, al norte de la ciudad.

De la ruina a la luz

Encuentro entre el Sport Boys y La Palmera durante la Copa Bolivia 2012 (Foto: anfbolivia.blogspot.com)Sin mayor logro deportivo de por medio y en una precaria situación económica, en 2011 los directivos del club se acercaron al alcalde, Mario Cronenbold, para que les diera una mano. Desde entonces la historia comenzó a cambiar para este equipo que pasó a tener las cuentas en azul, como su camiseta, con un manejo consciente de sus pocos recursos para armar un equipo capaz de pelear por el ascenso pero con una proyección a mediano y largo plazo para codearse con los mejores cuadros de su país.

El primer gran paso lo dieron en la temporada 2011/12 en el torneo organizado por la Asociación Cruceña de Fútbol, logrando el subcampeonato, lo que les permitió disputar la Copa Bolivia 2012 que otorgó tres cupos al Nacional B, la segunda categoría del fútbol boliviano. Ahí, tras superar la Fase de Grupos, culminaron en el tercer puesto luego de un desempate ante el club La Palmera del departamento de Beni.

Jaime Moreno y Joaquín Botero flanquean al presidente del Sport Boys de Warnes el día que fueron presentados como refuerzos (Foto: eldeber.com.bo)El llegar al preámbulo de la Primera División motivó que llegaran más refuerzos para afrontar la campaña del ascenso, aunque antes debió superar la Fase de Grupos en la que seis equipos clasificaron al Hexagonal Final. Para esta decisiva etapa fue que se sumaron Joaquín Botero, máximo artillero en la historia de la selección boliviana, y Jaime Moreno, goleador de Bolivia en la década de los noventa y que formó parte del plantel que clasificó a su única Copa del Mundo. Ambos se unieron al plantel pese a estar retirados de la actividad, pero su incorporación, más allá de su capacidad futbolística, significó un golpe publicitario para atraer la inversión de las grandes empresas que tienen a Warnes como sede.

Diez partidos separaron al Sport Boys de cumplir con el objetivo que su presidente se trazó dos años antes, una meta en la que se interpuso el Guabirá que obtuvo el ascenso directo, dejando al cuadro azul con una última oportunidad al tener que disputar un repechaje contra el Petrolero de Tarija, penúltimo en la tabla del descenso de la división superior. Tras dos partidos en los que no se sacaron ventaja en el marcador, solo dos goles de Botero en el desempate le dio a los de Warnes el cupo a Primera División, por primera vez en su historia, para la temporada 2013/14.

Casi pero no tanto

Joaquín Botero se alista para gritar uno de sus goles, los que le dieron al ascenso al equipo de Warnes (Foto: lapatriaenlinea.com)En este recuento se puede encontrar algún parecido con la realidad del fútbol peruano, en la que equipos que pugnan por el ascenso unen su causa con la de alguna autoridad de turno o algún aspirante a desarrollar una carrera política gracias al éxito deportivo. Sin embargo, hay detalles que marcan diferencias entre una y otra situación. Desde que asumió oficialmente el cargo de presidente a mediados de 2011, Mario Cronenbold utilizó sus recursos como alcalde en favor del equipo, pero no para solventar directamente la campaña, sino para atraer capital por medio de auspicios, fuera con un apoyo económico directo o por medio de donaciones que el mismo club se encargaría de convertir en dinero con su venta. Además, los ingresos por taquilla no se contemplan dentro del presupuesto, sino como un recurso extra.

Otro punto importante en el crecimiento del Boys de Warnes es el considerar el desarrollo dentro de su localidad con la ampliación del estadio, el Samuel Vaca, que de una capacidad para 7000 espectadores se espera que pase a tener una de diez mil para jugar como local en Primera. Lo que sigue en adelante para este equipo es el intentar acceder a la Copa Sudamericana tal como su presidente anunció luego de alcanzar la promoción, aunque el objetivo a futuro sea el mantenerse en el tope del fútbol boliviano como uno de los cuadros que luchen por el título.

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com
Fotos: anfbolivia.blogspot.com, eldeber.com.bo, lapatriaenlinea.com

Comentarios (1)add
...
escrito por nazari , junio 23, 2013
Mejor agarren el ejemplo del Real Garcilaso Peruano, que tiene fundado hace 4 añitos y hasta donde a llegado ahora, pero este equipo fue fundado hace muchos décadas 1954!!!no vale, si quieren tener de ejemplo el de Garcilaso es 10 veces mejorrrr
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy