Foto: archivo DeChalaca.comSe cumplieron diez años de una de las jornadas más emotivas de la historia reciente de Deportivo Municipal en Segunda: la mañana en la que el cuadro edil, dirigido por el 'Chino' Rivera y con dos penales agónicos, salvó un empate ante Unión de Campeones en Chosica y llegó a la Etapa Nacional de la Copa Perú.

No equivalió a un título, ni a un ascenso, ni siquiera a un triunfo de los tantos con que cuenta la rica historia del Centro Deportivo Municipal. Pero por alguna razón, acaso relacionada con ese apego al sufrimiento y al esfuerzo incólume que caracteriza a la vocación edil, la mañana del 27 de octubre de 2004 se recuerda de manera muy especial.

Y es que para las emociones no hay resultados que valgan. Aquel 2-2 de Municipal en el Hernán Solís García de Chosica, con Víctor Rivera en el banco, el 'Cholo' Hugo Sotil en la tribuna y dos goles de penal a falta de 5 minutos anotados por Joao Luperdi construyeron una de esas jornadas que, algún día, cualquier hincha edil contará con certeza a los nietos.

Con solcito

Unión de Campeones y Municipal se blandieron con todo en Chosica aquella mañana de 2004. Acá, 'Hilacha' Espinoza va al salto con Luis Collantes. (Recorte: diario El Comercio, suplemento Deporte Total) 

Disputadas 21 fechas en la Segunda División 2004, Municipal llegaba a la última jornada ubicado en el segundo lugar con 44 puntos. Superaba por una unidad al tercero, Unión de Campeones, equipo "filial" de Universitario que era solventado por el conocido Otto Carrasco, hoy integrante de la lista de Freddy Ames en las elecciones para la Federación Peruana de Fútbol. El líder era Olímpico Somos Perú, club que en la última jornada debía visitar a La Peña Sporting en el estadio Municipal de Chorrillos y era el gran candidato a ser campeón al contar con 46 unidades.

Cabe recordar que esa Segunda 2004 se jugó, como también ocurrió en 2005, de manera integrada con la Copa Perú: no tenía ascenso directo, sino que los dos primeros ubicados en el certamen debían asimilarse como representantes de la Región IV en la Etapa Nacional. Así, para Municipal lo realmente importante no era alcanzar a Olímpico, sino asegurar el segundo lugar ante su competidor directo para clasificarse y seguir tentando el ascenso.

Como la Segunda había experimentado un retraso en su calendario a inicios de año, a finales de octubre de 2004 el calendario estaba apretadísimo para cumplir con tener los dos representantes listos para integrarse a la Copa Perú, que comenzaba sus octavos de final el último fin de semana del mes. Así, no quedó otra opción que programar la última jornada a mitad de semana, el miércoles 27. Y Unión de Campeones, que era local, decidió complicarle las cosas a 'Muni' todo lo posible -a diferencia de otros clubes que siempre buscaban maximizar taquilla ante la 'Academia' y llevó el partido allí donde el cuadro edil pudiera tener menor apoyo de su hinchada: resolvió jugarlo en el Hernán Solís García de Chosica, en el que ya había fungido de local en el torneo, en el horario laborable de las 11 de la mañana.

A tirarse la pera

Jean Tragodara va encima de Jacobo Eskenazi. A la derecha, Óscar del Portal, hoy conductor de TV, contempla la jugada. (Recorte: revista El Gráfico Perú) 

Sin embargo, la hinchada edil resolvió no trabajar aquel miércoles. Más de tres mil personas llegaron al coso chosicano y poblaron sus dos tribunas. Hugo Sotil, símbolo contemporáneo del club, dijo presente en tribuna para apoyar al equipo que dirigía un hijo de la casa: Víctor Rivera. En tanto, Unión de Campeones también llevó un grupo de simpatizantes entre familiares y allegados que acabó generando un colorido espectáculo, con voces que resonaban con el eco del cerro contiguo al Solís García.

El 'Chino' había dispuesto a la 'Academia' en el campo con un 4-2-3-1 que tenía a César Rojas en el arco; Raúl Vera, José 'Hilacha' Espinoza, Juan Pablo Farfán y César Bellido en defensa; Rubén Almanza y Eduardo 'Lalo' Uribe en primera línea, y Óscar del Portal, Joao Luperdi y Jair Céspedes en segunda, mientras en punta quedaba Jacobo Eskenazi. En el complemento, ingresaron Dany Lozano por Eskenazi, Dante Gil por Almanza y William Morán por Uribe.

El rival, dirigido por César 'Chalaca' Gonzales, alineó esa mañana a Raúl Fernández en el pórtico; Víctor Balta, José Balarezo y Jesús Rabanal en defensa; Jean Tragodara, Luis Collantes, Carlos Eduardo Zegarra y Juan Seminario en el medio, con Juan Pablo Vergara como enganche; arriba, quedó la dupla formada por Franshesco Carrasco -hijo de Otto- y Atilio Francia. Ingresaron en el complemento Carlos Vela por Carrasco, Óscar Godoy por Guevara y Raúl Maguiña por Tragodara.

El juez designado fue Fredy Arellanos, quien con el correr de los minutos se vería envuelto en la polémica. No parecía que eso ocurriría en un primer tiempo que transcurrió con cierta normalidad, hasta que el local torció fuerzas en el complemento. A los 70', un centro desde la izquierda encontró en el área la cabeza de Seminario, quien superó con testarazo colocado a Rojas. Y muy poco después, a los 77', Collantes zafó de la marca edil en inusual posición de ataque y definió a la salida del guardameta. Era un 2-0 clarísimo, inapelable, que parecía sentenciaba todo a solo 13 minutos del final.

Para mirarlos con lupa

El disparo penal de Joao Luperdi se incrusta en el arco de Raúl Fernández y decreta el descuento edil. Luego el propio volante empataría el partido por la misma vía. (Recorte: diario El Bocón) 

Pero para Municipal, por lo general, siempre hay esperanza cuando hay vida. Y por eso el cuadro edil se volcó con todo al ataque en procura de entregar el último cartucho. A los 86', un centro al área crema fue interceptado con la mano por Rabanal, y Arellanos marcó el penal. Joao Luperdi, el '8' del mediocampo edil, se paró frente a la pelota y la colocó a la izquierda de Fernández: angustia, drama. Emotividad plena en los minutos finales para los que estaban en el estadio y para quienes lo seguían en el fiel relato de Radio Callao, con la narración de Freddy Cora.

Lo que vino luego fue increíble. La paleta del cuarto oficial señaló 4 minutos de descuento, y ni bien vio eso William Morán, se lanzó al ataque por izquierda. Desbordó, amagó y generó una zancadilla. Lo trabaron: era penal. El juez marcó y los reclamos arreciaron: no había vuelta atrás. Luperdi, otra vez, disparó cruzado. Fernández, quien aún no era 'Súperman', fue al otro lado. "Gaaaaa-aaaaa-aaaa-aaal de la Acadeeeeeeeemia" resonó el relato de Freddy Cora. Y 'Muni', otra vez, había logrado un milagro.

"Me atrevo a decir que Dios es hincha de Municipal, porque en 5 minutos nos permitió gozar de la alegría de clasificar", gritaba emocionado el 'Chino' Rivera en el campo luego del pitazo final. "Es un sinvergüenza, un sinvergüenza", bramaba con ira por su parte 'Chalaca' Gonzales, con ojos absortos, en referencia a Arellanos y sus cobros. La polémica subsiste diez años después, cuando Municipal, hoy ya no peleando por un segundo lugar sino por el primero en el ascenso, desempolva esa jornada ya ubicada en el baúl de los viejos recuerdos de color rojo y blanco. 

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com

Recortes: diarios El Comercio y El Bocón; revista El Gráfico Perú

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy