Foto: Fabricio Escate / DeChalaca.comProducto de sus individualismos, Binacional derrotó 2-1 a Llacuabamba y se aferra a seguir luchando por el primer torneo del año. Los de Pataz fueron una vez más al frente, pero más allá del golazo inicial de Mendoza no tuvieron pasta para sostener la ventaja.
Miguel Marca | @migueelmarca
Redactor

Marlon Ruidías, un héroe del ascenso de Deportivo Llacuabamba, fue esta el talón de Aquiles para el cuadro de Parcoy. El oxigenado lateral sufrió con los ataques por izquierda de Andy Polar y Roque Guachiré, quienes intercambiando bandas tuvieron a mal traer al '6' llacuabambino al punto de forzar su cambio. Pero el remedio fue peor que la enfermedad, pues otro referente de la campaña en Copa Perú, Javier Trauco, entró en su reemplazo para poco después irse expulsado por una tonta reacción. Todos esos errores maquillaron, indirectamente, la que no fue una gran tarde de Deportivo Binacional, que también sufrió en defensa pero tuvo en el colombiano Camilo Mancilla -bien complementado por Éder Fernández- al solvente tapón necesario para sostener un 2-1 escueto pero útil para seguir en el lote de escoltas de Universitario.

La Pizarra: Sin cumpleaños feliz

Binacional: El 4-2-3-1, como siempre, fue el planteamiento de Javier Arce, quien dio constantes indicaciones a Johan Arango por sus excesos individualistas. El 'Poderoso del Sur' se mostró satisfecho con el 2-1, sin contar con la respuesta avasalladora del rival, que bien pudo empatar. Dentro de las variantes ensayadas, Héctor Zeta pudo aumentar la ventaja, pero dentro del área tuvo cierta torpeza ante Daniel Prieto. Finalmente, los de Desaguadero sumaron de a 3, aunque en el juego no sacaron tantas ventajas.

Llacuabamba: El onomástico de Néstor Otero no tuvo el festejo esperado, pese a que el 4-2-3-1 que dispuso, con Álex Valera como delantero designado a romper líneas en la zaga rival, era ambicioso. Pero el '9' tuvo esta vez una participación discreta y las variantes en el banco tampoco resultaron, como el ingreso de Maximiliano Velasco. Quien sí respondió fue Kevin Santamaría: el salvadoreño, movedizo, lo intentó mucho por izquierda, pero no encontró el socio clave. Por el contrario, Christian Adrianzén sí fue clave pero no en conveniencia para su club, sino por su mala puntería: Santamaría le sirvió un pase de gol, pero el ingresado volante lo desperdició al patear afuera de la desguarnecida portería rival.

El Capo: Con don de mando

Mancilla estuvo atento a los cruces. Aquí anticipa a Valera. (Foto: Fabricio Escate / DeChalaca.com) 

Camilo Mancilla no dio razones para que el rival anotara. Prolijo y determinante en defensa junto a Éder Fernández, se termina potenciando con el referente de la zaga de Binacional. El colombiano de 27 años apareció en situaciones claves como un cabezazo de Santamaría que él terminó sacando en la línea.

Kazuki Ito: Cumplió el protocolo

La agresión es una de las causas que puede desembocar en una expulsión, y Edwin Ordóñez no dudó en aplicarle la sanción máxima a Javier Trauco, quien aplicó un manotazo a Andy Polar. El volante que jugó de lateral se hizo el desentendido, pero el juez ya había tomado la decisión de dejar al tarapotino afuera tras apenas 13 minutos en el campo. Por lo demás, el tacneño anduvo sobrio.

Los Goles

Las Fotos

Fotos: Fabricio Escate y Diego Urbina / DeChalaca.com


Leer más...

La ficha del Binacional 2 - Llacuabamba 1

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy