Composición fotográfica: Junior Chuquillanqui / DeChalaca.comSport Victoria, el decano del fútbol iqueño, cumple 100 años de vida institucional. El cuadro blanquinegro pasó las últimas tres temporadas en Segunda División, pero su historia esconde detalles anteriores a eso que en DeChalaca escudriñamos en honor a una fecha tan especial.

 

    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

En Ica el vino y la uva son los emblemas principales de la región. Ambos se escriben con "v", y esta es la letra de la Victoria. No necesariamente eso hace que el decano del fútbol iqueño reciba el nombre que lleva, pero sí lo alinea emocionalmente con una ciudad que hoy disfruta de fútbol profesional, vía la Segunda División, gracias a un equipo que ha logrado estabilizarse en la categoría.

Sin duda, nadie puede negar que el club iqueño más significativo en el balompié local ha sido el Octavio Espinosa, que militó 13 temporadas en Primera División y hoy brega por el retorno desde la Liga Distrital de Ica. Pero que un equipo aún más antiguo haya logrado subsistir, inclusive, a una desaparición momentánea para actualmente ser el cuadro que le da a Ica su sitial más alto en el sistema futbolístico peruano es un mérito grande.

Por todo eso, DeChalaca hurgó, de la mano de don José Luján, el historiador deportivo más importante de Ica y distinguido colaborador de esta casa, en detalles poco conocidos de la trayectoria de Sport Victoria. Ellos seguramente pasarán a enriquecer páginas de Wikipedia y demás en un ciberespacio que por lo general copia y pega, a lo que esta página web contribuye con gusto pues es parte de su misión de rescatar la historia y las tradiciones del fútbol de este país y sus actores.

1. La fundación y el cambio de nombre

Foto: prensa Sport Victoria 

El caserío de Huamanguilla se ubica en el distrito de Los Aquijes, al este de Ica, allí donde la arena pasa de formar dunas a auténticos cerros. Fue en ese lugar donde el 14 de marzo de 1916, en la casa de don Rigoberto Anchante, un grupo liderado por dos personas creyó que era momento de que la ciudad tuviera un equipo propio de fútbol, deporte que se había puesto de moda en otras zonas del país. Ellos eran Sócrates Mantilla y Agustín Mayurí, pioneros del balompié iqueño, quienes impulsaron la fundación del que ese día nació como Sport Huamanguilla.

Sin embargo, el naciente club tenía un problema. En épocas en que los 9 kilómetros de distancia entre Huamanguilla y el Cercado de Ica no podían cubrirse de otro modo que no fuera a pie o a caballo, quedaba muy lejos que la mayoría de integrantes, que residía en el centro de la ciudad, pudiera desplazarse al caserío para reuniones sociales. Por lo tanto, se decidió mudar su sede al corazón de la ciudad, a la calle La Unión. Allí se erigió la sede institucional y desde 1918, se afilió al club a la Liga Distrital de Ica, que se creó ese año.

Hecho el traslado, quedaba algo descontextualizado que el club mantuviera un nombre que lo asociaba con un lugar al que ya no pertenecía. Por eso, en 1920 se decidió rebautizar al Sport Huamanguilla como Sport Victoria. Se desconoce a ciencia cierta por qué se eligió este nombre; algunas especulaciones apuntan a que se buscaba identificar desde el saque al equipo con el sentido ganador del triunfo y la victoria en el deporte. Lo concreto, eso sí, es que el término "Victoria" no respondió a ningún elemento geográfico, puesto que no existe en el centro de Ica calle o barrio alguno con esa denominación.

2. La disidencia y la desaparición temporal

Foto: prensa Sport Victoria 

El año 1925 fue importante para el fútbol iqueño pues por primera vez se disputó el torneo de Primera División de la Liga Distrital de Ica, cuyo campeón fue Sport San Martín. Pero en la historia de Sport Victoria, esa temporada está marcada por un momento de crisis interna. Algunos de los fundadores riñeron entre sí y eso motivó que la facción encabezada por Agustín Mayurí decidiera alejarse del club y formar un nuevo equipo. Nació así el Atlético Independiente, elenco formado por varios disidentes exvictorianos que también se mantiene vigente hasta la actualidad.

El primer título distrital de Sport Victoria llegó en la temporada 1930, en el denominado Torneo Reorganización de la Liga de Ica. Para ese momento, ya el cuadro blanquinegro había sabido ser base del seleccionado de Ica que participó en el campeonato nacional disputado en Lima en 1928. Luego, volvió a campeonar en 1934, pero tres años luego la fortuna fue inversa y el equipo se marchó al descenso. Eso generó una nueva crisis organizacional que llevó a que Victoria no disputara algunas veces los torneos de ascenso y quedara formalmente inactivo. Pese a ello, los jugadores victorianos continuaron jugando juntos, fuera con la camiseta del equipo o bajo otros colores, en torneos amistosos o campeonatos interhaciendas, como se estilaba en la Ica de la época.

3. El retorno y la consolidación

Durante su periplo en la nebulosa, Sport Victoria llegó a ganar la Segunda División Distrital de Ica en 1946, al imponerse 1-0 en partido decisivo al Centro Sport Ica. Sin embargo, el equipo no estaba en condiciones financieras de jugar la Primera, por lo que se "congeló" su ascenso y no se hizo efectivo sino hasta 1953, cuando retornó por todo lo alto.

Foto: prensa Sport Victoria 

Desde entonces, Victoria se mantuvo en la Primera División Distrital iqueña, con solo dos interrupciones. La primera en 1966, cuando descendió, curiosamente en el mismo año en que Octavio Espinosa jugó por primera vez un torneo nacional: el naciente Descentralizado. Sin embargo, el retorno fue rápido: ganó Segunda Distrital en 1967 y para 1968 ya estaba de vuelta. La segunda ausencia, en cambio, sí fue más dolorosa y prolongada: Victoria bajó en 1986 y no regresó sino hasta que fue campeón de Segunda Distrital en 1997.

De 1998 en adelante, Sport Victoria se mantuvo sólidamente en la Primera División Distrital iqueña. Su mejor campaña en Copa Perú se dio en 2006, cuando llegó a ser campeón departamental y regional, e intervino por vez primera en la Etapa Nacional. En ella, no obstante, fue eliminado en octavos de final por el Deportivo Ingeniería de Huancayo, con el que igualó 0-0 en la 'Incontrastable' y 1-1 en Ica.

4. El ascenso a Segunda

La historia reciente es más conocida y significativa. En la década actual, con el aporte económico de don Ítalo Valle y con la convicción de que el equipo tenía que prepararse para celebrar su centenario en la órbita profesional, Sport Victoria fortaleció sus filas y se volvió animador continuo de la Copa Perú. En 2010, volvió a la Etapa Nacional: eliminó en octavos a Bella Durmiente de Huánuco, y en cuartos cayó ante ADT en llave enrarecida por actos de violencia. En 2011, nuevamente llegó a la Nacional pero se quedó en octavos: su verdugo fue Alianza Universidad.

Foto: José Luján 

La tercera fue, en cierto modo, la vencida. En 2012, Sport Victoria dejó fuera en octavos a Municipal de Mazamari, y en cuartos hizo lo propio con Defensor Zarumilla de Nasca, en inolvidable definición por penales. En semifinales, el rival fue el futuro subcampeón: Alfonso Ugarte, que pese a ganar 4-0 en la ida en Puno, sudó la gota gorda para caer 3-1 en Ica. Sin embargo, haber estado entre los semifinalistas confirió al cuadro victoriano el derecho de pasar a integrar, desde 2013, la Segunda División, categoría en la que quedó décimo en 2013, decimotercero en 2014 y noveno en 2015, en la que ha sido su mejor campaña en la órbita profesional.

5. Las grandes figuras

Dicen los antiguos habitantes de la tierra de la uva que ningún equipo de Sport Victoria fue tan poderoso como el que a finales de los años veinte constituyó la base del seleccionado de Ica que jugó el Campeonato Nacional en Lima. Entre sus principales figuras, brillaban Oswaldo Callo, Gonzalo García y un líder que irradiaba luz propia. Se trataba de Demetrio Perales, el hermano mayor de la dinastía de deportistas que brillaría en los cuarenta con camiseta de Deportivo Municipal: Agapito, Enrique y Constantino Perales, antes de ser ediles, vistieron la divisa de Sport Victoria.

Años luego, otro de los jugadores más identificados con el club fue Nicolás Nieri, cuyo padre Ricardo fue incluso presidente de la institución. De filas blanquinegras, Nieri saltó a Sporting Cristal y a la selección. De esa generación, otro que llegó a jugar fútbol profesional en Lima fue Raúl Gomero, en filas de Deportivo Municipal. Antes, en los años '30, un jugador del Alianza Lima de Oro también había hecho sus pinitos en Sport Victoria: el recordado volante Julio Quintana.

6. Los colores y los símbolos

Foto: prensa Sport VictoriaDesde su fundación como Sport Huamanguilla hasta su centenario, Sport Victoria vistió siempre la combinación de colores blanco y negro con camiseta listada a rayas verticales. Algunas veces empleó camiseta de color blanco entero, pero siempre como opción alterna.

El escudo del club, históricamente, siempre lució las siglas SVI (donde la "I" significa Ica) en blanco, sobre fondo azul. Algunas veces se le colocó distintivos adicionales, como la araña de las líneas de Nasca que dio origen a la mascota con la que DeChalaca identifica al equipo en sus transmisiones; pero siempre de manera eventual. El cambio definitivo de logo se dio recién en 2010: sucede que los vecinos de la calle Junín, donde se estableció la nueva sede del club luego del terremoto de 2007 (a la vuelta de la original casa de la calle La Unión), hicieron un pedido al obispado para que el recorrido de la procesión anual del Señor de Luren incluya la caminata por dicha arteria. Como fue aceptado, en honor a eso se decidió que la imagen de dicha figura religiosa acompañe el escudo de Sport Victoria en adelante.

7. La institución y los clásicos

Además del fútbol, Sport Victoria solo tuvo participación en otra disciplina: el básket, en la que llegó a intervenir en torneos oficiales de Ica. Incluso algunos deportistas, como los hermanos Perales, practicaron ambas disciplinas con los colores del club. Actualmente se ha dejado de lado.

 

 

Respecto de clásicos rivales, Victoria nunca ha sostenido duelos encarnizados con algún equipo en especial, como los que sí han mantenido históricamente los protagonistas del clásico iqueño: Octavio Espinosa y Sport San Martín. Sin embargo, el hecho de que el Atlético Independiente haya surgido en los años veinte como una disidencia del elenco blanquinegro hace que se lo considere como su clásico rival, en un duelo que en las últimas temporadas no se ha producido por el ascenso de uno y el descenso de otro.

Los últimos años han sido de especial impulso para Sport Victoria, tanto que hasta se le compuso un valse a manera de himno por su gran campaña en Copa Perú en 2012. Que ese impulso no se pierda y haga honor a su historia es el reto actual, sobre todo en el triste contexto del fallecimiento de don Wilfredo Gerónimo García, presidente del club hasta su trágica muerte en marzo y quien significaba el alma del proyecto por el centenario del equipo. Responder a su memoria con una gran campaña en la temporada de este aniversario final es un reto que desde Huamanguilla hasta la calle Junín debe estar claro y hacer honor a los colores blanco y negro que el patrono de Luren enarbola como suyos.

Composición fotográfica: Junior Chuquillanqui / DeChalaca.com
Fotos: prensa Sport Victoria, José Luján
Video: Youtube / usuario ELDERTH FELICES PACHECO


Comentarios (2)add
...
escrito por Anonymous , marzo 15, 2016
La tercera fue, en cierto modo, la vencida. En 2012, Sport Victoria dejó fuera en octavos a Municipal de Mazamari, y en cuartos hizo lo propio con Defensor Zarumilla de Nasca, en inolvidable definición por penales. En semifinales, el rival fue el futuro campeón: Alfonso Ugarte.


Ustedes son los expertos en Copa Perú, pero yo recordaba a UTC como el campeón de ese año...
...
escrito por DeChalaca.com , marzo 17, 2016
Anonymous, es cierto, hubo un error pues se quiso poner "subcampeón". Está corregido, saludos.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy