Foto: Fabricio Escate / DeChalaca.comEn un choque directo por zafar del descenso con recuerdo a Copa Perú, Stein y Llacuabamba regalaron un partidazo en el que las ganas pudieron más que el fútbol. El 3-3, salvado por el cuadro leonardino en la agonía, fue reflejo de la convicción de ambos de ir al frente.
Félix Arias Schreiber | @totoasch
Redactor

La pelea por la permanencia en la categoría de honor del fútbol nacional adquiere intensidad en la medida en que los encuentros van saldando resultados. Tanto Deportivo Llacuabamba como Carlos Stein son dos clubes que no son ajenos a la realidad del descenso. El cuadro carlista aparece salvado de momento por poco, mientras que el cuadro de Parcoy se ubica en el último lugar de la tabla con 11 unidades. Así que el encuentro entre abmbos era esencial porque, contra la norma, hay partidos donde más que ganar, lo importante es hacer perder al otro.

En ese sentido, Juan Carlos Bazalar no planteó un buen partido, pero lo rediseñó de forma notable con el ingreso de José Aurelio Gonzales Vigil, quien anotó su primer tanto en dieciocho fechas apenas 2 minutos después de pisar el terreno de juego. Por su parte, los de Alberto Castillo no supieron mantener la diferencia de la primera mitad; y cuando el penal convertido por Kevin Santamaría parecía darle una segunda oportunidad al cuadro aurífero, la más letal de las armas leonardinas en ofensiva golpeó nuevamente: la pelota parada.

La Pizarra: Sin Valera

Stein: El 4-2-3-1 del 'Juanca' Bazalar tiene una virtud que a su vez puede ser un defecto: depende casi siempre de cuán bien se encuentre Diego Manicero. Para suerte carlista, el ex Sporting Cristal y Universitario viene cumpliendo una temporada notable, como referente indiscutible del equipo. Además, la grata aparición de Aryan Romaní aporta con goles -esta vez sin bailecito- al conjunto de José Leonardo Ortiz. Entre los cambios, destacó lo de José Aurelio Gonzales Vigil -pese a que entró y salió-, y la presencia de Iván Bulos sirvió para sumar un segundo punta neto cuando era necesario arreciar por el empate.
 
Llacuabamba: 'Chochera' Castillo afrontó su mayor complicación en la temporada: no contar con el seleccionado y estrella Álex Valera. Sin embargo, la ausencia del goleador no fue del todo extrañada: el 4-2-3-1 inicial permitió que el cuadro celeste conectara mayor juego por el medio sector, para no depender del pelotazo directo ante la ausencia de su '9'. Kevin Santamaría y Níger Vega hicieron una sacrificada labor, uno como repartidor y otro como conductor del equipo, para apoyar el ataque del elenco de Pataz.

El Capo: Referente que hace jugar

Manicero, acá en la celebración del gol de Gonzales Vigil, fue una vez más el conductor infalible que Stein requiere para encontrar lucidez. (Foto: Fabricio Escate / DeChalaca.com) 

Diego Manicero, está dicho, es la pieza fundamental en  funcionamiento carlista. Todos los ataques encuentran la tranquilidad y técnica del argentino para ampliar el sector ofensivo y buscar el último pase. Si bien esta vez perdonó en tiros libres directos, pues acostumbra hacer gozar al resto a punta de golazos, su adueñamiento de la pelota parada fue providencial en dos de los tres tantos leonardinos. La táctica fija de Bazalar necesitaba un perfil técnico y experimentado: con el volante formado en Lanús lo encontró.

Kazuki Ito: Bruna labor

Cuando un árbitro brilla por su ausencia suele hacer un buen trabajo. La cuarteta liderada por Bruno Pérez apareció en el momento correcto para tranquilizar las alteradas bancas de ambos equipos, que eran conscientes de lo que peleaban, y así cobró el penal cometido por Manicero y transformado en gol por Santamaría.

Los Goles

Fotos: Fabricio Escate y Sergio Ayala / DeChalaca.com


Leer más...

La ficha del Stein 3 - Llacuabamba 3

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy