Foto: Larry Jalk / DeChalaca.comA falta de tres fechas, Serrato Pacasmayo ha consumado su descenso tras perder 1-3 con Atlético Grau. Luego de ponerse adelante en el marcador, el cuadro gaviotero no pudo sostener la sorpresa y acabó matematizando su anunciado adiós a la Segunda División.

Larry Jalk | @LarryJalk
Redactor

¿Por qué Atlético Grau tuvo que pasar tanto sobresalto para cumplir con su preanunciado rol de verdugo de Serrato Pacasmayo?

En realidad el elenco visitante fue superior, al menos desde los 20' de cada tiempo. Los jugadores del 'Patrimonio' habían denotado excesiva tranquilidad previa al juego, acaso olvidando que los partidos de fútbol se juegan hasta que el pitazo final se escuche. Y así hicieron que Serrato, en el día de su anunciado adiós, obrara con amor al juego y profesionalismo, al punto de asustar sensiblemente al cuadro piurano. ¡Qué cosas tiene el fútbol! Igual, errores defensivos y el mal estado físico del elenco celeste condujeron al 1-3 final.

Una vez más en Pacasmayo se jugó el partido a puertas cerradas, pero con público en las azoteas aledañas al estadio que era testigo del partido. Serrato había empezado a ser protagonista del partido a través de su capitán Dángelo Artiaga, quien se había empezado a insinuar ante el arco de Jesús Cisneros y hasta le puso un pase gol a César Capristán, quien en el mano a mano con 'Pistacho' terminó perdiendo.

Grau, por su lado, intentaba llegar por las bandas. Luis Enrique Benites y Steven Aponzá eran los encargados de desbordar y buscar la cabeza de su único delantero, Luis Rojas. Conforme pasaban los minutos, parecía que la visita se adueñaba más de la posesión hasta contrar con la primera opción clara, pero Benites la terminó desaprovechando. En esa tarea de cuidar el cero parcial, Serrato tuvo a su vez dos jugadores importantes: el primero fue el arquero Ángelo Vega, el arquero; y el otro, Luis Galliquio quien tuvo la dura tarea de marcar a Rojas y casi siempre salió victorioso.

Luis Galliquio complicó el trabajo de Steven Aponzá. (Foto: Larry Jalk / DeChalaca.com) 

En medio de esas insinuaciones, en un tiro de esquina a favor de Grau el balón cayó en el área local. Nadie despejó el balón y lo aprovechó Antony Lavalle, quien con un vistoso sombrero se deshizo de toda marca y definió de zurda; pero Vega, a mano cambiada, evitó la caída de su arco. Del otro lado, Serrato quería volver a incomodar el arco de Cisneros, pero poco o nada podía hacer Cristian Polo con la defensa visitante, pues estaba bien marcado. Así, con un poco de susto en los rostros de la visita se acabó el primer tiempo con un hito estadístico: Serrato no iba al descanso con el arco en cero hacía ¡dieciocho fechas! 

Para la segunda mitad, Kelvin Alcalde ingresó por Rony Torres: era la apuesta de Gerardo Gutiérrez para cumplir con la obligación de anotar el primer gol. Pero el fútbol es hermoso y da sorpresas. Apenas a los 48', Artiaga se escapó y anotó el primer gol del partido en un inesperado contraataque. Sí: era el gol de Serrato. Todos los rostros de la visita expresaban preocupación: el equipo desahuciado de la Segunda le estaba ganando.

Ante esa situación, el ataque albo se recostó más por la banda izquierda, con intención de buscar siempre tanto a Aponzá como la subida de Felipe Mesones, quien en una de esas encontró el espacio libre para colocar un centro. En un error compartido entre los mejores valores de Serrato, Galliquio y Vega, se gestó el blooper que terminó en el cabezazo de Rojas para anotar el empate parcial. El arquero había salido a quedarse con el balón, pero calculó mal y terminó chocando con Galliquio.

Víctor Labrín celebra el tanto de la remontada. Con eso, Grau podía sentirse tranquilo. (Foto: Larry Jalk / DeChalaca.com) 

Logrado el empate, la insistencia del 'Patrimonio' se acentuó por la banda izquierda, con Aponzá y Mesones. Pero también buscaba intentar penetrar por el medio con Áxel Sánchez, quien empezó a erigirse como el mejor del camo. Sin resultado alguno, Benites dejó su lugar para el ingreso de Denilson González, quien colocó junto a Sánchez en pareja de conducción.

A esas alturas ya Serrato había renunciado al ataque: el estado físico no lo ayudaba y eso permitía la constante subida de los laterales de Grau. Llegó así el gol de Víctor Labrín, luego de un centro de Mesones: el lateral derecho se quedó con el balón en el área y definió fuerte para derribar a Vega. El gol dio más tranquilidad a la visita, que empezó a manejar el partido a su gusto, y optó por controlar el balón y dosificar un poco las llegadas al arco de Vega. Pero luego de una triangulación, Sánchez vio a Vega algo adelantado y terminó anotando un golazo que sentenció el partido, y que también oleaba y sacramentaba a Serrato.

El cuadro de Pacasmayo ha sido el primero en decirle adiós a la Segunda División. Con un manejo dirigencial vergonzoso, de esos que han de exterminarse del fútbol peruano, y con unos jugadores que demostraron semana a semana profesionalismo y cariño por su labor; gente que aún sabiendo lo que se venía jamás abandonó. A veces en estos tiempos se lee etéreo hablar solo de emociones abstractas e inmateriales, pero al final de ellas está compuesto este juego.

Fotos: Larry Jalk / DeChalaca.com


Las Fotos

Leer más...

La ficha del Serrato Pacasmayo 1 - Grau 3

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy