Juan Jayo fue blanco de ácidas críticas durante su interinato como DT de Alianza en estos últimos meses de 2016. Ello fue un aviso a futuro de cómo podría poner en riesgo su imagen de ídolo dentro del club.
    Mario Azabache | @Mario_Azabache
    Columnista Editorial

Juan José Jayo Legario es un nombre que siempre estará ligado a Alianza. Ya sea para evocar algún recuerdo consagratorio -como los títulos blanquiazules de 1997, 2003, 2004 y 2006- o para referirse al personaje que, ya fuera de la actividad profesional, podría anclar en la dirección de alguna categoría de las inferiores del club íntimo. Una figura muy vista en equipos europeos, cuyos símbolos de un pasado reciente son preparados para cumplir otra faceta dentro de la institución.

Sin embargo, un 2016 con claros rasgos de irregularidad aceleraron algunas cosas en el cuadro íntimo. Vale decir que tras convivir algunos meses fuera del pelotón de los cuatro mejores, la directiva victoriana decidió prescindir de Roberto Mosquera y otorgarle la dirección técnica a su asistente. Nada más y nada menos que 'Jota Jota' Jayo. Es decir, Alianza terminaría otro año -en 2015 fue Francisco Pizarro- con un DT transitorio.

El 'Pulpo' aceptó la responsabilidad en un momento muy caliente pero la suerte -y sobretodo el juego- no le sonrió al equipo: Alianza se quedó sin chances de acceder a las semifinales y así completará una década sin gritar campeón. Y aunque la responsabilidad caiga en todos los frentes, un sector de hinchas aliancistas aprovecha el contexto para adoptar una imagen vilipendiada de Jayo, como aquel que elucubra una serie de sabotajes internos.

En su último partido como director técnico de Alianza en Matute, Jayo obtuvo un 4-0 frente a Comerciantes. (Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com) 

Ello no ha pasado desapercibido. En la conferencia de prensa pospartido en Matute, Jayo tuvo que aclarar que en ningún momento le había sacado algún provecho particular al club. Esto, sin duda, es negativo para la imagen que debería cuidar el excapitán aliancista como ídolo blanquiazul. El estrés de 10 años sin campeonatos va a caer en cualquiera que se ponga el buzo de técnico.

Y todo ello no debería resultar raro pues cuando no se cumplen objetivos, sobran culpables a ojos de la mirada popular. La realidad también indica que Jayo podría formar parte del comando técnico de Pablo Bengoechea en 2017, otro año en que para Alianza Lima conseguir el campeonato es la consigna máxima.

En este todo o nada constante que viven los blanquiazules, es complicado que el 'Pulpo' crezca y se consolide como técnico. No se puede discutir su liderazgo en el club y su temperamento fue el ideal, en la cancha, cuando Alianza pasó momentos críticos. Sin embargo, como él mismo señaló comparándose con José del Solar, quizás él no tenga aun la experiencia de 'Chemo'. Quizás, por ello, necesita empezar su camino en aguas más calmadas y no en un terreno tan irregular como el de un equipo con 10 años sin campeonar. El tiempo será su mejor aliado para corroborar si tuvo o no esa madera para ser un estratega a carta cabal.

Foto: Pedro Monteverde / DeChalaca.com


Leer más...

La crónica del Alianza Lima 4 - Comerciantes 0: Consuelo tardío

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy