Foto: Prensa FPFEn un emocionante final, Boys consiguió un nuevo triunfo agónico que lo aproxima a su sueño internacional. El 3-2 sellado de penal por Carranza castiga duramente a un Cusco comprometido hasta el cuello con la baja.
Julio Aricoché | @AricocheVilla
Redactor

Lo que parecía onírico hasta hace pocos meses para la gente del Callao, poco a poco se va volviendo una realidad. Sport Boys supo vulnerar en los momentos precisos a la macilenta defensa de Cusco FC y consiguió tres puntazos que lo sitúan como escolta de Alianza Lima en la Fase 2. Y lo más importante, que lo ubican a falta de cinco jornadas en zona de Copa Sudamericana y muy cerca de los puestos de Copa Libertadores.

Un Joao Villamarín en gran nivel se encargó de ser fundamental en este duelo matutino en Villa el Salvador. En el primer tiempo, recibió un excelente pase de Luis Ramírez y abrió la cuenta. En el complemento, tras el empate de Sandro Rengifo, nuevamente el ex Ayacucho FC apareció para aprovechar un balón suelto que dejó Diego Enríquez y decretó su doblete.

Los últimos minutos incorporaron muchas emociones. Primero, un penal de Claudio Torrejón a Miguel Carranza fue canjeado por gol por el infalible Mauricio Montes. Poco después, el experimentado delantero recibió un excelente centro de Víctor Cedrón, pero Patricio Álvarez se lució con una espectacular atajada que cambió por completo el curso del encuentro.

Alarcón supera a Velásquez. El lateral imperial cometió la falta que derivó en el penal que acabó dándole el triunfo a Boys. (Foto: Prensa FPF) 

Y cuando parecía que se consumaba el empate, Hibert Villegas sancionó otro penal polémico, esta vez de José Junhior Velásquez a Lucas Campana. El argentino lo quiso patear; también Villamarín. Pero fue finalmente Tarek Carranza quien lo ejecutó y puso el 3-2 definitivo. El de la fe, el de la esperanza, el que mantiene ilusionada a toda la Provincia Constitucional, que quiere ver a su equipo en un torneo internacional tras más de veinte años.

Por el otro lado, a 5 puntos de la salvación, lo de Cusco FC ha sido malo desde todo punto de vista. Sin embargo, el lado defensivo ha sido el que más ha resaltado por sus falencias. Lo mostrado en este partido por Anier Figueroa y Gonzalo Rizzo ha sido una constante a lo largo de la temporada; a esto se suma el mal momento de Velásquez, quien no solo tuvo responsabilidad en el último gol por el penal cometido, sino también en el primero, pues él habilitó a Villamarín para permitirle anotar.

Por si esto fuera poco, la preocupación se acentúa aún más para el cuadro imperial al ser uno de los equipos que menos ha aportado a la Bolsa de Minutos -esa, inequívocamente, es la razón por la que Marcelo Grioni ha decidido mantener al juvenil Diego Enríquez en el arco-. El elenco negridorado tendrá que seguir lidiando con este problema en los cinco partidos que les resta. Una situación impensada a principios de año para el equipo de la familia Vásquez Granilla, solo comparable con lo vivido por Alianza Lima en 2020 o la Universidad César Vallejo en 2016.

Villamarín, una vez más, fue inmensa figura en la victoria rosada. Aquí celebra su primer tanto. (Foto: Prensa FPF) 

Por el contrario, si bien el furor que genera esta buena racha en los hinchas rosados se va acrecentando, aún no es segura la participación de Boys en un torneo Conmebol. La camiseta rosada está curtida, igual, ante situaciones adversas en los últimos tiempos; de allí que los dos empates logrados por Cusco en el partido hayan sido digeridos siempre con la intención de ir al frente. Ese es el mayor mérito que coloca al equipo de Ýtalo Manzo en una situación tan expectante.

Los Goles

La Encuesta

La Caleta

Fotos: Prensa FPF


Leer más...

La ficha del Boys 3 - Cusco 2

Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy