Humberto Grondona, América Cochahuayco, Segunda División 1999, Segunda División 2000Humberto Mario Grondona, 'Humbertito' para el planeta fútbol y controvertido DT de la selección argentina Sub-20, tuvo un paso por el Perú que incluyó partidos oficiales dirigidos: en Segunda División con América Cochahuayco, club con el cual -contra lo que suele creerse- no fue campeón.

La vida de Humberto Mario Grondona puede definirse, sin duda, como agitada. Sufrió un secuestro cuando adolescente; se inició como entrenador en Racing, archirrival del club con el que se identifica históricamente su familia -Independiente-; fue acusado por reventa de entradas en el último Mundial y acabó dirigiendo a las selecciones de menores de su país bajo la presidencia federativa de su padre, que antes de morir le formuló un contrato vigente hasta el actual 2015.

Blanco habitual de críticas, incluso en la victoria, a Grondona hijo suele espetársele que su carrera no sabe de éxitos. Y en el conocimiento convencional de muchos se cita como única excepción el campeonato de Segunda División que obtuvo en 1999 América Cochahuayco, "filial" de Universitario en el ascenso. Pero en realidad, aquel título no le corresponde en términos de estadística formal.

Un gesto político

Humberto Grondona llegó al Perú en mayo de 1999 para hacerse cargo de la unidad técnica de menores de Universitario. Su llegada, más allá de un proyecto futbolístico, obedecía a un interés político: la directiva de Alfredo González, acorralada por las acusaciones ante la FIFA que la Federación Peruana de Fútbol había elevado a fin de que se sancionara al nefasto expresidente crema, tenía la intención de acercarse lo más posible a la familia Grondona para buscar un paraguas protector que mitigara los efectos del proceso.

Equipo de América Cochahuayco que obtuvo el título de Segunda División en 1999 ante Virgen de Chapi: el DT era Luis Rubiños. (Foto: diario Todo Sport)

Así, 'Humbertito' fue presentado como continuador del trabajo de coordinación de las diversas categorías de las divisiones formativas merengues que el también argentino Hugo Ferrarese había dejado acéfalo tras marcharse a cumplir similares labores en el Regatas Lima. En esa línea, como parte de las anormalidades promovidas durante el proceso de destrucción institucional del que fue víctima el club de Odriozola bajo la férula de González, la 'U' regentaba una filial encubierta en Segunda División: América Cochahuayco, que pese a ser integrada por jugadores juveniles cremas, sí tenía derecho de ascenso a Primera por contar con una personería jurídica distinta, a diferencia del Sporting Cristal B, que por ejemplo no contaba con esa figura.
 
En 1999, bajo la presidencia de Juan Carlos Noli, América Cochahuayco se propuso ascender a Primera y cuajó una gran campaña. El equipo tenía como base a la categoría 1980 de Universitario: José Laurie, Sergio Ubillús, Félix Otoya, Giancarlo Sarria, Víctor Cotito, Carlos Orejuela, Daniel Maldonado y Oswaldo Carrión se contaban entre sus exponentes. Inició la temporada bajo la batuta de Luis Reyna, pero tras la fecha 7, en agosto, 'Cachete' debió marcharse a hacer dupla con Roberto Chale en el equipo principal de Universitario, luego del cese de Miguel Company.

Entonces, la dirección técnica de América Cochahuayco fue encargada a otro exjugador merengue: Luis Rubiños, quien era directamente asistido por Reyna para la toma de decisiones. De hecho, en todos los diarios posteriores al 24 de octubre de 1999, fecha en la que Cochahuayco obtuvo el título de Segunda División tras derrotar 3-1 a Virgen de Chapi -otra filial encubierta, en aquel año de Alianza Lima-, se cita a la dupla Rubiños - Reyna como la que entrenaba al equipo. ¿Y Grondona? Si bien tenía la supervisión de las divisiones menores y participaba de decisiones relacionadas, no podía ser el DT de Cochahuayco pues formalmente este era un club distinto e independiente de Universitario, para el cual él trabajaba.

La intervención

Áder Cruz a la carga del arco de América Cochahuayco en el recordado cotejo de revalidación de 1999 que salvó a Deportivo Pesquero en penales. (Foto: revista Don Balón Perú) 

Sin embargo, el exitismo post título de Segunda desbordó a Noli y compañía, que se animaron a anunciar que de ganarse la revalidación por el ascenso -vale recordar que por entonces el título de Segunda no garantizaba de manera directa el cupo en Primera División-, el club pasaría a llamarse América Huancayo y jugaría de local sus partidos en la 'Incontrastable'. Y además, hicieron a un lado a Rubiños para que, ahora sí, el DT del equipo en el cotejo que se jugaría contra Deportivo Pesquero en búsqueda de subir fuera dirigido por Humberto Grondona.

Aquel mediodía del domingo 19 de diciembre de 1999, en el estadio Nacional, América Cochahuayco estuvo muy cerca de lograr el hito. Se puso en ventaja con gol de 'Polvorita' Carrión al final de un primer tiempo que dominó de cabo a rabo y en el que acosó el arco de Miguel Miranda. Pero en el complemento, el cuadro chimbotano, dirigido por Ramón Mifflin, volteó el marcador con goles al hilo de José Espinoza y Carlos Gabriel Silvera. El 'Chino' Carlos Ibarra empató para Cochahuayco a los 72' y, con el 2-2 sellado, se fueron a los penales, en los que los yerros de Juan Iriarte y el golero Laurie sellaron el destino de los cremas, que se quedaron con la miel en los labios y sin ascenso.

Así, Humberto Grondona no consiguió título alguno ese año: el único partido en el que oficialmente dirigió en 1999 a América Cochahuayco fue en la revalidación. Sí fue DT del equipo toda la temporada, en cambio, al año siguiente: en 2000, para lo cual debió resignar su cargo como jefe de la unidad técnica de menores de la 'U' y cedérselo a su compatriota Claudio D'Ambrosio. Sin embargo, la campaña no fue igual de exitosa: Cochahuayco acabó quinto con 41 puntos, a 11 del campeón Deportivo Aviación FAP. Ganó 12 partidos, empató 5 y perdió 7, lo que sumado al duelo ante Pesquero le reporta a Grondona una efectividad de 56% en su paso por el país.

Oswaldo Carrión a la carga el día del auténtico debut de Grondona como DT en la Segunda División peruana: ante Aviación FAP en la primera fecha de la Segunda División 2000. (Foto: revista Don Balón Perú)Lo que sí, aquel año 2000 Grondona se dio espacio para recomendar a Arsenal, el club regentado por la familia, la contratación del goleador de Cochahuayco: Milton Marquillo, al que le consiguió una prueba en el club de Sarandí. El ariete loretano viajó a Argentina pero no rindió lo esperado pese a la recomendación y fue dejado de lado por el equipo celeste y rojo, que por entonces militaba en el Nacional B.

En 2001, con la salida de Alfredo González, Grondona dejó Universitario y volvió a su país. Se especuló entonces que podía tomar la dirección técnica de Alianza Atlético, pero eso nunca ocurrió. Con el fútbol peruano, más allá de alguna que otra visita a tienda crema -donde, más allá de todos los cuestionamientos por su relación con González, ciertamente dejó un buen recuerdo- no lo volvieron a unir lazos más allá de partidos como la goleada 6-2 de la fase de grupos del actual Sudamericano Sub-20, tras la cual -créalo- le llovieron críticas y preguntas incómodas de periodistas argentinos en la conferencia de prensa. Sucede que el diminutivo, tanto como el apellido, le sigue cociendo habas. 

Composición fotográfica: Roberto Gando / DeChalaca.com

Fotos y recortes: diario Todo Sport; revista Don Balón Perú

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy