Hace 62 años, en 1945, se jugó el único clásico fechado en 25 de noviembre. La puesta en escena se repetirá con el duelo de este domingo. Diferentes actores, distintas maneras, otras circunstancias, viejos tiempos. Aquella vez la 'U' ganó claramente y dio la vuelta en cara de Alianza. Esta vez, ambos mendigan su última posibilidad de título. A ver si lo hacen a la antigua.

Composición fotográfica: Gian Saldarriaga / Recortes: diario La Prensa

El clima de posguerra invadía al mundo y, de paso, al país. Llegaba el último tercio de noviembre de 1945, se cumplía el sexto mes de acabada la Segunda Guerra Mundial y las noticias internacionales concitaban la atención periodística. Se hablaba de reinserciones económicas, guerras comerciales, bloqueos. Se especulaban futuros conflictos. Un editorial del diario La Prensa se preguntaba sobre la conveniencia de un futuro estado judío en territorio palestino. Gobernaba el patricio Bustamante y Rivero, todavía con el apoyo de un APRA recién salido de la clandestinidad. En Lima se estrenaba “El Fanfarrón”, con Jorge Negrete, y “Como yo te quería”, con Sara García. La cinefilia limeña, altamente mexicanizada, se consumaba con “Los Abandonados”, protagonizada por Dolores Del Río y Pedro Armendáriz y simultáneamente estrenada en los teatros Grau, Progreso, Roxy, Marsano, Lux, Apolo y otros. Entretanto, algunos cedían en su comprensible interés hacia la materia internacional o a las rancheras para realizar un justo reclamo: hasta cuándo Lima no iba a contar con el estadio que se merecía.

 

Fotografía de una formación de Universitario publicada como antesala al clásico (Recorte: La Prensa, 24/11/45 p. 12)En su edición de la mañana del viernes 2 de noviembre de 1945, luego de un partido amistoso entre Deportivo Municipal y Sao Paulo de Brasil, el diario La Crónica titulaba: “Lima, tan aficionada al fútbol, no tiene un estadio”. Aducía que en el empate a uno entre estos equipos, mucha gente había tenido que bajar de la tribuna, absolutamente poblada, y sentarse al pie de la cancha, tapando a los espectadores que habían llegado más temprano. La cabeza de un sujeto, incluso, había recibido una pedrada lanzada por algún aficionado que seguro había sacrificado hermosas horas de sueño para tener vista preferencial y que clamaba justicia. “Se hace imprescindible, pues, que los trabajos del nuevo estadio se aceleren”, reclamaba el matutino ante la inminencia de que pronto se desatara una barbarie. Por entonces el Viejo Nacional contaba con un aforo de apenas 23.000 personas y faltaban aún siete años para que la situación cambiara. El incidente, al menos, permite especular que fue aquel indignado y anónimo hincha el que puso la primera piedra.

 

La imagen mostrada corresponde al once blanquiazul que sucumbió ante los cremas; las críticas al equipo victoriano fueron duras (Recorte: La Prensa, 04/12/45 p.12Sao Paulo también enfrentó a Universitario en Lima, y le ensartó un contundente 1-5. Lo curioso es la gran cobertura mediática que recibía la llegada de equipos extranjeros al país. Incluso, algunas de las promociones oficiales de los partidos ocupaban una página entera. Como contraparte, el campeonato local apenas si recibía unas cuantas líneas.

 

Para entenderlo mejor: había llegado ya la veintena de noviembre y con ella, la fecha final en la que se consagraría el campeón nacional. Universitario, que había aplastado 8-1 al Sporting Tabaco, llegaba como líder con 19 puntos. Municipal lo escoltaba con un punto menos. Por su parte, el Atlético Chalaco había caído 3-1 ante Alianza Lima y con ello casi todas sus aspiraciones se habían esfumado: se encontraba dos puntos debajo de los cremas a falta de dos puntos en disputa, de acuerdo con el antiguo sistema de puntuación (dos puntos por partido ganado). Los otros participantes del torneo, Alianza Lima (13), Mariscal Sucre (12), Sporting Tabaco (11), Centro Iqueño (8) y Sport Boys (6) ya se habían despedido anticipadamente de cualquier posibilidad de gloria.

 

Gómez Sánchez, según La Prensa, era una de las pocas cartas con las que contaba Alianza para vencer a la 25 de noviembre. Con lo dicho antes, en la última jornada el clásico del fútbol peruano lo definiría todo. Dos días antes del encuentro, el diario La Prensa reseñaba en su página 16 que “Alianza vs. ‘U’ es el match que enfrenta a dos viejos rivales que desde hace años se disputan las supremacías del football local. Ninguno pudo nunca cantar victoria por adelantado y menos lo podrán hacer en esta oportunidad”. Los clichés nunca han pasado de moda.

 

Resulta sorprendente, sin embargo, la poca expectativa que suscitaba el partido, al menos periodísticamente. En La Prensa no se consignaban declaraciones de ningún jugador. Tampoco posibles alineaciones o estrategias. Incluso se le daba idénticos espacios de comentario a los encuentros entre Municipal-Sucre, Tabaco-Chalaco y Boys-Iqueño,  que también se jugarían en aquella fecha. Algo revelador puede resultar, además, que en una breve nota informativa posterior a la penúltima jornada se escribiera que “los tres grandes del fútbol peruano” habían perdido sus opciones al título, consignando como “los grandes” a Chalaco, Alianza Lima y Centro Iqueño. Universitario tenía 21 años de fundación y, aunque sus duelos ante Alianza ya eran conocidos como “clásicos”, no contaba aún con el aval de la tradición que sí tenían los otros clubes nombrados.

 

No por ello, sin embargo, el periodismo dejaba de reconocer la superioridad estudiantil para el duelo de ese domingo. Véase, por ejemplo, la siguiente opinión de La Prensa: “A nuestro juicio, pese a la mejora que viene exhibiendo el team íntimo, consideramos que aporta menos opción al triunfo que su clásico contendor. Este es más equipo y tiene que batirse empeñosamente por la trascendencia que le significaría el triunfo: ser campeón y aumentar de su jira (sic) a Chile”. El morbo, más bien, pasaba por la posibilidad de que Alianza le quemara la película a la 'U' tal como lo hiciera la semana anterior con Chalaco. El rédito, por la posibilidad que los cremas se presentaran con mejor facha, como campeones, a la gira con jota que harían por Santiago en el último mes del año.

 

El arquero Téodulo Legario, tío abuelo de Juan Jayo, atenaza un balón ante la arremetida de 'Lolo' (Recorte: La Prensa, 27/11/45 p. 12)Dispuesto todo esto, Universitario arrancó con el siguiente once mandado por Arturo Fernández, su coach, por decirlo a la usanza british de la prensa de entonces: Mario Sacco; Lorenzo López, Andrés da Silva; Carlos Stolzembach, Pablo Pasache, Maximiliano Huapaya; Eduardo ‘Lolín’ Fernández, Víctor Gómez, Teodoro ‘Lolo’ Fernández, Juan Castro y Jacinto Villalba. Por su parte, el español Domingo Arríllaga, entrenador de Alianza, mandó al campo la siguiente alineación: Teódulo Legario; Juan Quispe, Guillermo Janneau; Juan Chang, Alejandro Gonzales, Luis Gadea; Willie Dyer, Carlos Gómez Sánchez, Adelfo Magallanes, Antonio Zegarra y Alberto Villanueva (que no es 'Manguera', finado por TBC un año antes).

 

Según la crítica, el partido tuvo poco nivel y fue absolutamente descompensado. A los 25 minutos ‘Lolo’ Fernández ya había anotado dos goals en el arco de Teódulo Legario -a la sazón, tío abuelo de Juan Jayo-. A dos y 20 metros del arco, respectivamente. Y aunque ninguna red se rompió ese día, la goleada llegó. La marcó Juan Castro con un remate en el área chica y después Dyer marcó el descuento. El 3-1 lo dijo todo, pero el periodismo acotó: “Universitario no tuvo rival que le luchara los puntos”.

 

Así tituló La Prensa la consagración de Universitario a costa de su clásico rival (Recorte: La Prensa, 26/11/45 p. 16) No hubo la natural turbamulta mediática que caracteriza a estos tiempos. Al día siguiente, la noticia parecía olvidada. Nada de entrevistas, nada de fotos, cero farándula. Apenas una postal del equipo crema en formación servía para comentar su próximo arribo a Santiago, donde enfrentaría a un combinado formado por la Universidad Católica y la Universidad de Chile, al Colo Colo (al que vencería 0-3) y al Audax Italiano. Para no quedarse atrás y seguir en ritmo no se sabe bien para qué, Alianza se fue a jugar a Huacho con un combinado local. Ganó 3-1.

 

Ese domingo, 62 años después, recién se volverá a ver un clásico en 25 de noviembre. Aquella vez ganó la 'U' 3-1 y ahora tiene la obligación de vengar un fresco 1-3. Y aunque el dato sea absolutamente intrascendente, la noticia es la noticia. A ver cuántos goals regala este match a jugarse el domingo en el field de Matute bajo la conducción del referee Sir Georges Buckley.

Comentarios (5)add
...
escrito por pedro angeles millones , noviembre 24, 2007
muy bueno el comentario historico pero este domingo el resultado sera distinto
...
escrito por victor aquino , noviembre 29, 2007
Me da mucho gusto leer este tipo de documentos historicos de nuestro futbol; ya que aquellos tiempos siempre seran los mejores q los actuales; me gustaria que publiques mas seguido notas historicas de nuestro futbol recordandonos todos los equipos y selecciones que marcaron nuestra historia.

atentamente; me despido
...
escrito por jose , junio 18, 2009
Por esos tiempos, se solia llamar "grandes" a los equipos que habian logrado los cuatro primeros lugares la temporada anterior. Ese logro, ademas, les daba derecho a jugar en las temporadas internacionales del año siguiente. La "U" fue grande desde que apareció en primera. Las cronicas periodisticas a lo largo de su historia asi lo confirman. No solo por el primer clasico ganado, sino por los titulos del 34, 39 y 41, por el triunfo ante el San Cristobal el 37, y por tener al maximo idolo del futbol peruano, Lolo Fernandez. Para la fecha de este clasico, la U ya le habia ganado a Racing con 5 goles de Lolo, ademas este ya habia anotado el mejor gol de su vida al arquero Bello de Independiente. Y a inicios de noviembre, cuando la U perdio por goleada frente al Sao Paulo, la gente que había abarrotado el Nacional, incluso al extremo de sentarse en la pista atletica, se metio a la cancha dando por terminado el partido. Las cronicas de la epoca hablan de lo doloroso que era ver a un equipo tan querido caer derrotado de esa forma. Ese desborde popular solo lo generaba la U, equipo del que por cierto ya eran hinchas Ciro Alegria, Mario Vargas Llosa, Julio Ramon Ribeyro y el criollo Javier Gonzales.
En cuanto a alianza, no campeonaba desde el 33, y no campeono sino hasta el 48, quince años despues. No se porque me suena familar esa historia.
...
escrito por msioux , diciembre 15, 2009
Como menciona José, en esa época, LOS 3 GRANDES, eran los que se ubicaron en los tres primeros lugares del campeonato anterior. Y ciertamente les daba derecho a participar en la temporada internacional, idea interesantisima, que podria implementarse de nuevo, para darle roce internacional a los mejores equipos y jugadores seleccionables. Claro que habria que bajar el numero de fechas del campeonato.

Tambien, quiero corregir la alineacion de Universitario:
Mario Sacco - Lorenzo Lopez, A.Da Silva - C.Stolzembach, P.Pasache, Maximiliano Huapaya - J.Villalba, J.Castro, T.Fernandez, V.Gomez, E.Fernandez
...
escrito por robertofk , enero 11, 2010
Lo que dicen jose y msioux era probable pero revisando la tabla de 1944 los tres primeros fueron Sucre, Universitario y Municipal. Que hayan considerado "grandes" a Alianza y Chalaco puede ser por la antiguedad de los equipos pero el que no tendría lugar alli es Centro Iqueño.
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy