Foto: Diario de ChimboteComo para palpitar desde un ángulo diferente la previa del duelo entre Sport Áncash y José Gálvez, DeChalaca.com les presenta al detalle la última vez que se vieron las caras en el "fútbol macho".

 

Basta observar un Schalke 04 ante Borussia Dortmund en el denominado derby del Ruhr -en alusión a la región  alemana a la que pertenecen-, o un Palermo frente a Catania en el clásico siciliano, para darse cuenta de que los duelos regionales pueden despertar un interés especial en los aficionados. En un caso muy nuestro, este domingo, en Huaraz, se enfrentarán Sport Áncash y José Gálvez de Chimbote por la quinta jornada de la Segunda División. A priori, ambos disputarían una especie de final adelantada, ya que, hasta ahora, han demostrado ser los equipos más regulares.

Y si a ello le agregamos el encono existente entre ambas ciudades, no cabe duda que se cuentan con todos los condimentos para concretar un partido de alto voltaje. El antagonismo en mención tuvo sus orígenes en la Copa Perú, certamen en el cual se vieron las caras en reiteradas ocasiones, hasta convertir a este choque en una especie de gran rivalidad a nivel departamental. Dentro de aquellos capítulos llenos de pasajes emotivos y mucha polémica de por medio, resalta la llave que protagonizaron en la edición de 2004, año en el cual se toparon por última vez en el "fútbol macho".

Episodio I: Con bastante autoridad

En los cuartos de final de la Etapa Nacional, en 2004, luego de ganarse mutuamente en condición de local, Sport Áncash y José Gálvez tuvieron que verse las caras en un encuentro extra en el Callao (Foto: Diario de Chimbote)El 21 de noviembre de 2004, en la serie más atractiva de los cuartos de final, Sport Áncash recibía la visita de José Gálvez, ante un marco imponente de espectadores en el Rosas Pampa. Ambos equipos llegaban a esta instancia luego de haber eliminado a los equipos lambayecanos: Flamengo y la Universidad de Chiclayo. Desde el principio, la 'Amenaza Verde' mostró un mejor semblante a nivel colectivo y, por ello, no tardó en hacer la diferencia en este cotejo de ida.

A los 19', Juan Carlos Figueroa ponía adelante a los dueños de casa, quienes dominaban el trámite a placer. Tres minutos después, vía penal, Juan Carrillo se encargó de aumentar la ventaja. Ya en la etapa complementaria, un autogol de Ángel Apoloni (49') y un soberbio disparo de Renzo Benavides (67') concretaron el inobjetable 4-0 parcial para los huaracinos. Ni el descuento de Marco Llave, a los 82', pudo borrar la pálida imagen que dejó aquella tarde el conjunto chimbotano.

Episodio II: Reacción oportuna

Carlos Laura, algo más joven, era el '1' ancashino en aquella campaña que, finalmente, consagró a los huaracinos como campeones del fútbol macho (Foto: Diario de Chimbote)Una semana después, en el Manuel Gómez Arellano de Chimbote, el cuadro de la franja asumía la obligación de cosechar una victoria en el cotejo de vuelta. Solo ese camino podía mantenerlo con vida en la competición, ya que obligaba a disputar un choque extra para conocer al clasificado. Sin embargo, la visita sorprendió con un planteamiento ofensivo en el tramo inicial, lo que le sirvió para ponerse 0-2 momentáneamente, gracias a los goles de Renzo Benavides (20') y Juan Carlos Figueroa (28').

Empero, cuando la ilusión porteña parecía derrumbarse, apareció Marco Llave para aminorar la cuenta, a los 37'. Seis minutos después, Andrés Oré colocó la igualdad y reavivó la esperanza de clasificación en los hinchas locales. Y como para completar esta parte de la historia con ciertos ribetes épicos, Ángelo Cruzado marcó el tanto del triunfo, cuando el reloj ya señalaba los 90'. Aquella agónica victoria chimbotana, propició un tercer duelo, que se llevaría a cabo en campo neutral.

Episodio III: Por una cabeza

Pese a los infroctuosos intentos de José Gálvez para maniatar la portería rival, a Sport Áncash le bastó el gol de Nick Montalva para ganar por 1-0 y acceder a las Semifinales de aquella Copa Perú (Foto: Diario de Chimbote)El 1 de diciembre, en el Miguel Grau del Callao, huaracinos y chimbotanos debían dirimir al conjunto que accedería a las semifinales de aquella edición. Con gran presencia de seguidores de ambos elencos, el coloso chalaco albergó un compromiso con una tónica común en partidos de vida o muerte: reiterados momentos de fricción y escasos pasajes de juego prolijo. Y como también es conocido, en esa clase de encuentros se marca la diferencia aprovechando el mínimo error del rival.

La 'Amenaza Verde' entendió a la perfección dicha premisa y esperó una desatención en el fondo porteño para liquidar el asunto. Nick Montalva se sumó en ataque y logró conectar suavemente el esférico para colocar el 1-0, a los 69', en favor de Sport Ancash. Suficiente para sacarse del camino al difícil escollo chimbotano. Y paso fundamental para terminar ese año con la postal que todos vimos: alzando el trofeo del "fútbol macho".

Fotos: Diario de Chimbote

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy