Foto: Larry Jalk / DeChalaca.comVallejo venció 3-1 a Mannucci y se consagró campeón de la Segunda División 2018. Tras repetir el resultado de la ida, fue necesario jugar la prórroga y el cuadro poeta impuso su jerarquía para hacer posible el retorno tras un par de temporadas en la categoría de ascenso.

    Mario Azabache | @Mario_Azabache
    Columnista Editorial

En un día plagado de definiciones, la Universidad César Vallejo y Carlos A. Mannucci -cuarto duelo entre ambos en el año- se enfrentaban en Casa Grande. Para ambos era la gran oportunidad de volver a Primera, en especial para los carlistas, que veinticuatro años después de descender estaban más cerca que nunca del retorno. Por su parte, el cuadro poeta solo tenía que ganar para coronar una campaña que desde un inicio lo encumbraba como el equipo más regular de la Segunda.

Además de los suspendidos Alexander Sánchez y Leandro Fleitas, Vallejo debió asumir el partido en Casa Grande con una baja adicional: a poco de iniciarse el encuentro, Raziel García -iba a ser titular- no terminó de superar una lesión y fue excluido de la lista de dieciocho. Podía presumirse en las tribunas del estadio Municipal que un golpe así de inesperado desequilibraría el tablero del saque.

La ausencia de Fleitas, en tanto, se hizo sentir en los primeros minutos: la línea de tres vallejiana -Édgar Villamarín, Pedro Requena y Jeremy Rostaing- sufrió ante la buena labor de Mario Tajima y Rely Fernández a cada lado. Y en materia ofensiva, al no estar ni 'Wally' y García, Arly Benites no lograba conectarse con Alexander Rosso, pero la lectura conjunta de Álvaro Medrano y Élsar Rodas ayudaba a controlar los embates carlistas por los extremos.

Jeremy Rostaing fue uno de los que más trabajo en defensa para cuidar la ventaja de César Vallejo. (Foto: Larry Jalk / DeChalaca.com) 

Por si fuera poco, Andy Pando quedó lesionado, por lo que Carlos Orejuela debió ocupar su lugar. Salvo una llegada de Osnar Noronha antes de la media hora -le sombreó el balón a Pretel y terminó el techo del arco vallejiano-, el primer tiempo no asistió a chances claras hasta que en la recta final pegaron ambos. Alexander Rosso aprovechó un error en salida de Camilo Jiménez, quien le cometió falta y Orejuela abrió la cuenta de penal, pero de inmediato el propio Jiménez convirtió el empate de cabeza. El 1-1 parecía acorde con lo mostrado por ambos en los primeros 45'.

Tras un primer tiempo que terminó movido, el segundo destacó por lo monótono que fue. Mannucci asumió el protagonismo en términos de posesión, pero no tuvo profundidad, mientras que Vallejo apeló al choque. El cuadro carlista llegó con cierto peligro pero con balones parados: Renzo Sheput y Jhony Obeso intentaron por dicha vía aunque sin mayor novedad. El cuadro de José del Solar le cedió así la iniciativa a su rival, pero el daño que se hacían ambos era tan escaso que a falta de más de 20 minutos para el final ya estaba cantado que el título se definiría en la prórroga. Y así fue.

La novedad en Mannucci para el primer tiempo suplementario fue el reacomodo de Sheput, quien se ubicó como una especie de lanzador que buscaba explotar las velocidades de Mario Tajima, Rely Fernández y Noronha. Sin embargo, Vallejo respondió con los ingresos de Santiago Stelcaldo y Anthony Gordillo, con quienes fortaleció su primera línea. Transcurridos unos 5 minutos, el elenco poeta, le quitó la pelota a su rival y empezó a torcer el trámite a su favor: al tener la iniciativa, el equipo de 'Chemo' volvió a ser el del primer tiempo.

Tajima corrió por derecha y sostuvo un duelo particular con Élsar Rodas por esa zona. (Foto: Larry Jalk / DeChalaca) 

El segundo tiempo suplementario fue todo de Vallejo, como que terminó de darle la estocada a Mannucci. Con un gol típico de final, Gordillo marcó el segundo ante un Mannucci al que ya le pasaba factura todo lo trajinado en los más de cien minutos transcurridos. Y para terminar de rematar a los carlistas, Orejuela le robó un balón a un Sheput que no tenía defensores atrás -todos se habían volcado al ataque a la espera de un pelotazo- y el atacante no paró hasta ganarle en el mano a mano a Pedro Díaz.

En un intento desesperado, José Soto hizo ingresar a Breno Naranjo, pero la defensa vallejiana respondió ante los balonazos que le enviaban al delantero. Finalmente, el cuadro poeta ganó por tener más oficio y jerarquía que su rival. Y también porque Del Solar supo leer mejor el partido y así ganó el duelo de pizarras.

Ocurre que el cuadro tricolor perdió bastante con los cambios. López lo hacía bien, pero fue reemplazado por José Adalberto Cuero. Sheput reemplazó a un Níger Vega que intentaba asociarse más, y Segundo Acevedo -entró por Rely Fernández- no terminó de engancharse en el partido. Cuando más necesitaba cabeza fría, Mannucci se pasó de revoluciones y decidió mal cuando bien pudo apostar por una fórmula que sí le resultó a Vallejo en su momento: defenderse bien.

Juan Pretel y todo César Vallejo se saca la espina de 2017 y levanta el trofeo del campeón. (Foto: Larry Jalk / DeChalaca.com) 

En suma, fue a partir de ese desequilibrio -y quizá en función directa de su mayor regularidad a lo largo de la temporada- que el alargue y el título de la Segunda fueron a parar a manos de la Vallejo, que sí logró sobreponerse ante las bajas mencionadas. Lo demás fue solamente el punto cúlmine de un proyecto que puede caerles bien a unos o mal a otros, pero al que nadie puede discutirle dos cosas. Primero, que estabiliza en el tiempo entrenadores con metas de largo plazo. Y segundo, sobre todo, que asimiló muy bien su último descenso, a diferencia de otros clubes que interpretan la baja como el fin del mundo. Por eso el 'Poeta' está de vuelta, y por eso también cabe decir que su felicidad a estar hora es muy feliz.

Fotos: Larry Jalk / DeChalaca.com


Las Fotos

Leer más...

La ficha del Vallejo 3 - Mannucci 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy