Foto: Prensa FPFEn uno de los mejores partidos del año, Alianza Lima anotó dos goles en tiempo de descuento vía los añejos socios Aguirre y Farfán y venció 3-2 a Binacional. Los cambios de Carlos Bustos le cambiaron la cara al cuadro íntimo para una remontada memorable.
Félix Arias Schreiber | @totoasch
Redactor

Quien se guía por el resultado no verá sorpresa alguna en que Alianza Lima, máximo candidato a ganar la Fase 2, haya derrotado a Deportivo Binacional, que se ubica último en la tabla y peligra por el descenso a falta de ocho fechas por jugar. Para ellos va la nota: si bien en este presente derrotar al 'Poderoso del Sur' es una necesidad imperiosa de todo equipo con aspiraciones en la Liga1, hay formas de consumar esa victoria que anuncian, más que juego y regularidad, una actitud de campeonato.

Los íntimos arribaron al Iván Elías Moreno necesitados de un triunfo: Cristal mantiene un partido menos y lleva apenas 6 puntos de diferencia por acortar, a falta de un enfrentamiento directo contra el elenco cervecero. Por eso, el equipo de Carlos Bustos no está en condición de ceder ningún punto en su carrera por forzar una final de liga. Binacional, por su parte, se ubica último en el acumulado a dos puntos de la promoción. Eso sí, también le falta disputar un partido pendiente -justamente ante el cuadro rimense- que lo podría colocar en zona de repesca.

Desde el inicio, el partido mostró su heterodoxia: la solidez defensiva, rasgo característico del cuadro de Bustos, se esfumó en apenas 6 minutos de juego. No fue uno, sino dos los goles que impactaron a los blanquiazules en Villa el Salvador: en su primer ataque, Andy Polar desbordó por izquierda y asistió a Marlon de Jesús para que este empujara la pelota; y en el siguiente, una arremerida por banda derecha encontró nuevamente al delantero ecuatoriano... Remate mordido y gol.

Barcos no se encontró como en otras ocasiones y erró chances. Aquí es anticipado por Mancilla. (Foto: Prensa FPF) 

El plan blanquiazul había fallado. Exigido por la bolsa de minutos, aun cuando los juveniles no tuvieron implicancia directa en los goles, los íntimos no contaron desde el arranque con importantes valores. El 3-4-1-2 aliancista extrañó la titularidad de Oslimg Mora por la banda derecha y, con su proceso de adaptación al equipo aún en marcha, a Édgar Benítez en ataque. Los de Desaguadero mostraron un sistema similar: 3-4-2-1, pero con toda la artillería en cancha, en el entendido de que Johan Arango viene siendo suplente y así al equipo de Desio le está yendo mejor.

Lógicamente, los dos goles altiplánicos resonaron fuerte en el trámite del partido: el cuadro celeste abandonó la voracidad ofensiva y se resguardó en campo propio, lo que llevó a los victorianos a encimarlos sin resguardar su defensa. Así, Binacional encontró contados contragolpes que no supo concretar.

Para el complemento, Bustos supo que su plan había fallado, por lo que hizo ingresar a Mora, Benítez y Arley Rodríguez; Desio, en tanto, mantuvo al equipo. Si en el primer tiempo hubo alguna ilusión de paridad, esta se esfumó por completo en el segundo: Alianza dominaba por una cuestión táctica del contrario, pero este no supo aprovechar jamás su postura contragolpista, incluso cuando tuvo chances suficientes para sentenciar el encuentro. De hecho, siempre algún despeje apurado devolvía la pelota a alguna camiseta blanquiazul para que esta atacara nuevamente.

Lagos, una vez más, fue el más regular de los íntimos. Aquí domina el esférico delante de Mancilla. (Foto: Prensa FPF) 

Así, cuando parecía que Binacional impedía los ataques victorianos a partir de la buena actuación de Adrián Zela -la ensució sobre el final-, llegó el gol. Jefferson Farfán, quien también había ingresado, cedió la pelota para Arley Rodríguez y este asistió a un Mora que, por si fuera poco, al pisar el área rival sin marca alguna contó con la complicidad de Raúl Fernández para anotar el descuento. El tanto fue la síntesis del partido: los cambios al servicio de la remontada.

Para el desarrollo, el único tanto blanquiazul parecía escaso, más cuando la defensa celeste hacía agua por doquier. Pablo Míguez erró un cabezazo sin marca, Wilmer Aguirre falló una ocasión clara y Hernán Barcos desperdició dos ocasiones frente al arco: la suerte parecía sonreír a los de Desaguadero. Hasta que llegó el minuto 93+, cuando Zela rechazó directo a los pies de Barcos, quien centró para el 'Zorrito', de nuevo, absolutamente solo en el área: remate cruzado y empate. A agarrar la pelota y ponerla en medio del campo.

Binacional era para entonces un espanto en su sistema defensivo, absolutamente carente de volantes de marca y con una elaboración aliancista que conducía a chances claras de gol cada 30 segundos. No causó sorpresa, además, que los altiplánicos volvieran a pecar de inocentes y regalaran un tiro libre impecable desde la línea del área. Llegó él, el jugador más querido del plantel, aquel que demuestra en sus participaciones que con su estado actual le sobra y basta: Farfán emprendió carrera, sacó el disparo por arriba de la barrera y selló el triunfo.

Farfán y el éxtasis ulterior: así celebró todo Alianza la corajuda voltereta tras el tanto de tiro libre de la 'Foquita'. (Foto: Prensa FPF) 

De nuevo: hay triunfos de campeonato. Y si bien Cristal emprende carrera para igualar, todo indica que podría haber final adelantada en esta Fase 2, que promete un imperdible desarrollo. El fútbol local requiere vértigos así, y también personajes como Farfán que protagonizan épicas y generan identidad.

Los Goles

La Encuesta

La Caleta

Las Fotos

PARA INSERTAR LA GALERÍA DE FOTOS

Fotos: Prensa FPF


Leer más...

La ficha del Alianza Lima 3 - Binacional 2

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy