Ilustración: Lenin Auris / DeChalaca.com

Este año, Kevin Quevedo ha conseguido lo que no muchos futbolistas peruanos logran: acostumbrarse al gol. El atacante de Alianza Lima, luego de dos temporadas en las que mostró condiciones para encarar y desequilibrar pero muchos problemas para resolver jugadas, se ha convertido, con once tantos, en uno de los goleadores de la Liga 1. Precisamente en Huancayo fue el hombre más importante y el principal responsable de la victoria 0-3 del cuadro aliancista, al haber anotado un doblete. Será quizás el Quevedo goleador la mejor herencia que dejó Miguel Ángel Russo, quien alguna vez señaló que tenía que acostumbrarse a anotar, y que le decía que celebre los tantos hasta en las prácticas.

Lo que no deja de llamar la atención es la transformación del futbolista de 22 años en apenas un par de meses: a mediados de 2018, se iba expulsado en un clásico y era regañado por llegar tarde a los entrenamientos. Hoy, anota frecuentemente, juega todos los encuentros y consolidó, con su gran actuación en Huancayo, un notable Apertura. La regularidad y el gol, las dos cosas a las que Quevedo tenía que aspirar, las consiguió. Lo que le espera, eso seguirá dependiendo de él.

Ilustración: Lenin Auris / DeChalaca.com


Comentarios (0)add
Escribir comentario
quote
bold
italicize
underline
strike
url
image
quote
quote

busy