Foto: Ántony Cúper / Visión Deportiva HuarazHuancayo, con arrasadora efectividad, aplastó a Rosario y le infligió su peor derrota en el Rosas Pampa en el profesionalismo. El 'Canalla de Los Andes', visiblemente afectado por su crisis económica, tuvo más el balón pero cometió serias desinteligencias defensivas que desembocaron en el 2-4.

    Roberto Castro | @rcastrolizarbe
    Director General

¿Fue exagerada la diferencia lograda por Sport Huancayo en el Rosas Pampa ante un equipo que venía bien en el Apertura?

"Venir bien" es un concepto tan breve sintácticamente como amplio analíticamente en materia futbolística. Sport Rosario pelea en la parte alta del Torneo Apertura y, es verdad, llegó a ocupar hace poco más de una semana la punta del campeonato; pero lo ha hecho a costa de un esfuerzo sobrehumano de un plantel impago y cada día más ralo, sujeto a deducciones de puntos y otros sufrimientos. Quizá el ánimo puede sostener una racha positiva como la que se había cortado el último martes 31 de julio en Ayacucho, pero no una campaña completa.

Entonces, lo ocurrido en el Rosas Pampa fue solo el colofón de una crisis ante la que el equipo de Fernando Nogara no podía ensayar más malabares. Y Sport Huancayo apenas cobró el rol de verdugo ocasional que se lleva, con creces, rentabilidad de ese trance. Ayudado por el nulo efecto de la altura en su contra y soliviantado por su conocida efectividad en partidos de vértigo, el equipo de Marcelo Grioni encaminó el resultado hacia el escándalo al pie del Huascarán.

La vergüenza estadística, al final, la evitó el tiro libre en tiempo de descuento de Joaquín Aguirre. Ese disparo en comba desde 35 metros que se coló por el primer palo no solo le dibujó la única mancha a la impecable actuación de Joel Pinto, sino permitió que el 'Canalla de Los Andes' pueda seguir diciendo que jamás ha sido goleado en el Rosas Pampa en su breve estancia en el profesionalismo. No obstante, el 2-4 final no evita que Huancayo le haya infligido a Rosario su peor derrota en casa desde que ascendió a Primera, a partir de yerros defensivos puntuales bien capitalizados por un ataque que cuando se pone en modo voraz, saca resultados tan matadores como su apelativo.

 

La faena y sus características se comenzaron a redondear temprano, con el cabezazo de Rodrigo Colombo enviado en diagonal hacia el fondo. El argentino no tuvo que saltar demasiado para ganar la posición luego de que Marcio Valverde se hubiera parado en forma atípica junto a Daniel Morales frente a un tiro de esquina -¿a quién se le habrá ocurrido que sirve de algo el engaño al rival en un balón desde allí?-. El propio Valverde apareció en el segundo tiempo, ya sin compañías y con la categoría que le sobra para el disparo de media distancia, para fusilar al sacrificado Juniors Barbieri con un estiletazo formidable que llevó el encuentro a la goleada.

Los otros dos tantos fueron de delanteros centro y a la carrera bien ganada. Uno -el segundo- lo marcó Carlos Neumann, después de un estupendo pase largo de Marcos Lliuya que permitió al paraguayo ganarle la posición a José Cánova y sombrearle el balón a Barbieri. El otro -el cuarto y último gol visitante- fue del debutante Joaquín Boghossian, luego de que Carlos Beltrán perdiera un balón en salida en el círculo central, con todo su equipo volcado en búsqueda del descuento y sin capacidad de frenar el buen control de balón del uruguayo rumbo al arco canalla, con visible ambición de estrenarse por todo lo alto con su nueva camiseta.

A todo eso, Rosario opuso alguno que otro buen desborde de Ronaldo Andía sellado con un centro al vacío, intentos más impetuosos que inteligentes de Allan Murialdo por inquietar a un atento Pinto, pelotas perdidas entre la desconcentración y la desidia -hubo una atroz, de Carlos Uribe, en el tramo final del encuentro- y sobre todo, bastante posesión improductiva de balón en tercer cuarto de cancha. Huancayo, con una zaga central bien parada -Colombo también destacó en lo defensivo- lo rechazó todo bien y así acabó celebrando en medio de la resignación -mezclada con indignación, que debería estar más orientada hacia la dirigencia que hacia el plantel- de un Callejón de Huaylas que sin presupuesto para represas no cuenta con respaldo para frenar desbordes como el que el Mantaro le planteó en descortés cauce este domingo 4 por la tarde-noche.

Los Goles

Fotos: Ántony Cúper / Visión Deportiva Huaraz


Leer más...

La ficha del Rosario 2 - Huancayo 4

 

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy